Ejecutivo

Propiciar la partería tradicional para prevenir la violencia obstétrica

5 de mayo Día Internacional de la Partera.

2019-05-05 18:47:19 Leído : 2591 veces.
Que las mujeres ejerzan su derecho, cómo y con quien parir: CNDH

SemMéxico. Ciudad de México. 05 de mayo 2019.- Reconocer y respetar la partería tradicional como una práctica que puede disminuir la violencia obstétrica es la demanda de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) al gobierno federal en consonancia con las disposiciones nacionales e internacionales en la materia.

Parir y nacer sin violencia es un derecho, cuya protección está en la esencia misma de la práctica de la partería tradicional, expreso el ombudsperson nacional Luis Raúl González Pérez, en el marco del Día Internacional de la Partera que se celebra el 5 de mayo y al inaugurar la Tercera Emisión del Seminario “Partería Tradicional en la Prevención de la Violencia Obstétrica y en su defensa como un Derecho Cultural”.

González Pérez considero que es necesario facilitar el ejercicio y acceso a esta práctica ancestral como una forma de hacer efectivo el derecho a la salud y dar vigencia a la protección de los derechos culturales de pueblos y comunidades.

Es deber de las autoridades propiciar su conocimiento y entendimiento social, no solo como expresión cultural, sino como opción real de salud y vida para las personas, así como valorar el aporte de las parteras tradicionales en la salud sexual y reproductiva de las mujeres y en la prevención de la violencia obstétrica.

La violencia obstétrica, en los últimos años, ha sido visibilizada y reconocida en la legislación de 25 estados de la República y considerada delito en Guerrero, Chiapas, México, Veracruz y Quintana Roo.  

Recordó que en las dos ediciones anteriores del Seminario se enfatizó la necesidad de eliminar las limitaciones y barreras que enfrentan las parteras tradicionales para el ejercicio de su labor, así como falta de reconocimiento a sus saberes, que se traduce en obstáculos para que las mujeres ejerzan su derecho a decidir dónde y con quién parir, y la limitación a la atención de partos exclusivamente a hospitales y centros de salud.

Raúl González Pérez señaló que, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo cada día mueren aproximadamente 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto, que pueden ir desde hemorragias intensas, infecciones, trastornos hipertensivos del embarazo, parto obstruido, complicaciones de abortos peligrosos, enfermedades como el paludismo, la anemia, el VIH/SIDA o las enfermedades cardiovasculares.

Agregó que dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para 2030 se busca reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100,000 nacidos vivos, así como poner fin a todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres y niñas.

Expresó su deseo de que el seminario sea un espacio de discusión y reflexión para todas las personas interesadas en preservar la partería tradicional, y en aportar nuevos enfoques para integrar una visión de garantía y de respeto a los saberes, conocimientos, prácticas y, sobre todo, a la vida y a los derechos de las mujeres.

 

En México, sólo 15,700 personas indígenas se dedican a la partería tradicional.

Cabe recordar que en el pasado 18 Foro Permanente de las cuestiones Indígenas en Nueva York, se reiteró la recomendación que todos los estados miembros deben fomentar la educación de las nuevas parteras tradicionales indígenas, así como asegurar el apoyo y recursos del Estado del Sistema de Naciones Unidas.

En el caso de México con una población total de 120 millones de personas, sólo 15,700 personas indígenas se dedican a la partería tradicional, y las posibilidades de atención se han restringido de manera significativa, ya que de 43% de partos atendidos por parteras en México en 1987 pasamos a sólo 1.9% en 2018.

En dicho Foro, Canadá, Kenia y México consideraron desarrollar acciones de protección a la partería tradicional y pidieron que se considerara su prohibición como una violación a los Derechos Humanos.

 

Legisladoras se pronuncian a favor de la partería tradicional.

