Mujeres

Exigen organizaciones homologar el delito de feminicidio en Yucatán

* Desde que se estableció el feminicidio como delito grave en 2014, el Código Estatal no contempla dos de las causales que se encuentran en el Código Federal.


* La ley yucateca no considera como causal determinante del crimen la existencia de datos sobre violencia familiar, laboral o escolar en contra de la víctima

Lorena Castellanos Rincón

SemMéxico. Mérida. 7 de marzo de 2017.- Organizaciones de la sociedad civil que defienden los derechos humanos de las mujeres han hecho un comunicado a los diputados y diputadas de Yucatán para homologar el delito de feminicidio que se encuentra en el Código Penal Estatal con el Código Penal Federal vigente, con el objetivo de contar con todos los elementos para que estos casos sean juzgados con perspectiva de género.
En conferencia de prensa ofrecida este medio día, representantes de la agrupación Yucatán Feminicida, el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio en Yucatán (OCNF) y la asociación Ciencia Social Alternativa Kóokay, detallaron que desde que se estableció el feminicidio como delito grave en 2014, el Código Estatal no contempla dos de las causales que se encuentran en el Código Federal.
Si bien en Yucatán se considera como causal de feminicidio las mutilaciones genitales, la ley no toma en cuenta que la víctima haya sufrido de lesiones graves en cualquier parte del cuerpo, previas o posteriores a la privación de la vida, cuestión establecida en el ámbito federal. Asimismo, el Código yucateco no contempla la exposición del cuerpo de la mujer en un lugar público como una de estas causales.
De igual forma al realizarse la homologación, las otras cuatro causales existentes en el estado tendrían que ser modificadas. En la campaña “Justicia a la Medida” las representantes de diversas asociaciones civiles explicitan que el delito de feminicidio en Yucatán no contempla la relación víctima-victimario; las amenazas, el acoso y las lesiones previas al asesinato; y la incomunicación de la víctima por parte del agresor.
De igual forma la ley yucateca no considera como causal determinante del crimen la existencia de datos sobre violencia familiar, laboral o escolar en contra de la víctima, ya que los antecedentes sueles ser interpretados únicamente como penales.
“Estamos pensando que como no está homologado, estas sentencias que se han dado a estos feminicidas no han sido las que deben ser de 50 años. El primer feminicidio que se juzga en Yucatán únicamente le dieron 35, ni siquiera los 40 como si se hubiera juzgado como un homicidio”, dijo Adelaida Salas Salazar, representante el OCNF.
De 2008 a 2016 las activistas han registrado 57 feminicidios de 91 casos de muertes violentas a mujeres en el estado, de cuales tan sólo dos han sido sentenciados como tales. Nancy Walker Olvera, de la asociación Kóokay señala que Yucatán vive en un estado de alerta, ya que tres de cada diez mujeres viven en situación de violencia.
“Lo que a nosotros nos interesa también visibilizar es que este tipo de muertes son muy vergonzantes, en el cómo se ejerce la violencia antes con las mujeres, cómo se ejerce durante el momento en el que te están matando y finalmente cómo no merecemos ni ser veladas porque te desnudan y te tiran en una carretera”, indicó Walker Olvera.
Asimismo, se manifiestan en contra de que desde junio de 2016 el delito por abuso sexual en Yucatán dejó de ser un delito grave, con sentencias de tan sólo ocho años por abuso a menores de 16 años.
Las representantes de estas organizaciones indican que todos los días monitorean por lo menos un caso de abuso sexual publicado en la prensa o redes sociales, lo que posiciona a Yucatán entre los primeros tres lugares a nivel nacional en violaciones a niñas y en cuarto lugar en cuanto a violencia sexual, física, emocional y psicológica.
Por eso estamos hablando de lo importante que es homologar el código federal con el código estatal para que sean las mismas causales y puedan ser juzgados estos asesinatos con perspectiva de género.
“En cuestión de violencia tenemos un vacío en ministerios, en ejecución de justicia, en garantías para mujeres y si eso sucede en la ciudad, en el interior del estado es verdaderamente desgarrador el estado de indefensión en que el Estado ha colocado a las mujeres”, finalizó Nancy Walker.

Comment Box is loading comments...