Mujeres

El amor la más obsesiva, desviante y dolorosa de las imposiciones culturales: Francesca Gargallo

Podemos asumir la urgencia de reconocer en la monogamia un pacto político que reproduce y da consistencia económica y social a la lógica capitalista.


* Habla sobre el libro Contramor, poliamor, relaciones abiertas y sexo casual. Reflexiones de lesbianas del AbyaYal.

Redacción

Redacción
El amor es la más obsesiva, desviante y dolorosa de las imposiciones culturales de los sistemas que han hecho de la familia el núcleo inicial de las sociedades que gobiernan.
Esto es parte de una reflexión de la feminista y docente Francesca Gargallo respecto al libro Contramor, poliamor, relaciones abiertas y sexo casual. Reflexiones de lesbianas del AbyaYal.
Gargallo explica que la palabra amor tiene tantos significados, algunos de ellos absolutamente contradictorios, que resulta en una obligación personal sin la cual la propia humanidad no podría manifestarse.
“Amor tiende a significar pasión, generosidad, elevación moral, interés por una o todas las personas y se acompaña de acciones racionales, como la búsqueda de un bien común para el mayor número de personas, coincidiendo con una acción ética, y acciones dictadas por sufrimientos (las pasiones) e intentos de ponerle fin a través de la apropiación de la o las personas objetivadas como fines de la propia felicidad”.
“Desviante porque aleja la atención de las mujeres, hombres e intersexuales del camino de una subjetivación autónoma. Dolorosa, porque se acompaña de frustración, en particular cuando la obsesión particular se sostiene en la negación de la propia autonomía y reviste a otra u otras personas de la responsabilidad de complacer el amorque se desea proyectar en ellas”.
El libro, Contramor, poliamor, relaciones abiertas y sexo casual. Reflexiones de lesbianas del AbyaYala, señala Gargallo, explica que el amor tal y como lo hemos conocido ha sido elaborado 1) desde la economía de la propiedad de las personas y la transmisión de los bienes, 2) desde la moral religiosa que avala los preceptos de esa economía y los convierte en obligaciones morales, y 3) desde la literatura y demás formas narrativas (teatro, cine, mitología de transmisión oral, publicidad, propaganda política, etcétera) que han servido de constructoras y transmisoras de la tensión erótica de la búsqueda masculina de una mujer perfecta, misma que no debe sentirse indiferente al interés de quien tiende a poseerla.
“Las reflexiones y vivencias, escritas como ensayos, crónicas y testimonios, en este libro apuntan a prácticas de lesbianas en diálogo y nos ofrecen importantes cuestionamientos a la economía erótica del amor monógamo, que piensa a las amantes en términos de propiedad, a los subsiguientes celos, o expresiones neuróticas del temor a perder o compartir esa propiedad, a los tránsitos entre el amor y la amistad, como sentimiento no normativo, y a la mala educción sexo-afectiva que nos ha impuesto la sociedad capitalista heteronormada”.
Es así, que para Francesca Gargallo, las trece autoras individuales y la Colectiva Cuarto Violeta proponen en este libro una crítica de todas las relaciones desviadas por el concepto de amor cerrado y fuera del tiempo.
Con este libro, “podemos asumir la urgencia de reconocer en la monogamia (y en la poligamia masculina que sigue exigiendo fidelidad a las mujeres, aunque sea a un hombre compartido, misma que configura ciertas imágenes de las relaciones poliamorosas mixtas) un pacto político que reproduce y da consistencia económica y social a la lógica capitalista. De tal forma recorreríamos un posible camino hacia la desaparición de la propiedad privada, al tiempo que aprenderíamos a relacionarnos libremente, sin celos y de múltiples maneras”.

GR


Comment Box is loading comments...