Cultura

FOGATA DE AMOR Y VIDA: JAIME SABINES

Su poesía es sencilla.

2019-03-22 16:14:48 Leído : 256 veces.
La relación tanto con Jaime como con Juan Sabines, que tenían fama de rompecorazones.

Enriqueta Burelo

SemMéxico. Chiapas. 22 de marzo de 2019.- Cuando me disponía a escribir este texto, le envíe un mensaje a mi amiga Scarlet Ruiseñor con quien comparto mi amor por Jaime Sabines, y le pregunté cómo describirías a don Jaime, y me responde rápidamente, ella que tarda en ocasiones dos días para contestar los whatsapp, parafraseando a Víctor Heredia, “fogata de amor y guía”, no, se corrige, mejor “fogata de amor y vida”, así que mientras escribía este  texto, escuche varias veces la bellísima canción Para decidir si sigo poniendo Esta sangre en tierra, Este corazón que bate su parche, Sol y tinieblas- 

Hace unos meses, estuvo por estos lares la periodista Sara Lovera, admiradora como tantas personas de la poesía de Sabines, y comentando que me tocó conocerlo muy de cerca, ¿me pregunta y que tan cerca y hubo algo? De momento no le entendía, entonces reflexioné, la relación tanto con Jaime como con Juan Sabines, que tenían fama de rompecorazones, por decirlo de una manera romántica estilo de Los Panchos, siempre fue en extremo respetuosa, porque se prolongaba a través de nosotras, hablo también por Scarlet, de la amistad de nuestros padres con ambas o porque les pareceríamos púberes canéforas, siempre me gustó esa frase de un verso de Rubén Darío, jóvenes que llevaban cestos (‘canéfora’: “que porta un cesto”) en ceremonias religiosas, y también jóvenes casaderas que serían sepultadas en el gineceo de la casa: cementerio de la libertad de las mujeres en tiempos de una extraña civilización.

Sin embargo, me confieso totalmente enamorada de la poesía de don Jaime, en especial de Adan y  Eva: 

¿Es que somos distintos? ¿No te hicieron, pues, de mi costado, no me dueles? 

Cuando estoy en ti, cuando me hago pequeño y me abrazas y me envuelves y te cierras como la flor con el insecto, sé algo, sabemos algo. La hembra es siempre más grande, de algún modo. 

Nosotros nos salvamos de la muerte. ¿Por qué? Todas las noches nos salvamos. Quedamos juntos, en nuestros brazos, y yo empiezo a crecer como el día. 

Y como feminista empoderada la usé para enamorar, la puse en femenino…..

Compartimos platicas, copas, lectura de poemas, y era curioso don Juan, se sabía de memoria los poemas, un día le dijimos declame la Tia Chofi, y de corridito, además nos platicó quien era su tía Chofi, fue una tarde que todos recluidos en nuestras casas con motivo de la erupción del Chichonal, el paso a tomarse unos tragos con don Toño Pariente y mi papá y ahí nos pegamos la muchachada.

En otra ocasión nos tocó compartir con él y un grupo de poetas y poetisas, varios programas que vino a filmar Juan José Arreola, y en casa de don Jaime en la Lomita, el acomodado en su hamaca, y nosotros sentados alrededor, leyó algunos de sus poemas, Arreola, lo corrigió en su lectura, en vivo y a todo color, no sé si Juan José Arreola tuvo razón, pero en especial a quien lo oyó declamar en vivo o través de los discos grabados por la UNAM, la voz de don Jaime combinaba muy bien con sus poemas.

La última vez, que lo vi a todo color y guardo una foto con Coqui Mandujano, Addiel Pereyra y Adolfo Ruiseñor, fue con motivo de la campaña a diputado federal de don Toño Pariente, vino a apoyar al amigo, y con un lleno total del Poliforum, que desafortunadamente no se reflejó en votos, los asistentes le pedían a don Jaime sus poemas como si fueran canciones de un cantautor popular, Yuria, Tarumba, Los Amorosos, Me encanta Dios, gritaban y don Jaime los complació en su mayor parte.

Desafortunadamente, después vino la caída, y toda la tragedia consecuente, tenía un humor con alta dosis de sarcasmo, como Octavio Paz, le importaba que lo criticaran por tal o cual postura, fue diputado por el PRI, el autor favorito de Colosio, quien lo citaba a la menor provocación. El comentaba fui diputado tres años y la vergüenza me duró toda la vida. Cuando viene a vivir a Chiapas, durante el gobierno de su hermano, él contestaba cuando le preguntabas dónde trabajaba, el decía que trabajaba de hermano del gobernador.

Su poesía es sencilla, como las canciones que se oyen cotidianamente en la radio o que los jóvenes ahora bajan del internet, en que reside su popularidad, en lo particular diría, maneja el lenguaje de manera increíble,  verso desnudo, lúcido, duro y tierno al mismo tiempo,  temas cotidianos como la Tia Chofi, quien no tiene una tia Chofi, quien no se ha comido a cucharadas, la luna o la vivencia del príncipe cáncer en la familia, o quien no ha recordado ese paraíso perdido, ¡Paraíso perdido será siempre el paraíso! A la sombra de nuestras almas se encontraron nuestros cuerpos y se amaron. Se amaron con el amor que no tiene palabras, que tiene sólo besos-- 

Algo he de andar buscando en ti, algo mío que tú eres y que no has de darme nunca. 

Ay! fogata de amor y guía.

Razón de vivir mi vida


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS