Ejecutivo

Estamos ante un grave problema nacional: INMUJERES Compartir Compartir

Estamos ante un grave problema nacional: INMUJERES Compartir Compartir


* ¡Vivas nos queremos! Exclamó Lorena Cruz Sánchez

Redacción

SemMéxico, Irapuato, Gto., 25 noviembre 2016.- ¡Vivas nos queremos! Exclamó aquí la Presidenta del INMUJERES, Lorena Cruz Sánchez, quien aseguró que aun cuando se han incrementado las acciones, se deber reconocer que persisten los restos y aseguró que frente a la violencia contra las mujeres “estamos ante un grave problema nacional”.

En presencia del presidente Enrique Peña Nieto y los gobernadores de Guanajuato y Yucatán, Miguel Márquez Márquez y Rolando Zapata Bello, respectivamente, dijo que es imprescindible un cambio estructural y cultural, hacia la civilidad y el respeto, que ponga a los derechos humanos por encima de las conductas misóginas y violentas, lo que precisa diversificar el uso de herramientas tan poderosas como la educación y la comunicación.

Reconoció que en México es necesario aplicar las medidas preventivas para combatir la violencia, es una acción urgente y necesaria, pero, sobre todo, es cumplir con la obligación que tenemos como Estado mexicano de garantizar una vida libre de violencia para las mujeres y las niñas.

Durante la ceremonia conmemorativa del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, durante el cual se inauguró el Centro de Justicia para las Mujeres en esta entidad, Cruz Sánchez, quien arrancó una serie de aplausos durante su discurso, enfatizó que estas acciones deben llegar para quedarse.

“No se pueden concebir como medidas provisionales”, dijo y aclaró que el problema de la violencia contra las mujeres sólo puede detenerse si actuamos con claridad, determinación y firmeza. La prevención es fundamental, así como la CERO TOLERANCIA ante cualquier acto de violencia e impunidad. En un Estado de Derecho cualquier violencia debe ser sancionada. Los agresores, potenciales o reales, tienen que recibir un claro mensaje: en México no debe haber impunidad, sostuvo.

“En nuestro país, las cifras de la desigualdad, de las agresiones en los espacios públicos, de la violencia en las relaciones, del hostigamiento y el acoso sexual, de las mujeres desaparecidas y de los feminicidios perpetrados, dejan en claro que estamos ante un grave problema nacional”.

Llamó a eliminar los preceptos discriminatorios en los ordenamientos jurídicos y de contar con protocolos para la investigación de los delitos contra las mujeres, porque uno de los mayores desafíos es garantizar a todas las mujeres el acceso pleno a la justicia sin discriminación, prejuicios o sesgos de género y a una reparación integral del daño.

La titular del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) recalcó que es necesaria la sensibilización, capacitación, profesionalización, pero, sobre todo, el compromiso de las y los funcionarios de educación, salud, seguridad, y de todas y todos aquellos que tenemos la encomienda de brindar servicios y atención a las mujeres y niñas que sufren violencia.

La estadística de la violencia más allá de ser números, nos habla de mujeres y niñas con rostro, con nombre, con familia, con ilusiones, con sentimientos, con sueños, una vida destrozada, una vida terminada. Son historias desgarradoras de injusticia, de falta de oportunidades, de violación de sus derechos humanos y de discriminación.

También es urgente la creación de una base de datos única y completa de casos de violencia contra las mujeres, para que se puedan conocer de manera oportuna, con el propósito de crear servicios de atención y actuar con la debida diligencia para investigar y sancionar la violencia.

Hizo un recuento de las acciones gubernamentales y destacó que por primera vez en este sexenio se estableció la perspectiva de género como eje transversal en el Plan Nacional de Desarrollo y hoy existe una agenda de género común con acciones muy específicas encaminadas a la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres y la lucha por la igualdad. De esta manera, le dijo a Peña Nieto “ha elevado al más alto nivel el Sistema Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres. Esto demuestra el gran compromiso de su administración para colocar el tema de género en la agenda pública federal y que ha sido ejemplo para replicarse en las entidades federativas”.

Detalló que la Secretaría de Gobernación, la CONAVIM e INMUJERES han posicionado una agenda de género en los diferentes espacios nacionales: como la CONAGO, la Conferencia Nacional de Procuradores, la Conferencia Nacional de Tribunales y en el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Mencionó una serie de “acciones afirmativas para fomentar el empoderamiento de las mujeres como los Programa Mujeres PyME, Nacional de financiamiento a la Mujer Rural, Iniciativa Mujeres Moviendo México, las becas para madres jóvenes y jóvenes embarazadas de la SEP, las Estancias Infantiles de Sedesol, la revisión de los expedientes de las mujeres indígenas encarceladas para buscar violaciones al debido proceso y la Red de Atención a Mujeres.

Destacó la publicación del Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción del Hostigamiento y Acoso Sexual, así como la adopción de la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y no Discriminación. “La experiencia nos muestra que para erradicar la violencia contra las mujeres y niñas necesitamos conocer, actuar y alzar la voz. No importa si somos funcionarias públicas, jornaleras, migrantes, indígenas, estudiantes, amas de casa, militantes de algún partido político, las mujeres estamos unidas para alzar la voz, no más violencia contra nosotras y nuestras hijas”, enfatizó. Antes de concluir afirmó que en México, las mujeres sabemos dónde estamos y a dónde queremos llegar, tenemos las alternativas, las propuestas y los mecanismos. Las mujeres que sufren violencia se han manifestado, han marchado, están hartas, por eso queremos un país de cero tolerancia y de cero impunidad.

“Las mujeres queremos transitar seguras sin importar como nos vestimos, si caminamos solas por las calles; no queremos tener miedo dentro de nuestros hogares. Las mujeres y niñas de México merecen la seguridad de su vida y no correr peligro; ya que cada perdida de una mujer, es la perdida de una esperanza, de una historia, de un proyecto de vida, de una familia”. Por último, exclamó ¡Vivas las queremos!.

Comment Box is loading comments...