Ejecutivo

Adela Román: Gobernar en tiempos de desigualdad, pobreza e inseguridad

La munícipe de Acapulco suma tres décadas en la política y quiere ser gobernadora

2019-05-13 20:41:33 Leído : 131 veces.
La violencia contra las mujeres sólo se enfrenta con voluntad política y recursos.

-Primera Parte-

SemMéxico, Acapulco, Gro., 13 mayo 2019.- El municipio de Acapulco, meca del turismo mexicano, mundialmente conocido por su belleza natural, tiene el primer lugar nacional en pobreza extrema urbana; la mitad de sus habitantes carece de drenaje, las bandas delincuenciales son un azote para la seguridad ciudadana, cientos de casas están deterioradas y es grave problema el de la violencia contra las mujeres y el feminicidio.

En menos de tres meses se han reportado 20 asesinatos de mujeres en 2019, sólo en el puerto. Además, no son casos aislados, sino recurrentes y sostenidos los de la violencia sexual, especialmente en el transporte, “los taxis”. Para enfrentar esto se necesita voluntad política y dinero. No obstante, los dos refugios del municipio para mujeres víctimas de violencia, no han recibido recursos desde hace seis meses.

Pero hay más: en zonas de la Bahía, en playas hermosas, bañadas por el mar azul, hay trata de menores con fines de explotación sexual y laboral, lo que es “tremendo” y afecta a niños y niñas y a sus familias. Hay distribución de droga. Fiestas para adolescentes, en residencias donde corre el alcohol y probablemente las drogas.

 

La entrevista

Esta no es una investigación periodística. Es lo que dice Adela Román Ocampo, presidenta municipal de este puerto quien relató en una plática con Semméxico que para llegar a la Presidencia Municipal sufrió violencia política, desde la dirigencia local de Morena y, como todas las mujeres que llegan a un puesto de poder o se hacen visibles, es blanco de los medios de comunicación y, especialmente, de las redes sociales.

La critican porque trabaja con personas y profesionales de todos los partidos; porque se afirma que en su administración hay nepotismo; porque la custodia la Marina; porque sale de viaje. No obstante, se confunde con la gente en las manifestaciones y aparece limpiando las playas.

Cuenta que la violencia política la conoció hace años, cuando compitió contra Félix Salgado Macedonio, en busca de la presidencia municipal; la sufrió como magistrada y también como persona. Es una mujer con casi seis décadas de vida, soltera y sin hijos. Blanco de habladurías, se ríe y se indigna a la vez.

Se trata de una abogada penalista, ex jueza, magistrada con licencia del Supremo Tribunal de Justicia, profesora, que sin ambages me dijo, “si quiero ser gobernadora”.  Acto seguido reconoce que luchó para llegar, que encontró muchas resistencias y que todavía hoy, los guerrerenses que son parte de su equipo, critican su actitud cuándo le preguntan: “¿no serás muy feminista?

Y ella prepara la policía de género, manda a los policías a cerrar las casas de fiestas para adolescentes; con el apoyo y ayuda de Laura Gómez Flores, directora del Instituto Municipal de la Mujer, asegura que está por lanzar una campaña de prevención de la violencia contra las mujeres. Masiva y penetrante, ya que para enfrentar este flagelo se necesita voluntad política y dinero. Para el instituto solamente 20 millones, que no se consiguen.

Para el municipio de un millón 200 mil habitantes, la tercera parte de la población de Guerrero, tres mil millones, mientras el Gobierno Estatal tiene un presupuesto 20 veces mayor. Y es el gobierno del estado quien se ocupa de las cosas del puerto y de la policía, de pagar por los militares y marinos para una seguridad que no llega.

 

Mujer de armas tomar

Desde niña quería ser diputada, hasta ahora sólo ha sido diputada local y estar en la política, porque tuvo la enseñanza de su padre, ex comunista y fundador de la primera colonia de Acapulco. Amigo de la primera diputada de oposición del país, Macrina Rabadán. Me contó la munícipe que Macrina Rabadán siempre fue su referente. Por eso es abogada y como dicen sus exégetas, Adela y Macrina luchadoras por la justicia de quien más lo necesita.

Trabaja con un grupo de presidentas municipales, porque es presidenta de la Asociación de Autoridades Locales Nacional, en un proyecto de seguridad, sobre todo en municipios turísticos y gobernados por mujeres, como Playa del Carmen (Quintana Roo), Manzanillo (Colima) y Los Cabos (Baja California Sur).

Nos reunimos en un restaurante de la Costera, justo frente al Centro Cultural de Acapulco. La noche anterior, por esa zona apareció un cuerpo inerte. La presidenta municipal relató que sí, que a veces, tiene miedo. ¿Cómo es posible que con ese panorama, el de la desigualdad, la pobreza, las bandas criminales, las amenazas, los muertos civiles cotidianos, una mujer haya soñado y luchado por ser la presidenta municipal? Le pregunto.

