Mujeres

Las acusan del “delito de entregar propaganda sin permiso”

Reprimen y detienen ilegalmente a familiares de mujeres asesinadas y feministas en Chimalhuacán, Edomex


* Preparan la marcha por el 25 de Noviembre en este municipio

Redacción

SemMéxico, Cd. de México, 13 noviembre 2017. Familiares de mujeres asesinadas en Estado de México y feministas fueron reprimidas, intimidadas y detenidas ilegal y arbitrariamente por elementos policiacos del municipio de Chimalhuacán, Estado de México.

Este sábado, ocho integrantes de diversas colectivas feministas y mujeres familiares de víctimas de feminicidio realizaban la difusión e invitación a la marcha metropolitana que se llevará a cabo en este municipio, el próximo 25 de Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cuando fueron intimidadas, interrogadas, fotografiadas e, incluso, algunas privadas ilegalmente de su libertad, por 15 minutos, por personal de la policía del municipio.

Las feministas denunciaron que los elementos de la policía, quienes cargaban armas de fuego, les imputaron un delito inexistente en el marco normativo local y nacional, “no contar con un permiso para repartir propaganda en la vía pública, por lo cual era un delito lo que estábamos haciendo”.

De acuerdo con el testimonio de las feministas, en días anteriores la luchadora social Irinea Buendía Cortés, había entregado en las oficinas del Municipio “el oficio” con el que informaba a las autoridades locales de las acciones de difusión de la marcha por el 25 de Noviembre.

La libertad libertad de expresión, manifestación y difusión de ideas es un derecho en este país, por lo que la policía al impedir y hacer detenciones de personas por repartir volantes podría calificarse “de inconstitucional por hacer una restricción que no corresponde ni a la Constitución federal ni a los tratados internacionales en materia de libertad de expresión”, según fuentes en derechos humanos consultadas.

“Lo que sucede en el Estado de México es un estado de excepción a esas expresiones de manifestaciones o difusión de ideas. La detención de alguien por el sólo hecho de manifestarse es absolutamente violatorio de derechos humanos, porque no es un delito manifestarse, en el Código Penal local no existe ese delito”, explicó el abogado Alejandro Martínez del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria.

Por estos hechos intimidatorios, las feministas responsabilizan tanto a la presidenta municipal de Chimalhuacán, Rosalba Pineda Ramírez, como a la policía municipal de lo que pudiera pasarle a todas las mujeres que fueron reprimidas y detenidas.

Destacaron que para algunas mujeres, madres de mujeres asesinadas, era su primera vez que hacían brigadeo, por lo que decidieron denunciar públicamente estos actos de violencia gubernamental y violación de derechos humanos de personas víctimas de feminicidio.


Los hechos

De acuerdo con el testimonio de las integrantes de una de las organizaciones, quienes piden el anonimato por motivos de seguridad, por la mañana del sábado cuando se organizaban para iniciar la jornada de difusión, en el kiosco frente a la cabecera municipal de Chimalhuacán, dos hombres, quienes se identificaron como parte de “gobernación del municipio” las intimidaron, interrogaron y les tomaron fotografías.

Estas personas se identificaron con los nombres de “Oscar Reyes Jiménez y Félix Romero”, quienes se “acercaron de forma intimidatoria para tomar fotos de lo que estábamos realizando y preguntaron sobre la movilización y el porqué de la convocatoria; ante lo cual les comentamos que la información estaba en el volante que ya tenían y que no había otra información que quisiéramos comentarles.

Después comentaron que la única razón por la que se habían acercado era para tener conocimiento de esto y poder resguardar la movilización ese día, y se retiraron”, relatan.

Más tarde, cuando las integrantes de la colectiva regresaban a la cabecera municipal de entregar volantes para invitar a la marcha a habitantes del municipio, alrededor de seis policías municipales uniformados detuvieron a una integrante de la brigada por “repartir propaganda, sin permiso”.

Así lo narran: “A la 1:15pm, a una cuadra de la cabecera municipal de Chimalhuacán en la calle Venustiano Carranza, alrededor de seis policías municipales uniformados se acercaron a una de nuestras compañeras de la brigada y le solicitaron mostrar la propaganda que estaba repartiendo. La compañera le entregó un volante y una de las policías le dijo que se la llevaría detenida y que la subiría a la patrulla. La compañera se negó y preguntó a dónde pretendían llevarla. La policía le respondió que la llevarían a la cabecera municipal. Nuestra compañera les dijo que ella caminaría y que no se subiría a la patrulla”.

“En ese momento, otra compañera de la brigada quien realizaba trabajo de monitoreo de derechos humanos se acercó e inmediatamente personal policial les dijo a ambas que tenían que ir con ellos”.

Al ser detenidas, fueron ingresadas a las instalaciones del Palacio Municipal, pero no ante un juez, sino a un cuarto donde había armas de fuego, en ese lugar, detallaron las dos mujeres detenidas, “cargaban armas y la policía solicitaba armas para salir a sus rondas”.

Dentro de este cuarto, los policías les informaron que “esperarían instrucciones de sus superiores”, y continuaron con los actos de intimidación con interrogatorios, “sobre la razón por la cual estábamos haciendo el volanteo”, y dijeron “que nosotras sólo veníamos a alborotar a las mujeres y a la gente, y que no contábamos con algún permiso para difundir dicha actividad por lo cual era un delito lo que estábamos haciendo”.

Posteriormente, refieren, “se presentó un capitán, el cual no se identificó, y les cuestionó a nuestras compañeras la razón por la cual difundíamos esta información que inquietaba a la gente, si en ese municipio no pasaba nada, que el movimiento dice que todo es feminicidio, si una mujer tiene un accidente es feminicidio”.

“Acto seguido señala a una de ellas y le dice -por ejemplo usted si tuviera un accidente, no estoy diciendo que sucederá, ¿ustedes lo considerarían feminicidio?-”, narran; pasados 15 minutos ambas mujeres fueron liberadas.

Además, señalan que después de detener a las dos integrantes de la brigada, otros policías más persiguieron, intimidaron e intentaron detener al resto de las brigadistas, “exactamente con el mismo discurso sobre que estábamos cometiendo un delito al dar volantes convocando a la marcha”.

En entrevista, cuentan que fueron alrededor de 20 elementos policiacos y tres camionetas patrullas, las que llegaron al lugar para intentar detenerlas, pero ellas se defendieron y se negaron a ser detenidas, “nos hicieron comentarios intimidatorios como: -tenemos fotos de todas ustedes-, -necesitamos que nos acompañen a la cabecera municipal-“.

Las feministas indican que en ese momento recibieron el apoyo de personas que transitaban y locatarios de la calle Ignacio Zaragoza, lo que ayudó a que no fuesen detenidas ilegalmente.

A través de redes sociales, las activistas denunciaron la represión que estaban sufriendo por parte de la policía municipal y publicaron, videos y fotografías de las patrullas, cuyos números son 550, 551 y 552.

Finalmente, afirman que “a pesar de lo sucedido seguiremos en la tarea informativa tanto las convocantes a la marcha como las organizaciones y colectivas que se han unido a organizar, fortalecer y llevar a cabo esta movilización a nivel regional y nacional”, ya que la marcha metropolitana por el 25 de Noviembre, se llevará a cabo del Palacio Municipal a la Plaza Chimalhuacán.

El Centro Fray Francisco de Vitoria ha conocido varias quejas sobre intimidación policiaca en el Estado de México, en meses recientes, “es una situación generalizada, el hecho de solicitar presuntas autorizaciones para hacer difusión, y con cualquier pretexto detener a las personas por manifestarse o para impedir que haga difusión de cualquier idea o evento, es un problema estructural”.

SEM/am/lr


   #Mujeres   #feminismo
Comment Box is loading comments...