Reportajes

Constitución de la CDMX: humanista y ejemplo para el país

* Un nuevo modelo que supera, incluso, la Constitución: diputadas


* La dignidad es el principio de todo en la Constitución, dentro de los valores que construyen los derechos humanos

Alicia Mendoza

SemMéxico, 29 de enero 2017.- La Constitución Política de la Ciudad de México es modelo para el resto del país y el mundo porque establece un nuevo pacto social cuya base son los derechos humanos, afirmaron las diputadas constituyentes Dolores Padierna, Olga Sánchez Cordero y Marcela Lagarde.
De acuerdo con las constituyentes, la Constitución de la CDMX garantiza los derechos de las mujeres, establece la paridad universal en la participación de las mujeres en las instituciones de gobierno y excluye el lenguaje sexista en su redacción.
Después de cuatro meses de intensos trabajos, la Asamblea Constituyente terminará su redacción.
“Será pionera en América Latina, en la historia del constitucionalismo contemporáneo; representa un salto cualitativo que abreva de nuestra historia, pero mira a todo el siglo 21”, resumió Padierna, también senadora del PRD.
“Esta Constitución se perfila como una constitución modelo, no solamente para toda la República Mexicana, sino para Latinoamérica; podría ser un modelo de constitución para otros países y para otras ciudades; de eso estoy cierta”, expresó Olga Sánchez Cordero, ministra en retiro.
Para la investigadora Marcela Lagarde, la innovación más grande de la Constitución es el estar centrada en los derechos humanos, lo que representa un nuevo modelo constitucional y supera, incluso, a la Constitución Mexicana, que tenía como centro los derechos sociales y económicos.
La también ex diputada federal puntualiza que la dignidad es uno de los valores de los derechos humanos en los que se basa la nueva constitución, el cual quedó establecido como derecho en el Artículo 14, referente al Derecho a la Vida Digna.
“La dignidad es el principio de todo en la Constitución, dentro de los valores que construyen los derechos humanos; con ella, esta Constitución garantiza los derechos a las mujeres, los hombres, las niñas, los niños, los adolescentes, los jóvenes, las personas mayores, las personas con alguna discapacidad específica, las personas indígenas, los pueblos originarios”, explicó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Constituyente.
Tanto Padierna como Lagarde destacan además que el sistema constitucional es garantista, lo que significa que los derechos plasmados en la Constitución son progresivos, como lo ordena el Artículo 1º constitucional, lo que asegura que no habrá regresividad en materia de derechos.
De igual forma, destacan que el capítulo de justicia de la Constitución capitalina es innovador, ya que hace a los derechos exigibles y justiciables, a través de las nuevas instancias creadas y que serán las encargadas de garantizar el acceso a la justicia para la ciudadanía.
“Esta Carta de Derechos, es de las más completas, más extensa, la más significativa que yo he visto a lo largo de mi carrera profesional como Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; no recuerdo hasta ahora ninguna constitución que establezca, no solamente este parámetro de regularidad, sino esta transversalidad de todos los derechos humanos en toda la constitución”, explicó Cordero.
“Todas las autoridades, en el ámbito de su competencia, y también los particulares, tienen la obligación de respetar, de promover y de garantizar los derechos humanos”, señaló.

Estado, explicó, también sale ganando

“No hay otra cosa más importante que legitime al Estado que garantizar los derechos humanos de todos sus ciudadanos”, afirmó.
“Pudimos habernos quedado con los tratados internacionales y los derechos garantizados en la Constitución federal, que obviamente son también el parámetro de regularidad; sin embargo, nosotros, la Asamblea Constituyente, decidimos consagrar esos derechos humanos en la Constitución, ampliarlos y darles una extensión mucho mayor, incluso incrementar los derechos humanos que están regulados,” explicó.
Padierna sostuvo que otro principio rector de esta Constitución es que está basada en la democracia directa.
“Por primera vez en la historia de México hay una máxima norma donde lo central no son las instituciones, no son las reglas de las instituciones en sí mismas, sino los derechos de las personas, que están hasta arriba; la democracia participativa directa está hasta arriba”, señaló.
Para Largarde la carta magna capitalina abarca una amalgama de sujetos emergentes, que es otra novedad y el gran aporte de esta Constitución.

Un tercer eje transversal, señalaron, son las mujeres.

“Esta Constitución parte del principio de que todos los derechos humanos son derechos de las mujeres; eso es importante, porque pensar que por un lado van los derechos de las mujeres y por otro van otros derechos es una concepción rebasada”, expresó Lagarde.
“La transversalidad de los derechos de las mujeres ha sido una constante; está prácticamente en todos los apartados, no sólo en los derechos humanos o en los principios de igualdad y no discriminación, sino que en todo cuanto hemos visto”, afirmó Cordero.
Además, señaló Padierna la paridad entre hombres y mujeres será obligatoria en el ejercicio del poder.
“La paridad será obligatoria en todos los niveles de gobierno, está de principio a fin; será la primera Constitución que establece la paridad en todo y para todo; el gobierno, los órganos autónomos, los partidos, las organizaciones, todo lo que tenga obligatoriedad, todo será paritario”, expresó Padierna.
Por otro lado, destacan también el lenguaje no sexista de la Constitución capitalina.
“Será la única norma en su tipo que adopta un lenguaje no masculinizado, no sexista, sino incluyente de las mujeres, con una visión de género, con una perspectiva de género; las mujeres nos vemos en el siglo 21 al frente de prácticamente toda una revolución cultural, que se tiene que dar derivada de esta Constitución”, explicó Padierna.
Las tres diputadas destacan el intenso trabajo de cabildeo y negociación que ha significado los trabajos en la Asamblea Constituyente, formada por 100 diputadas y diputados representantes de todas las tendencias y partidos políticos de este país, ya que hasta el momento se ha logrado grandes consensos sobre los 76 artículos y los artículos transitorios que incluyen la Constitución.
Dolores Padierna hizo hincapié en el carácter progresista de la Ciudad de México, pues sus habitantes consistentemente han votado por la izquierda, la ciudadanía ha sido progresista, ha ido a la vanguardia y la Constitución hace eco de ello.
“Las mentes que redactaron este texto, son mentes progresistas adecuadas a esta gran ciudad, que tienen muchas formas de pensar, pero siempre con un signo progresista, de avanzada, con la mirada en el futuro”, destacó.


Comment Box is loading comments...