Justicia con perspectiva de género.

Mujer y Poder


* Ya existen en Sonora varias leyes que protegen a la mujer de la violencia, tanto como para ejercer su derecho a una vida libre de agresiones, como en delitos específicos de género: el feminicidio.

NATALIA VIDALES

Natalia Vidales Rodríguez
SemMéxico, 21 diciembre 2016.- Ya existen en Sonora varias leyes que protegen a la mujer de la violencia, tanto como para ejercer su derecho a una vida libre de agresiones, como en delitos específicos de género: el feminicidio.
Y también existen instrumentos disuasivos y de acciones perentorias, en los casos de incidencia criminal en contra de las mujeres en determinadas localidades, cual la “alerta de género”. E instituciones (con muchas deficiencias, por cierto), de atención a las mujeres víctimas de diversos delitos: violencia intrafamiliar, violación, lesiones, abandono de obligaciones, e inclusive Agencias del Ministerio Público encargadas de recibir específicamente esa clase de denuncias.
Pero hace falta, también, un sistema de aplicación de la justicia con perspectiva de género, para que aquellas mujeres que hayan cometido delitos, habiendo sido objetos previos de violencia sistemática, sean juzgadas -y eventualmente liberadas- atendiéndose a esa circunstancia. Así como para que sean los ministerios públicos quienes resuelvan el no ejercicio de la acción penal, tratándose de esos casos, y que se dé una justicia expedita. Y no en los juzgados donde suelen pasar años antes de resolverse la exención de la sanción, en virtud del ambiente de violencia en que la mujer cometió algún delito: por ejemplo lesiones u homicidio a su pareja. O robos, o venta de droga bajo amenazas, entre otros.
El Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM) que preside la Dra. Martha Mendoza, creó un sistema para atender los casos cuando la comisión de diversos delitos por parte de mujeres, tienen una serie de antecedentes de violencia en su contra, resultado de vidas devastadas por ser -a su vez- víctimas de agresiones que llegan a un punto extremo, y cuya explosión las lleva a delinquir, o que cometan éstos ilícitos bajo un sistema similar al de la esclavitud por parte de parejas, hermanos y aún por sus propios padres. El IVM tiene detectados más de 500 probables casos en esas situaciones, y ya ha logrado la liberación de varias presas bajo esa perspectiva.
En Sonora, la Procuraduría General del Estado acaba de liberar a la señora Daniela, de 22 años, quien el pasado día 18 de diciembre apuñaleó de muerte a su esposo en defensa propia, tras ser brutalmente agredida y evitar que saliera de su hogar a pedir auxilio. Afortunadamente para ella, hubo testigos que presenciaron los hechos, y diversos peritajes determinaron la veracidad de lo ocurrido, amén de antecedentes de violencia del hoy occiso en su contra.
Como sea, lo anterior honra la decisión del procurador Rodolfo Montes de Oca, porque es el primer caso en Sonora donde, tras solo dos días de detención, se expidió justicia: antes, cualquier persona que alegara legítima defensa era consignada a los tribunales para que allá se defendiera, y solían pasar meses o años antes de acreditarla y salir libre.
Sin embargo, esto no puede quedar en manos de la buena fe del Procurador en turno, como sucedió en el caso de Daniela. Es menester, un protocolo similar al propuesto en Veracruz, para que en el caso de las mujeres que cometan alguna clase de delitos, sean atendidas bajo la perspectiva de género y advertir si su conducta fue -o no- el resultado de una situación cotidiana de violencia en su contra, que la obligó a defenderse o a delinquir so pena de ser golpeada.
Odiosa comparación: el pasado mes de Octubre, en Texas, Denisse Lomax, de 27 años, mató a tiros a su novio Issac Flores, un marine retirado, estando solos en su dormitorio. Ella alegó que él intentó atacarla, y que temió por su vida. Fue interrogada y salió libre mientras siguen las investigaciones.




Comment Box is loading comments...