Mujeres

Calpulálpam de Méndez…un lugar mágico

La tradición y sabiduría ancestral a través de las sanadoras.

2019-04-17 13:59:12 Leído : 575 veces.
Cuenta con el Capulli, donde se cultiva la medicina natural herencia prehispánica.

SemMéxico, Oaxaca, 17 abril 2019.- Capulálpam de Méndez, municipio zapoteco, enclavado en la Sierra Juárez, recibió hace 11 años el nombramiento de Pueblo Mágico por preservar su riqueza cultural, natural y mantener viva su historia y leyendas.

 

Es una comunidad indígena donde se puede apreciar la arquitectura vernácula, con gran influencia de la época colonial.

 

Aunque el programa de apoyo federal para estas comunidades desapareció, sus habitantes mantienen la vocación adquirida de conservar el patrimonio religioso, la plaza pública, el centro de medicina tradicional, la zona recreativa “Los Molinos”, el mirador “El Calvario”,  además de resguardar los senderos con cascadas, ríos, grutas y los  bosques aledaños para la práctica del ecoturismo.

 

Lo anterior se complementa con el sabor y el aroma de la comunidad dedicada al cultivo de flores medicinales de la época prehispánica, comenta Ana Karina Cosmes Pérez, representante  de "Capulli” tradición ancestral.

 

Esa fue la apuesta del grupo de mujeres zapotecas de Capulálpam, quienes decidieron –a pesar de las opiniones contrarias y pesimistas- compartir sus conocimientos ancestrales, procurar sanar el cuerpo, alma y espíritu.

 

“La idea surgió cinco años atrás por iniciativa de las curanderas (médicas tradicionales) guardianas de la sabiduría ancestral; pocos nos hicieron caso, no le  veían futuro a nuestra iniciativa”, recuerda.

 

Al paso de los años el equipo se consolidó y los malos augurios de terceros quedaron atrás. En la actualidad, "Capulli" (lugar de cerezas en lengua zapoteca) es parte fundamental del pueblo mágico de Capulálpam  de Méndez.

 

Visitantes nacionales o venidos de otros países que llegan a esta comunidad –ubicada a dos horas del centro de la ciudad de Oaxaca, además de recorrer los senderos,escuchar la banda de música  y comer sabroso, buscan llegar al centro de medicina tradicional.

 

Las anfitrionas reciben a sus visitas con un sonrisa, una tizana y una charla amistosa, ofrecen un recorrido por sus instalaciones y se toman el tiempo para escuchar.

 

Al cruzar el marco de la puerta de "Capulli" paulatinamente el stress citadino se achica para dejarse llevar por un masaje curativo, una limpia o un  baño en un temazcal para la relajación espiritual.

 

“El baño de temazcal sirve para liberar toxinas del cuerpo, problemas del alma, es como regresar al vientre de la madre, es como volver a nacer”, explica Ana Karina Cosmes Pérez.

 

Con sus manos, las sanadoras –entre ellas abuelas y bisabuelas- son capaces de  restablecer el cuerpo más cansado con el  auxilio de masajes y limpias.

 

Algunas de las técnicas empleadas en el centro de medicina tradicional son el “manteado” y  “cerrada de cuerpo”. Se dan “apretones”, “sobadas”, cura de “espanto” y “mal de ojo”, con hierba de romero, chamizo y albahaca, también se auxilian del mezcal, alcohol y un huevo.

 

Conocedoras de su éxito entre locales y visitantes las médicas tradicionales no pierden de vista que  “las prácticas ancestrales de la medicina tradicional son fundamentales para la permanencia de la cosmovisión, conocimientos y culturas ancestrales”.

 

Por esto apoyan la creación de reservas celulares de flores, hierbas y plantas medicinales, minerales y animales a cargo de médicos y médicas tradicionales de los distintos pueblos indígenas. Además piden respetar la atención primaria que pueda brindar el médico o médica tradicional en su comunidad.

 

SEM/pb/sj

 


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS