En Cifras

Empoderamiento de mujeres indígenas, clave para erradicar el hambre

Desnutrición concentrada en niñas, niños y mujeres indígenas


* Ellas sufren discriminación por pobreza, por género y por etnicidad

Redacción

SemMéxico, 12 enero 2017.- En América Latina existen más de 826 pueblos indígenas y se estima que hay 26.5 millones de mujeres indígenas en la región. La pobreza extrema en los pueblos indígenas es más del doble que la incidencia en el resto de la población y los mayores problemas asociados como desnutrición y hambre se centran en niñas y niños menores de 5 años y mujeres.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el empoderamiento de las mujeres indígenas no solamente es un tema central sino una condición necesaria para erradicar el hambre y la desnutrición en el mundo.

Recientes estimaciones apuntan que cerca del 15 por ciento del total de las personas que se encuentran en situación de inseguridad alimentaria y pobreza extrema son indígenas.

México y Perú serían los países con mayor población indígena, con 8,7 y 3,3 millones de mujeres indígenas, respectivamente. Le siguen Colombia, el Brasil y el Ecuador, con una población de mujeres indígenas de entre 700.000 y 400.000; Nicaragua y Panamá tienen alrededor de 200.000 y el Uruguay y Costa Rica menos de 100.000.

Estas poblaciones enfrentan una discriminación estructural en comparación con las poblaciones no indígenas y muestran altos índices de pobreza, bajo acceso a servicios de salud, desnutrición crónica, altas tasas de mortalidad infantil, alto porcentaje de analfabetismo y mínimas oportunidades de participación y representación política.

En toda la región, los ingresos de los pueblos indígenas son menores que los de los no indígenas. Según la CEPAL (2006), en la mayoría de los países examinados, la incidencia de la pobreza extrema en los indígenas es más del doble que la incidencia en el resto de la población.

Asimismo, los mayores problemas como desnutrición y hambre, se encuentran entre los menores de 5 años y mujeres pertenecientes a minorías étnicas y hogares pobres que habitan en zonas rurales.

De acuerdo a la FAO, el empoderamiento de las mujeres indígenas requiere de una mejora en su condición jurídica y social para acabar con la triple discriminación que sufren: por pobreza; por género y por etnicidad. Así mismo, señala que es es fundamental reconocer los factores que provocan esa triple discriminación en el marco de los usos y costumbres para que desde sus contextos comunitarios se implementen políticas públicas que en una
perspectiva de interculturalidad, promuevan el liderazgo y el acceso a los derechos incluyendo el consentimiento libre, previo e informado.

Comment Box is loading comments...