En el evento organizado en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y las organizaciones Kinal Antzetik y Nueve Lunas, Kenia López Rabadán Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, indicó que, por desconocimiento y falta de información, muchas mujeres no denuncian la situación de maltrato que sufren a la hora de dar a luz, por lo que es importante visibilizar este problema de mala praxis médica y ajustar el marco normativo para garantizar su derecho a una vida libre de violencia.

Por su parte, la diputada Martha Tagle, integrante de la Comisión de Salud, señaló que desde el Poder Legislativo se debe trabajar para eliminar todos los obstáculos legales que inciden en la violencia contra las mujeres y diseñar políticas públicas que reconozcan la práctica de la partería tradicional en el país.

Durante el acto, realizado en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, se encontraban  Susana Harp Iturribarría, Presidenta de la Comisión de Cultura de la Cámara de Senadores; Aída Castilleja González, Secretaria Técnica del INAH;  Gloria Artís Mercadet, Directora del Museo Nacional de las Culturas del Mundo; María de Jesús López, integrante del Concejo de Abuelas Parteras Guardianas del Saber Ancestral de las Américas; Nadine Gasman, presidenta del INMUJERES; Anabel López Sánchez, en representación de Adelfo Regino Montes, Director General del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas; Beatriz Susana Peláez Rojas, Subdirectora de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, en representación del Director General, Juan Gregorio Regino, y  Eréndira Cruzvillegas Fuentes, Cuarta Visitadora General de la CNDH.

Además de la estrategia sistemática e intencionada por evitar la atención del parto por las parteras con prohibiciones de atención, abusos, amenazas, atropellos y uso instrumental de las parteras.

El despojo de su rol en la atención de partos, negación o dilación en la entrega de registros de nacimientos de los bebes que reciben, y el desprestigio de sus saberes en salud y su labor comunitaria. Así como las restricciones para el uso de plantas.

Así como el reconocimiento condicionado a la aceptación de las lógicas biomédicas (certificación y asistencia a cursos), y amenazas y condicionamientos mediante programas sociales a las mujeres que atienden sus partos con ellas.

El objetivo del evento paralelo sobre partería tradicional fue compartir las buenas prácticas en las Américas sobre transmisión de saberes entre parteras indígenas y otras estrategias organizativas en diferentes ámbitos que ha contribuido a la preservación de este conocimiento.

Cabe señalar que México participó con el tema “Conservando los saberes ancestrales de la partería tradicional indígena: buenas prácticas y desafíos para la implementación”, en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas que realiza su 18° Período de Sesiones en Nueva York, en los Estados Unidos.

La delegación mexicana del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas hizo un llamado a las instancias garantes de los derechos humanos a pronunciarse sobre las violaciones hacia el saber y la práctica de la partería tradicional en relación a los marcos constitucionales internacionales.

La delegación mexicana destacó la importancia de la práctica de la partería tradicional y que debe defenderse en el marco de los derechos humanos de las mujeres, de las niñas y de los niños, así como de los pueblos indígenas.

El tema de la partería tradicional se abordó debido a que esta práctica ha venido en declive a nivel internacional como regional, lo que ha tenido un efecto devastador tanto en la preservación de la cultura, como en los resultados de la salud materna y neonatal de las comunidades indígenas.

La exclusión de las parteras indígenas en los sistemas de salud, incluyendo el impedirles registrar los nacimientos y emitir certificados de nacimientos crea mayores barreras a la población indígena para el pleno ejercicio de sus derechos humanos.

Durante el 18° Período de Sesiones, México también participó con el tema “El papel de los estados para la protección y acción de la partería: propuestas de las redes de parteras”, presentado por Lina Rosa Berrio Palomo del Conacyt/Ciesas.

Cabe recordar que el Foro Permanente se reúne una vez al año, durante diez días, desde el primer día de sesiones que se realizó en el año 2002.

El Foro fue establecido, el 28 de julio del 2000 con el mandato de examinar las cuestiones indígenas relativas al desarrollo económico y social, la cultura y el medio ambiente; la educación, la salud y los derechos humanos.

 

 

 


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS