Internacional

Acuerdan en Declaración de Panamá erradicar la pobreza

En AL y el Caribe hay 186 millones de pobres y 66 millones en pobreza extrema

2018-09-14 12:43:35 Leído : 7 veces.
• Pobreza, vulnerabilidad, desigualdad nudos críticos que impiden avanzar hacia el desarrollo sostenible

SemMéxico, Ciudad de México, 14 septiembre 2018.- Erradicar la extrema pobreza y disminuir la desigualdad en los países de la región, acordaron 20 países en la Declaración de Panamá, reunidos en ese país a convocatoria de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

 

En la región aún hay 186 millones de personas viviendo bajo la línea de la pobreza y 61 millones en pobreza extrema.

 

Al concluir el X Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe, que se  llevó a cabo en Panamá, dos vicepresidentas y cerca de 40 ministros de América Latina y el Caribe se comprometieron a tomar medidas concretas para reducir las desigualdades estructurales que continúan impidiendo que muchos participen en las sociedades de manera significativa.

 

Entre los acuerdos que tomaron destacan el ampliar sistemas de protección social universal, así como actuar y prestar especial atención a pueblos indígenas y poblaciones afrodescendientes al asumir el reto de “no dejar a nadie atrás”.

 

Ampliar alianzas con el sector privado y buscar soluciones innovadoras para la aceleración de la Agenda 2030 en la región y avanzar en el desarrollo de la Agenda Regional de Desarrollo Social Inclusivo, acordada en la Conferencia sobre Desarrollo Social.

 

Se puntualizó que a medida que los países avanzan en el desarrollo de políticas públicas, la pobreza extrema se vuelve más difícil de abordar.

 

La realidad regional muestra que no es posible erradicar la pobreza sin profundizar políticas activas orientadas a disminuir la desigualdad en sus distintas manifestaciones, con políticas universales y a su vez sensibles a las diferencias para garantizar derechos para todos.

 

En este sentido, para erradicar la pobreza en todas sus formas para el año 2030, como señalan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), las autoridades se comprometieron a reconocer los derechos, realizar políticas anti-discriminatorias, incluyendo medidas de acción afirmativa para las poblaciones indígena y afrodescendiente, al afrontar las causas más profundas de la exclusión social, como el racismo y la discriminación.

 

Esto también implica empoderar las niñas y mujeres y promocionar mejoras en la educación y reducción de la violencia contra los jóvenes.

 

Asumieron el compromiso de generar mejores datos estadísticos y sistemas de registro administrativo, con mayor captación de información en censos de población y su desglose por variables como sexo, edad, raza, origen étnico, estatus migratorio, discapacidad, ubicación geográfica y otras.

 

El compromiso también se refiere al fortalecimiento de la institucionalidad de las políticas sociales, con acuerdos amplios, marcos jurídicos nacionales, regionales e internacionales y modelos de organización acordes a los desafíos, acompañada de políticas públicas y programas de lucha contra el racismo, la xenofobia y formas de intolerancia, en particular en relación a mujeres, niñas y jóvenes.

 

La Directora de la División de Desarrollo Social de la CEPAL, Laís Abramo, destacó que “los países reafirmaron su voluntad de, a través de políticas públicas y una amplia alianza con la sociedad civil y el sector privado, enfrentar las desigualdades estructurales y la cultura del privilegio que constituyen un obstáculo al desarrollo sostenible y al cumplimiento de la Agenda 2030”.

 

Por su parte, el Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe  Luis Felipe López-Calva destacó que “esta es una región de ingreso medio, pero que no ha podido consolidarse como una sociedad de clase media. El camino para alcanzar sociedades más justas y cohesivas es a través de mejoras en la inclusión, la productividad y la resiliencia, con una gobernanza efectiva.”

 

La delegación de México, a condición de aprobación por las nuevas autoridades que asuman el 1 de diciembre, ofreció la sede para la realización de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe y del XI Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe, a realizarse durante el año 2019.

 

La Agenda Regional de Desarrollo Inclusivo

 

La pobreza y la vulnerabilidad, así como la desigualdad son parte de los nudos críticos que le impiden a América Latina y el Caribe avanzar hacia el desarrollo sostenible, por lo que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), presento en Panamá el documento base para elaborar la Agenda Regional de Desarrollo Inclusivo (ARDSI). En el segundo día del encuentro de Panamá.

 

La Agenda se plantea como un un instrumento político-técnico que busca fortalecer la acción conjunta de los países de la región, con el objetivo de erradicar la pobreza, reducir la desigualdad y garantizar los derechos de las personas, así como combatir la discriminación, la exclusión y la cultura del privilegio. 

 

El documento presentado por Lais Abramo, directora de la División de Desarrollo Social de la CEPAL, destacó como nudos críticos además de la pobreza y la vulnerabilidad, el déficit de trabajo decente, el acceso desigual a la protección social, el limitado financiamiento de las políticas sociales y desafíos emergentes como las violencias, los desastres, los cambios en el mundo del trabajo, la migración y las transiciones demográfica, epidemiológica y nutricional.

 

En la ll Reunión de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, Laís Abramo, en representación de la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, habría señalado que “La desigualdad es injusta, ineficiente e insostenible”, por lo que consideró que “todos los países deben actuar para reducir sustancialmente la desigualdad en todas sus expresiones, no solo como un imperativo ético sino como una estrategia de inversión para aumentar los niveles de productividad y avanzar hacia un desarrollo integral y sostenible”.

 

Además, puntualizó que la elaboración de la propuesta fue en el marco global de referencia de la Agenda 20-30, por lo que se  examinó un amplio conjunto de compromisos regionales y subregionales relativos al desarrollo social (340 documentos emanados de diversos foros intergubernamentales entre 2010 y 2018).

 

La reunión fue inaugurada por Marina Arismendi, Ministra de Desarrollo Social de Uruguay, en su calidad de Presidenta de la Mesa Directiva, y también intervinieron Margarita Cedeño, Vicepresidenta de República Dominicana y Michelle Muschett, Viceministra de Desarrollo Social de Panamá. El evento fue organizado por el Gobierno de Panamá con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

 

Los países después del análisis del documento acordaron seguir avanzando durante los próximos meses de manera conjunta en la generación de una agenda que exprese objetivos y principios compartidos con vistas a fortalecer los avances de cada país en el ámbito del desarrollo social inclusivo y la dimensión social de la Agenda 2030 desde una perspectiva regional de América Latina y el Caribe.

 

El borrador final de la Agenda será presentado en la próxima Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, que se realizará en el segundo semestre de 2019.

 

Observatorio de Desarrollo Social en América Latina y el Caribe

 

Durante el encuentro en Panamá se presentó asimismo el Observatorio de Desarrollo Social en América Latina y el Caribe, construido por la CEPAL a solicitud de los países. La herramienta integra un conjunto de plataformas digitales de la Comisión, entre ellas, las bases de datos de Programas de protección social no contributiva, Juventud e inclusión social e Institucionalidad social, así como la de Compromisos regionales y subregionales en desarrollo social. El Observatorio cuenta, además, con breves perfiles nacionales y documentos analíticos relacionados con las bases de datos incluidas.

 

Reunidos más de 200 especialistas en desarrollo sostenible.

 

El X Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe, reunió durante dos días en Panamá a más de 200 especialistas en desarrollo sostenible a nivel global y regional, y autoridades de países, entre ellos tres vicepresidentas y cerca de 40 ministros, para discutir nuevas maneras de reducir las desigualdades para poder sostener las ganancias en lo social, económico y ambiental.

 

Entre los diversos foros realizados tomadores de decisiones empezaron a discutir avances, retos y buenas prácticas para no dejar a nadie atrás, incluso grupos tradicionalmente marginados en la región, como poblaciones indígenas y afrodescendientes.

 

En su participación Achim Steiner, administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), aseguró que la creciente brecha entre ricos y pobres en el mundo representa oportunidades perdidas e inequidad para millones en todo el mundo, lo que dificulta aún más la lucha contra la pobreza. Tras señalar que en 2017 el 82 por ciento de la riqueza creada llegó al uno por ciento más rico de la población.

 

Agregó que la desigualdad es un gran desafío en todo el mundo, especialmente en América Latina y el Caribe, pero no es inevitable. Al trabajar junto con los gobiernos en la combinación correcta de soluciones de políticas públicas, podemos reducir esta brecha entre ricos y pobres y devolver las oportunidades que han sido perdidas.

 

SEM/em/sj

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS