Ejecutivo

Alberta, Jacinta y Teresa dieron una lección de verdadera democracia a nuestro país

* La Procuraduría hizo mal su trabajo, lo que les ocasionó daño moral.


* Foto: Animal Político. Fueron culpadas de secuestrar a seis agentes de la PGR.

Redacción

SemMéxico. Cd. de México. 21 de febrero de 2017.- Alberta, Jacinta y Teresa, al exigir lo que por justicia y por derecho les corresponde, dieron una lección de verdadera democracia a nuestro país y movilizaron al Estado hacia su verdadera función: cumplir con lo que mandata la Constitución.

Así lo dijo el Procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade, en el Acto de reconocimiento de inocencia y disculpa pública en cumplimiento de las sentencias dictadas el 20 de noviembre de 2013, por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

En el acto, el titular de la PGR reconoció que la institución a su cargo incurrió en una actividad indebida y generó con ello una afectación a su honor, a su propia imagen y a la percepción generada en su comunidad respecto de estas tres mujeres indígenas.

“Por ello, sirva este acto para ofrecerles públicamente una disculpa en español y en hñähñú, como medio de reparación del daño”.

A las mujeres Alberta Alcántara Juan, Jacinta Francisco Marcial y Teresa González Cornelio a quienes pesar de no haberse podido probar su participación en los delitos que les fueron imputados, fueron consideradas culpables y fueron privadas de su libertad durante un tiempo que ningún acto público podrá regresarles, y posteriormente, les fue negada por parte de la Procuraduría General de la República, una indemnización por el daño causado, explicó el procurador.

“El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa determinó que ustedes tuvieron la razón. Que la Procuraduría hizo mal su trabajo, lo que les ocasionó daño moral”.

Jacinta, Alberta y Teresa, indígenas Hñähñú, pasaron más de tres años en prisión de manera injusta luego de ser detenidas por supuestamente privar de la libertad a seis agentes de la PGR.

Nunca se presentaron pruebas en su contra y en el caso de Jacinta, careció de la asistencia de un intérprete como lo marca la ley.

Finalmente se demostró que materialmente es imposible que ella, junto con las otras dos mujeres indígenas, pudieran privar de la libertad a seis agentes.

En el evento participó Mario Patrón Sánchez, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en su carácter de representante legal.

GR/GR


Comment Box is loading comments...