Internacional

El aborto en cualquier circunstancia es un crimen: católicos

Dominicana y el Aborto


* Dominicana: intensos debates sobre la interrupción legal del embarazo

Redacción

Mercedes Alonso Romero, corresponsal
SemMéxico/SEMlac, Santo Domingo, 18 enero 2017.- Durante la celebración de la tradicional Conferencia del Episcopado Dominicano, dedicada al día de la Virgen de la Altagracia, a conmemorarse el próximo 21 de enero, los obispos católicos reiteraron en su Carta Pastoral el rechazo absoluto al aborto en cualquier circunstancia, y pidieron detener lo que denominaron “perversa pretensión a favor del crimen de niños”.
El tema de la interrupción del embarazo ha vuelto a ser centro de intensos debates en la sociedad dominicana, a partir de la decisión del Senado de la República, el pasado miércoles 11 de enero, de conformar una comisión que estudiara las observaciones del presidente Danilo Medina, mediante las cuales el mandatario propuso volver a discutir si se aprueba o no un Código Penal que despenaliza el aborto, si se cumplen ciertas causales como violación, incesto o el originado en malformaciones del embrión.
La comisión especial designada por el Senado para estudiar las observaciones realizadas por el Poder Ejecutivo al proyecto de Ley del Código Penal se reunió este martes 17 de enero, a fin de discutir la metodología de trabajo.
SemMéxico/SEMlac conoció que en este primer encuentro los integrantes de dicha comisión, con el legislador Rafael Calderón a la cabeza, dieron lectura a la comunicación enviada por Danilo Medina al presidente de la Cámara Alta, Reinaldo Pared Pérez; en tanto que el senador Julio César Valentín llamó a sus colegas a apoyar la propuesta del presidente de la República.
Trascendió, sin embargo, que la diputada por el Partido Quisqueyano Demócrata (PQDC), Betzaida González, en carta enviada al bufete directivo de la Cámara Baja, y los demás compañeros, exhortó a rechazar el pedido de Medina y señaló que la Constitución de la República del año 2010 no dejaba brechas, ni establecía excepciones.
“Por más definiciones que le queramos dar, el aborto no es más que dar muerte de manera deliberada a un ser humano inocente e inofensivo que se encuentra en un vientre materno”, expuso la congresista y añadió:
“Honorables, independientemente de la observación del presidente Danilo Medina, nosotros como legisladores tenemos la obligación de por lo menos aprobar leyes conforme con nuestro ordenamiento constitucional”.
Para González, no importa las causales, “abortar es matar a otro ser humano y aprobar una disposición legal que lo permita sería aberración desde el punto de vista jurídico, médico, social, moral y religioso (…). Permitir el aborto en ciertas circunstancias sería violar el derecho a la vida después de la concepción, y por tanto, completamente inconstitucional”.
Olvida o desconoce la legisladora las incontables luchas libradas durante tantos lustros, que hasta la fecha no han sido suficientes para evitar que la nación dominicana continúe entre los países de la región con mayor índice de muertes maternas.
Obispos critican “ideología de género”
Los obispos católicos dominicanos también califican en su Carta Pastoral como mecanismo de destrucción de la familia “la ideología de género” que promueve el “libertinaje sexual en adolescentes y jóvenes, el homosexualismo, el lesbianismo y el aborto”, puntualizan.
En la misiva, los religiosos califican a las mujeres de heroínas ante las adversas circunstancias de la pobreza y la violencia y valoran el sustento que ellas representan para las familias; recalcan las situaciones que afectan al conglomerado femenino, apuntando la pobreza y el analfabetismo como generadores de “graves problemas”, entre los que mencionan el embarazo adolescente, que atribuyen como consecuencia de “la desintegración familiar, la falta de educación en valores, la mentalidad subjetivista, relativista y de consumo de nuestra sociedad actual”.
La violencia contra la mujer la abordan de esta manera: “Sentimos profundo dolor con el drama de tantos niños y niñas huérfanos que ven morir a su madre por manos de su pareja, con el agravante suicidio de su padre, dejándolos en total abandono por la ausencia de una respuesta del Estado”; y finalmente enfatizan: “Confiamos en la toma de conciencia de nuestras autoridades y de toda la sociedad, a fin de que se detenga ya la perversa pretensión a favor del crimen de niños y niñas inocentes que claman con piedad desde el vientre de su madre que les dejen nacer”.
¿Y los derechos humanos?
Precisamente, el 5 de octubre pasado, la Coalición por los Derechos y la Vida de las Mujeres, conformada por 78 organizaciones diversas, presentó la conferencia: Por el derecho a la vida y salud de las mujeres, en el Auditorio Manuel del Cabral, de la Biblioteca Pedro Mir, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde se resaltó que en América Latina y el Caribe, anualmente hay tres millones 700 mil abortos en condiciones de alto riesgo y la Organización Mundial de la Salud estima que en promedio, el 12 por ciento de las muertes maternas se debe a abortos inseguros.
Se recordó en dicha conferencia que en la República Dominicana, por cada 100 mil nacimientos vivos, mueren 106 mujeres, muy por encima del promedio regional de 77 mujeres, en gran medida debido al alto número de abortos clandestinos, estimados en 90 mil cada año y más del 13 por ciento de las muertes maternas, practicados por manos inexpertas en condiciones de inseguridad, en las que recaen sobre todo mujeres pobres y jóvenes.
“Solo con esto, todo por bajar estas cifras nefastas en el país, debe ser un propósito de Estado. Las jerarquías de las iglesias dominicanas no tienen nada que decir, aunque se unan en su misoginia, irónicamente ignorando que las mujeres tenemos derecho cristiano a decidir de acuerdo a nuestra conciencia. ¡La mujer decide, la sociedad respeta, el Estado garantiza y la Iglesia no interviene!”, concluyeron los expositores de la Coalición por los Derechos y la Vida de las Mujeres.



Comment Box is loading comments...