Internacional

La victoria de Merkel en las urnas está amenazada por Martin Schulz, un socialdemócrata

Intención de Merkel de postularse para un cuarto periodo que la llevaría nuevamente al frente del gobierno alemán


* The New York Times publicó que “al salir Obama de la escena mundial, Ángela Merkel puede ser la última defensora del orden liberal de Occidente”

Gloria Analco

SemMéxico, Cd. de México, 14 febrero 2017.- Ángela Merkel, catalogada por la Revista Forbes como la mujer más poderosa del mundo, puede perder las elecciones de septiembre próximo frente al socialdemócrata Martin Schulz, quien ha ganado fuerza en una Alemania que rechaza el modelo de austeridad que ella ha impuesto.
El mundo occidental dio la bienvenida, el pasado 20 de noviembre, a la intención de Merkel de postularse para un cuarto periodo que la llevaría nuevamente al frente del gobierno alemán, pero la aparición -de último momento-del carismático Martin Schulz, hasta hace poco presidente del Parlamento Europeo, ha puesto en serias dudas su reelección.
El salto que Schulz ha dado en las encuestas, al pasar en sólo tres semanas de un voto favorable del 20 por ciento a rozar el 30 por ciento, puso a temblar a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, quien se ha mantenido en el poder desde 2005.
Ángela Merkel todavía no acababa de celebrar la calurosa bienvenida que le había dado Occidente a su decisión de volver a postularse, cuando el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) nombró unánimemente a Schulz su candidato a la Cancillería alemana y empezó a escalar rápidamente en las encuestas.
The New York Times publicó que “al salir Obama de la escena mundial, Ángela Merkel puede ser la última defensora del orden liberal de Occidente”, tras conocerse la decisión de la alemana de buscar un cuarto periodo como Canciller.
Schulz, antes de dar su primer discurso como candidato a la Cancillería, declaró que “la frase: la gente está en el centro, no está trillada. Es nuestro programa y nuestro deber diario”, subrayando su interés en la justicia social, algo que no ha personificado la tarea de Ángela Merkel.
Hasta noviembre del año pasado, se decía que con toda probabilidad Merkel ganaría las elecciones de otoño próximo, y una encuesta en ese entonces de un diario dominical local reflejó que el 55 por ciento de los alemanes quería que se quedara en el papel que viene desempeñando desde mediados de la década pasada.
A Merkel se le ha considerado en los medios estadounidenses una líder que se ha aferrado a los principios de libertad, apertura y democracia, quien ha contribuido a reconstruir y a reunificar a Alemania después del fin de la Guerra Fría.
Los sectores derechistas de Occidente la consideran la única líder europea con la suficiente influencia para detener el ascenso del populismo, considerado éste como la fórmula con la que se pretende echar por tierra las políticas de austeridad que han asolado a Europa desde la llegada de Barack Obama a la Presidencia de los Estados Unidos.
La revista británica New Statesman, en un reciente perfil de Ángela Merkel, dijo que la Canciller alemana es la “persona más peligrosa del mundo”.
La conclusión de lo que publica es que “Merkel está destruyendo el proyecto europeo, pauperizando a los alemanes y conduciendo con sus políticas a una nueva depresión global. Ella debe ser detenida”, consideró la población.
Con la elección de Donald Trump, como Presidente de los Estados Unidos, el Brexit y las guerras en Oriente Medio, Occidente está a favor de que Merkel asuma de nuevo la Cancillería alemana, como si se tratara de una tabla de salvación para Occidente, por considerarla una persona clave para mantener el status quo.
Pero la política de austeridad, iniciada por Alemania, que condujo a la reducción de los ingresos para la gran mayoría de los ciudadanos europeos de Occidente, causa de un enorme malestar, puede ser la causa de que Merkel sea sacada de la jugada política mundial, y en cuestión de meses deje de ser la mujer más poderosa del mundo.


Comment Box is loading comments...