Extraordinarias

Lucrecia Toriz Ordaz, obrera y luchadora social

• 7 de enero 1907: Matanza de obreros en Río Blanco, Veracruz

2019-01-07 16:22:17 Leído : 14 veces.
Tomó una bandera y se enfrentó al batallón deteniendo los ánimos

SemMéxico, 7 enero 2019.- Entre el 7 y 8 de enero de 1907, los soldados del 13º Batallón Militar del Estado de Veracruz reprimieron a las y los trabajadores de la fábrica textil de Rio Blanco, quienes desde diciembre anterior se habían levantado en demanda de la apertura de sus centros de trabajo, que sus dueños habían cerrado, en una huelga patronal. Ese 7 de enero por órdenes presidenciales, las y los obreros debían volver al trabajo, no lo hicieron.

Las y los amotinados, quemaron varias tiendas de raya, marcharon por las calles, tenían semanas y semanas sin salario. Buscaban medios de subsistencia y mejores condiciones de vida.

Fue fatídico, el 7 de enero. Los soldados dispararon contra la multitud, que huyó a los municipios de Nogales y Santa Rosa. Se paralizó el servicio de tranvías, se cortaron los cables de energía eléctrica y hubo saqueos en las casas de particulares acaudalados.

De entre la multitud atacada, una mujer, Lucrecia Toriz Ordaz, se enfrentó a los soldados, lanzó arengas, para detener la masacre. La represión sólo se detuvo 24 horas después.

Se estima que entre 400 y 800 obreros fueron asesinados: algunos testigos vieron plataformas de ferrocarril con docenas de cuerpos amontonados, se pudo saber que, de los siete mil 83 operarios de esa zona, mil 571 habían sido asesinados, otras y otros heridos o desplazados. Cerca de 223 operarios varones y 12 mujeres más fueron encarceladas.

Valiente, Lucrecia Toriz Ordaz, quería evitar una masacre, tomó una bandera y se enfrentó al batallón deteniendo los ánimos. La historia dice que seguramente salvó muchas vidas. Los soldados del 13º batallón dirigidos por el teniente Ignacio Dorado la agredieron y amenazaron de muerte ante lo cual decidió no retroceder ni un paso. El teniente la apresó y los soldados se retiraron del lugar.

Durante su encarcelamiento los hermanos Flores Magón le enviaron algunos de sus libros, le dieron ánimo. La historia la considera en una heroína nacional de la causa antiporfirista, que unos años después se convertiría en el movimiento Antirreleecionista encabezado por Francisco I. Madero, paso previo a la lucha armada que dio lugar a la Revolución Mexicana. Al cabo de seis meses Lucrecia Torz Ordaz pudo salir bajo fianza. Durante los siguientes años continuaría desempeñando actividades revolucionarias.

 

Su origen

Lucrecia Toriz Ordaz, nació 1867, en Orizaba, Veracruz, territorio de fábricas textiles. Murió el 27 de enero de 1962. Fue una obrera y luchadora social; participó activamente en el Círculo de Obreros Libres, la organización sindical detonadora de la Revolución Mexicana por su carácter anarquista, ideología del Partido Liberal Mexicano.

Nuestra heroína, considerada por muchos años, sólo por ese acto de un día según se ha podido establecer, a comienzos del siglo XX participó en los eventos previos y posteriores de la conocida Huelga de Río Blanco de 1907.

Fue hija de Lorenzo Toriz y Francisca Ordaz. Esposa de Pablo Gallardo quien fue uno de los obreros fundadores de los grupos de resistencia en Río Blanco, Veracruz, y del gran Círculo de Obreros Libres.

Una militante comprometida y audaz. Las condiciones de injusticia social prevalecientes en el país durante el porfiriato dieron lugar a un gran número de protestas por todo México, principalmente en los centros de trabajo, del corredor de fábricas textiles ubicadas en diferentes localidades de los estados de Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

Hubo protestas, paros y huelgas. En Orizaba los dueños de las fábricas prefirieron cerrar, antes que mejorar las condiciones salariales que demandaban las y los trabajadores. Sin explicación alguna. Ello provocó la rebelión masacrada.

 

Las mujeres

En esa época, por diversos medios, principalmente a través del periodismo y la literatura, la voz de las mujeres comenzó a escucharse en el país, mujeres de diversas clases sociales se vieron inmersas en las actividades prerrevolucionarias. De ahí la militancia de Lucrecia Toriz Ordaz.

En la región de Orizaba y Río Blanco las demandas obreras se empezaron a plantear. La situación de las fábricas era la misma que en todo el corredor textil. Lucrecia Toriz Ordaz formó parte de un grupo de mujeres obreras que habían formado una brigada de combate al surgir la Huelga de Río Blanco de 1907. Esta brigada se encargó de reunir pedazos de pan y tortillas duras con las que llenaban sus rebozos para alimentar a los amotinados, quienes aguardaban de día y de noche a las puertas de la fábrica para evitar que se rompiera el cerco impuesto durante por la patronal en huelga.

A la tienda de raya, anexa a la fábrica, llegó una mujer a solicitar un préstamo y el dependiente extranjero le contestó disparándole con una escopeta, lo que enardeció a la multitud apostada a las puertas de la fábrica. En poco tiempo la muchedumbre quemó y redujo a cenizas la tienda de raya, fue cuando se envió al ejército que cercó la Ciudad de Orizaba y llegó rápidamente a Río Blanco.

Nuestra heroína recibió en 1936 el reconocimiento del Centro de Mujeres Proletarias de México, una organización resultado del proceso de unidad obrera de América, impulsada por Vicente Lombardo Toledano.

 En 1957 el Sindicato de Río Blanco le otorgó una condecoración. Se considera como su legado haber sido la primera luchadora social de la época, dentro de la lucha obrera, previa a la Revolución Mexicana cuya historia se tiene documentada. Sin duda, una mujer adelantada a su tiempo al luchar no solo para combatir la injusticia social sino también la equidad laboral ante las precarias condiciones que se tenían a principios del Siglo XX.​

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SEM/sl/sj


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS