Mujeres de Tlalpan, reales y violentadas, sin gobierno

Palabra de Antígona


* De qué habla cuando habla de género Claudia Sheinbaum

Sara Lovera

SemMéxico. Cd. de México. 4 de diciembre de 2017.- Igual que para la presidencia de la República, en la Ciudad de México con su nuevo estatuto, ya estamos en pleno proceso electoral. Con candidaturas por todos lados, pero nada precisas, excepto una, la de Claudia Sheinbaum, ungida por el líder de MORENA.

Como en la Federación, es MORENA, el partido y su líder, quienes llevan ventaja, no digo electoral, ni de encuestas, sino que están haciendo campaña con mucha anticipación. No sé si es legal o no, pero así es.

Esta anticipación no será determinante a la hora de las urnas. Como nunca antes veremos mujeres en todas las listas, distritos, municipios, las futuras alcaldías en la capital del país y una enorme tarea, en una ciudad que desde 2005 vivía ya el feminicidio, mismo que tuvimos que estudiar junto a las feministas Marcela Lagarde y Josefina Chávez, en las catacumbas, buscando información, sólo lograda en el Servicio Médico Forense, porque decía entonces Andrés Manuel López Obrador, jefe de gobierno en la Ciudad de México, que no había feminicidio, como todos los gobernadores que se sienten ofendidos. No olvidarlo es tarea de las y los periodistas.

Muy pronto supimos que en esta la ciudad, la más democrática del país, donde seguirá un gobierno progresista y no caben los gobiernos conservadores, por desgracia, hay violencia contra las mujeres y mujeres asesinadas, en casa, en el hogar, por el machismo y en la calles.

Todo ello viene a cuento porque mañana 5 de diciembre la delegada en Tlalpan, Claudia Sheinbaum, solicitará licencia para buscar la Jefatura de Gobierno por Morena en 2018, luego de rendir su segundo informe anual de actividades. Se quedará el resto de su gabinete para terminar la encomienda que se propusieron al principio de su administración que comprende 100 acciones basadas en 10 ejes de gobierno, de las cuales llevan un 95 por ciento de avance, dijo.

En tanto, en la delegación que deja la ungida por MORENA, la Red de Mujeres contra la Violencia hacia las Mujeres de los Pueblos de Tlalpan, dicen otra cosa, según un amplio reportaje que hoy publica SemMéxico.

Señalan que esa delegación enfrenta graves problemas, que ya están colapsando.

Están muy preocupadas por los niveles de injusticia y violencia cotidiana, con violaciones y maltrato a las mujeres; donde crece la delincuencia, y que no tuvieron respuesta de las autoridades para atender, entre otras cosas el narcomenudeo, la falta de transporte, escasez de agua, falta de drenaje, mala atención médica, inundaciones, las zonas insalubres, el mantenimiento de obras públicas, etc.

Y describen su entorno urbano: “En el pueblo hay muchos problemas: socavones, falta de asfalto y muchos peligros para las mujeres, pero nos hemos convertido en ‘cuchillito de palo’”, le dijo a la reportera Gloria Analco, María Inés Romero Avilés, del Pedregal de Santa Úrsula Xitla, uno de los pueblos de esa delegación.

Es Tlalpan la delegación con la mayor superficie de la capital, con 310 kilómetros cuadrados, una población superior a los 600 mil habitantes, dividida en cinco zonas y las áreas urbanizadas representan sólo alrededor del 15 por ciento, el resto pertenece a áreas de conservación o tierras comunales ejidales, lo cual ha dado pretexto a las autoridades para no invertir en infraestructura urbanística.

Rosa María Rodríguez, de la colonia Pedregal de San Nicolás, perteneciente a la Primera Sección, es promotora de la Coordinación Territorial, y ella está ahora más dedicada a atender a grupos de mujeres que padecen violencia. Y dice que nunca atiende la policía, no obstante “los numerosos asaltos, muertes, violaciones, secuestros, narcomenudeo y la existencia de bandas que pululan en esa zona”.

También ahí se ha presentado el monopolio de algunos comerciantes que han ocupado amplios espacios, obstruyendo las vías públicas, sin que se sienta la mano de la autoridad. “Por el momento, hay promesas de que intervendrá, pero nada concreto se ha producido”.

Son las mujeres, las vecinas, son ellas las que cuentan cómo se ha gobernado en Tlalpan, para que se tome en cuenta a la hora de votar en 2018. Necesariamente.

Aseguran que: “Los casos más graves son del abuso sexual a menores de edad, que aunque no son los más numerosos, se les da cobertura por parte de la Delegación, se les mide su grado de vulnerabilidad, y también vemos casos de adultas mayores que son amenazadas por hijos y maridos que las despojan de sus bienes, y entonces se echa mano del Instituto de Atención al Adulto (IAAM)”.

Y siguen los testimonios como el de Selene Esquivel, quien trabaja en tres pueblos de Tlalpan -Chimalcoyotl, San Pedro Mártir y San Andrés Totoltepec-, y contó cómo detecta puntos rojos de violencia contra las mujeres, en veredas que por su conformación facilitan el delito y donde no hay pavimentación, luminarias o transporte, por lo que se sabe que ahí se ejecutan las violaciones.

En San Andrés no hay drenaje, sino fosa séptica, y padecen inundaciones con pestilencia por la falta de mantenimiento, especialmente en un puente subterráneo que fue construido hace más de 30 años, donde se filtra mucha agua y la gente tiene que atravesarlo con todos los riesgos que eso implica.

La flamante precandidata de MORENA, dijo que su administración se construyó con un proyecto que lleva como eje, la honestidad, igualdad e inclusión, el respeto a los derechos humanos y la responsabilidad con toda la ciudadanía y está convencida del rescate que se realizó en la delegación.

En el punto siete de su informe destacaron los programas a favor de las mujeres en Tlalpan. “Creemos en un gobierno local con perspectiva de género, que debe impulsar la equidad, la autonomía física, económica y política de las mujeres, así como la eliminación de la violencia de género”.

Una afirmación verdaderamente contrastante con lo que dicen las mujeres, esas reales, las que van a votar el próximo año. La casi ex delegada de Tlalpan no es muy diferente a la mayoría de las personas en el poder, menos en la época de campaña.

Según las mujeres que habitan en esta delegación, en Tlalpan hay 39 Centros de Desarrollo Integral Comunitario (CEDIC), donde realizan capacitaciones gratuitas principalmente a mujeres. Es la tendencia de todas las visiones patriarcales. Lo comunitario y las despensas; el apoyo a las familias que profundiza, con frecuencia la pobreza. Y las cuentas, igualito que los antiguos rituales del Presidente de la República en la Cámara de Diputados: con puras cuentas. Dijo la delegada que además de brindar servicios culturales, se atendieron a 22 mil 477 personas, el 80 por ciento de ellas fueron mujeres. ¿Y eso es género? No informó nada sobre el tema de la violencia, ni de otros asuntos centrales, como los socavones, las zonas rurales que ofrecen espacios a los delincuentes, pero sí hizo cuentas y más cuentas: se promovieron 3 mil, 366 mastografías en coordinación con FUCAM, así como la difusión en salud reproductiva y el derecho a la interrupción legal del embarazo.

Esperemos su discurso electoral. Y veremos.

Comment Box is loading comments...