A las niñas y adolescentes hay que enseñarlas a soñar

* El trato diferenciado entre varones y mujeres, sexista es el que las aleja de considerar un sueño más ambicioso


* * Enseñar a soñar a nuestras niñas y adolescentes es una gran estrategia de empoderamiento.

MARTHA BARRAGÁN

SemMéxico. Cd. de México. 27 de febrero de 2017.- He visto muchas madres sin saber qué hacer con sus hijas adolescentes, y otras más sin plantearse que podrían hacer algo extraordinario con sus vidas. Logran imaginar a sus hijos varones camino al éxito profesional, deportivo y financiero pero no es igual con las hijas.
Incluso hay un "temor" de que se enamoren y se casen o se junten con una pareja y pronto tengan hijos. Así que la familia decide no impulsarla a que haga algo más porque ese es "su destino".
Sin embargo este trato diferenciado entre varones y mujeres, sexista, es el que las aleja de considerar un sueño más ambicioso. Esta educación y la cultura que va en contra de las mujeres que abrazan la vida, que se apasionan con lo que sucede en el mundo.
Esta reflexión es para darnos cuenta que el solo hecho de ser joven no es suficiente para ser grandes soñadores y en el caso de las niñas y adolescentes menos. Y es menos en el género femenino porque no tienen muchas mujeres que modelar ya que muy pocas mujeres lo que más se publicita en los medios es mujeres en la industria del entretenimiento donde su mayor valor es "ser bonitas", ser objetos y ser adorno.
En México y en el mundo hay muchas mujeres valiosas, mentes brillantes que están haciendo contribuciones en beneficio de la humanidad pero es poco conocida su labor y son poco reconocidas de tal forma que no logran ser modelos a seguir por las niñas y adolescentes.
Mientras sigan siendo noticias los implantes de "bubies", los divorcios de los famosos, sus amoríos y sus formas de vestir el reconocimiento como el ideal de mujeres las niñas y adolescentes seguirán soñando con ser a toda costa suficientes para los hombres.
La vida es mucho más que eso, el mundo es un gran misterio por descubrir y es un sueño ser protagonistas de ello.
Enseñar a soñar a nuestras niñas y adolescentes es una gran estrategia de empoderamiento ya que es hacer que se visualicen como como agentes del cambio y como protagonistas de su vida. Y todo lo que implica el lograrlo las impulsa a seguir adelante con su propia autorrealización más allá de lo conocido antes de sus sueños.

Sin cambios no hay mariposa.
Con amor y con humor

mar_interactiva@yahoo.com.mx
mar_toon@hotmail.com



Comment Box is loading comments...