Congreso

“Temas ambientales deben de ser política de Estado”: Julia Carabias

Julia Carabias Lillo, sexta mujer que recibe Medalla “Belisario Domínguez”


* Se le entregó por su compromiso con las causas ambientales y su labor en divulgación científica

Alicia Mendoza

SemMéxico, Cd. de México, 6 diciembre 2017. Hoy, la bióloga, ambientalista y académica de la UNAM Julia Carabias Lillo se convirtió en la sexta mujer en recibir la Medalla de Honor “Belisario Domínguez”, que entrega el Senado de la República, por ser referente en la lucha por la sustentabilidad ambiental del desarrollo, “por sus aportaciones en defensa de la ecología, por su compromiso con las causas ambientales del país y por su labor en divulgación científica”.

En la Antigua sede del Senado, Casona de Xicoténcatl, en Sesión Solemne, Julia Carabias fue galardonada con el máximo reconocimiento que hace la Cámara alta a las mexicanas y a los mexicanos que hacen aportaciones relevantes en favor del país, en presencia de Enrique Peña Nieto, presidente de la República; del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ministro Luis María Aguilar Morales, y de los presidentes de ambas cámaras, diputado Jorge Carlos Ramírez Marín, y el senador Ernesto Cordero Arroyo.

La doctora Julia Carabias afirmó que los “temas ambientales deben de ser una política de Estado. Tenemos un compromiso con los jóvenes y con las futuras generaciones”.

Destacó que el país debe “modificar el rumbo para detener el deterioro y entregar mejores cuentas, consumos responsables, sistemas productivos, con criterios ambientales, un código de ética de respeto a la naturaleza, incorporación de la biodiversidad en todas las políticas públicas de manera transversal, fortalecimiento de capacidades, participación social, transparencia, rendición de cuentas, en todos estos temas y otros más, debemos seguir trabajando”.

“Aunque hoy esta Medalla de Honor está recayendo sobre mi persona, la considero un reconocimiento a la vital importancia de la naturaleza y un medio ambiente sano que tiene en la construcción del país justo, equitativo, con bienestar social, principios por los que Belisario Domínguez, ejemplar y heroicamente, entregó su vida en 1913”.

También repasó el largo camino que ha recorrido durante más de cuatro décadas en el estudio de la evidencia científica sobre “el deterioro que provoca el crecimiento económico sin criterios ambientales”, y se pronunció para que las políticas públicas no sigan fragmentadas, sectorial y temáticamente, y atiendan los problemas nacionales con una visión integral, territorial e interdisciplinaria, que respondan a los retos globales ambientales y sociales del siglo XXI.

Recordó que en el Senado está pendiente de dictaminación una iniciativa sobre la Ley General de Biodiversidad, con la cual, dijo, se reforzarían los temas del “manejo de la vida silvestre, la restauración, el ecoturismo, el manejo forestal sustentable, el ordenamiento territorial que permitan conciliar, en estas regiones, el desarrollo con la conservación”.

Insistió que las instituciones y los tres órdenes de gobierno “requieren mecanismos de coordinación con transparencia y rendición de cuentas, así como la apertura de espacios para la participación de la sociedad. Las áreas naturales protegidas son los espacios que la nación decidió destinar a la conservación de los ecosistemas naturales por la importancia por su biodiversidad y de los servicios ambientales que proveen”.

Señaló la necesidad de consolidar y fortalecer a la institución responsable de esas tareas, “la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, incrementando sus recursos económicos y humanos, respaldándola en su difícil trabajo cotidiano”.

Además, Julia Carabias al afirmar que “sí hay definitivamente alternativas a la crisis ambiental que vivimos”, sostuvo que “la actual ruta del desarrollo sustentable nos está llevando a un callejón sin salida, y nos confronta con dos problemas éticos: estamos limitando las opciones de las generaciones futuras, y estamos alterando las condiciones de vida del resto de los seres vivos, y quizás, el curso de la evolución”.

Debido a que “algunas regiones de mayor pobreza del país coinciden con las de alta diversidad biológica, “el incremento poblacional sigue siendo vertiginoso, y el resultado ha sido un círculo vicioso de pobreza y deterioro ambiental”, explicó.

Por lo que indicó “se requiere reforzar las políticas poblacionales para que las mujeres con educación, acceso a la información, a los servicios de salud reproductiva puedan tomar una decisión libre, informada y responsable sobre su maternidad. Necesitamos políticas que abran oportunidades de educación, empleo, sobre todo para las jóvenes”.

“El respeto a los derechos humanos incluidos los de las generaciones futuras, el reconocimiento del valor intrínseco de la naturaleza y el principio precautorio, son elementos que nos permitirán construir una nueva cultura y una nueva de desarrollo en nuestro siglo. De eso se trata el desarrollo sustentable, y para lograrlo se requieren cambios muy sustantivos”, dijo Julia Carabias.

Mientras que afuera de la Casona de Xicoténcatl, cientos de personas y organizaciones realizaban una manifestación en contra de la Ley de Seguridad interior, Julia Carabias se pronunció sobre este tema y solicitó “abrir un debate profundo, incluyente que permita encontrar una salida que reconozca la labor realizada por las fuerzas armadas, intente reconstruir la seguridad y revertir el espiral de la violencia, y al mismo tiempo, impulse alternativas en la procuración civil de justicia para fortalecer la democracia, la seguridad pública, el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos, todo ello en consonancia con nuestra Constitución”.

A nombre del Senado de la República, el senador Zoé Robledo Aburto, destacó la labor de la científica, ambientalista, ex secretaria de Estado y académica “Julia, la primera persona con la que la Medalla Belisario Domínguez, y en ese sentido el Estado mexicano reconoce toda la ciencia, toda la virtud, toda la eminencia que tienen aquellos que entregan su vida a la defensa del patrimonio natural de México”.

Después de rememorar la lucha de la también política ecologista y primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz, Wangari Maathai, subrayó el trabajo de Julia Carabias como parte de esta lucha histórica por la sustentabilidad ambiental del desarrollo en el mundo.

Mencionó que “Julia Carabias, como otras grandes mujeres mexicanas, fue la primera o una de las primeras en algo, la primer galardonada con el Premio Campeones de la Tierra de la ONU, junto con Sheila Watt-Cloutier en 2005, galardón que años después ganarían Al Gore y Mijail Gorbachov. La segunda mujer en ganar el Premio Internacional Cosmos y quizá la única que donó los 3.8 millones de pesos del premio para la construcción del Centro Latinoamericano de Capacitación para la Biodiversidad en la Selva Lacandona”.

“La tercer mujer en ganar el Premio Getty en el año 2001, que otorga el Fondo Mundial para la Naturaleza, lo que muchos consideran el Nobel de Conservación. La cuarta secretaria de estado en la historia de México”, expuso el senador.

Así, Julia Carabias es la sexta mujer en recibir la Medalla Belisario Domínguez, después de que hace 21 años la obtuviera la política Griselda Álvarez Ponce de León, quien fue la primera mujer electa gobernadora de un estado de la República, Colima.

En 1954, en su primera edición, la medalla fue entregada a la maestra Rosaura Zapata Cano; en 1963, a la impresora revolucionaria María Hernández Zarco; en 1969, a María Cámara Vales, viuda de Pino Suárez, quien la recibió “en honor a las labores realizadas por Pino Suárez”; en 1985 la presea fue otorgada a la ex senadora María Lavalle Urbina; y en 1996, a la política Griselda Álvarez.

SEM/am/lr


Comment Box is loading comments...