Internacional

Aún por cumplirse, los derechos sexuales de las personas migrantes

Los matrimonios forzados, abusos sexuales y violencia de género, algunas de las vulneraciones


* “Los matrimonios forzados con menores, los abusos sexuales y la violencia de género, los embarazos no deseados, la desigualdad en las relaciones y la discriminación por orientación sexual o identidad de género son algunas de las vulneraciones de dere

Redacción

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, 20 diciembre 2016.- Con motivo del Día Internacional de las Personas Migrantes, el pasado 18 de diciembre, la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) pone de manifiesto el incumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos de esta población a pesar de estar reconocidos como derechos humanos.
“Los matrimonios forzados con menores, los abusos sexuales y la violencia de género, los embarazos no deseados, la desigualdad en las relaciones y la discriminación por orientación sexual o identidad de género son algunas de las vulneraciones de derechos sexuales y reproductivos que se producen en esta población”, afirma Julia Pérez, directora de UNAF.
Los derechos sexuales y reproductivos protegen los derechos de todas las personas para ejercer y expresar su sexualidad, un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida y que abarca el sexo, las identidades y roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción.
Sin embargo, las personas migrantes a menudo ven vulnerados estos derechos, bien por la prohibición de expresar libremente su sexualidad dentro de sus comunidades de origen, bien por la falta de información y educación en sexualidad, o bien por el establecimiento de relaciones de discriminación o violencia.
Una de las vulneraciones más graves es la mutilación genital femenina, una práctica tradicional que afecta a 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo y que supone una grave violación de los derechos humanos y una forma extrema de violencia de género. “Una realidad a la que no podemos ser ajenos porque muchas de las personas migrantes en nuestro país proceden de etnias y comunidades donde se realiza esta práctica y, por tanto, muchas mujeres la han sufrido y muchas niñas – 17.000 según las últimas estimaciones – están en riesgo de sufrirla“.
En línea con su objetivo de promover los derechos y el bienestar de las familias, UNAF se ha implicado también en los derechos y bienestar de estas familias migrantes y desarrolla dos programas de sensibilización: uno para promover la salud sexual y otro para prevenir la mutilación genital femenina, ambos apoyados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social a través del Fondo de Asilo, Migración e Integración.
En ellos, UNAF ofrece talleres gratuitos para la población migrante con los que se impulsa el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. “La educación en salud sexual es fundamental para combatir estereotipos y tabúes, prevenir infecciones de transmisión sexual o VIH-sida, evitar conductas de riesgo y promover relaciones igualitarias, sanas y libres de discriminación y violencia”.
Al mismo tiempo, realiza cursos para profesionales donde se abordan las claves culturales a tener en cuenta para aproximarse a esta población y que la sensibilización sea efectiva, haciendo hincapié en el enfoque de derechos humanos, de salud y de género.
No obstante, Julia Pérez reclama que además de incidir en la educación, es necesario que se refuercen instrumentos como el asilo para proteger los derechos sexuales de las personas migrantes y atender determinadas situaciones de vulnerabilidad, como la mutilación genital femenina y la persecución por orientación sexual o identidad de género. Según datos de ACNUR, el 71% de las mujeres solicitantes de asilo en la UE procedentes de países donde se practica la mutilación están afectadas por ella. Y en España se registraron 14.881 solicitudes por motivos de género en 2015, según CEAR, “pero no se están concediendo”.



Comment Box is loading comments...