Y ella, con toda calma, responde: “se llegó el tiempo”, para luego afirmar que es penalista, que ha estado en todas las salas de la Costa Chica; que desde muy joven fue militante y activista, que en su casa vivió una asamblea tras otra. Que era ya su costumbre mirar hablar a su papá frente a mucha gente en las plazas y saber que por sus ideas fue a la cárcel. Ella fue las más pequeña en casa. De su madre recibió el empuje para estudiar. No se le ve miedo.

Aunque Adela Román Ocampo, que inició su mandato el 30 de septiembre de 2018, hace poco más de siete meses, tomó la administración de Acapulco sin dinero. Hubo fraude. Pidió prestado y a pregunta expresa me contó que ya hizo la denuncia contra el anterior presidente municipal, el perredista Evodio Vázquez Aguirre. “Yo no lo puedo meter a la cárcel, ni juzgarlo”, todo el expediente está ya en la fiscalía del estado.

¿Y entonces como combatir la corrupción? De otra manera, con tu gente, dice la munícipe y agrega que para ello está trabajando todos los días, y que, a pesar del poco dinero, existe la promesa del gobierno federal de “ayudar”. Reconoce que cuando llegó no tenía ni para la nómina, el gobernador Héctor Astudillo Flores le dio, la apoyó con 100 millones de pesos, “pero no me alcanzó”, tuvo que pedir un préstamo a los bancos.

 

Quién es Adela Román Ocampo

Antes de relatar lo que falta, vamos a ver quién es esta mujer, que parece serena, pero que, me contó cómo se asegura, donde vive, que tantos planes que tiene.

La Maestra Adela Román Ocampo es Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero. Cuenta con una Maestría en Ciencias Jurídico Penales por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) cursada de 1988 a 1991, y otras dos Maestrías en curso: una en Desarrollo Regional por la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) y otra en Derecho Judicial Penal Acusatorio en el Instituto para el Mejoramiento Judicial dependiente del Poder Judicial del Estado de Guerrero. Además de tener una Especialidad en Derecho Fiscal por la Universidad Americana de Acapulco, 1992 a 1993.

Ha ocupado diversos cargos en la administración pública municipal entre los que destacan Subdirectora del Centro de Readaptación Social de Acapulco en 1978, Directora Interina del Centro de Readaptación Social de Acapulco de 1978 a 1979; y Procuradora de Defensa del Menor y la Familia (DIF) en 1982.

Cuenta con una amplia carrera en el Poder Judicial del estado de Guerrero. Jueza Menor del Ramo Civil en Acapulco de 1979 a 1981; Jueza Mixta de Primera Instancia del Distrito Judicial de Abasolo y Notaria Pública por Ministerio de Ley, (comprende los municipios de Xochistlahuaca, Tlacoachistlahuaca, Igualapa, Cuajinicuilapa y Ometepec) de 1985 a 1986; Jueza Mixta de Primera Instancia del Distrito Judicial de Allende y Notaria Pública por Ministerio de Ley, (comprende los municipios  de Tecoanapa, Florencio Villareal y Ayutla de los Libres) de 1986 a 1987; Jueza Tercero de Primera Instancia del Ramo Penal del Distrito Judicial de Tabares(comprende los municipios de San Marcos, Coyuca de Benítez y Acapulco de Juárez) de 1987 a 1991.

Actualmente es Magistrada Numeraria (con licencia) del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Guerrero, adscrita a la Tercera Sala Penal con residencia en la ciudad de Iguala de la Independencia.

Entre sus cargos políticos destacan el haber sido Sindica Procuradora de Gobernación, Justicia, Policía y Buen Gobierno del H. Ayuntamiento Constitucional de Acapulco de Juárez. Coordinadora de la Fracción Edilicia del PRD de 1999 a 2002. Diputada por el V Distrito Electoral del H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Guerrero, en la LVII Legislatura y Coordinadora de la Fracción Parlamentaria del PRD de 2002 a 2005. Y ha sido integrante de diversas Comisiones Parlamentarias entre las que destacan la Comisión de Gobierno, Presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Jurídicos y Secretaria de la Comisión Instructora.

Desde el año 2017 ha sido integrante de diversos grupos de la sociedad civil de Acapulco, entre los que destacan, colegios de profesionistas, asociaciones de defensa de derechos humanos, colectivos de mujeres y diversas organizaciones sociales se acercaron a ella para invitarla a encabezar el proyecto de Andrés Manuel López Obrador y MORENA.

Tiene buen humor, lo que sorprende, es la serenidad cuando habla de la desigualdad social, la pobreza urbana, el crimen y la delincuencia, reconoce que es muy difícil ser quien gobierna, limitada por un marco legal –sólo cuenta con policía de proximidad-  y está obligada a dar resultados. Me aseguró que no fue una ocurrencia como llegó que “tiene proyecto”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SEM/sl/sj




COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS