Redes

30 Años. Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe 1987

Me emociono como la chavita que era en 1987 cuando junto con mis tres mejores amigas nos convertimos en reporteras de la revista Fem


* A las cuatro fantásticas: Isabel Barranco, Josefina Hernández Téllez, María Isabel Inclán Perea y yo, Elvira

Redacción

SemMéxico/El Independiente de Hidalgo, 13 noviembre 2017.- “Hemos desarrollado una lógica amorosa, –todas nos queremos, todas somos iguales– que no nos permite aceptar el conflicto, las diferencias entre nosotras, la disparidad entre las mujeres. Para demostrar ese entretejido resulta necesario acabar con esa lógica amorosa y pasar a una relación de necesidad. Las mujeres nos necesitamos para afirmar nuestro sexo, para tener fuerza.

Asumiendo la lógica de la necesidad, reconocemos nuestras diferencias y nos damos apoyo, fuerza y autoridad. En otras palabras, si reconocemos que otra mujer tiene algo que nosotras no tenemos –mayor capacidad organizativa, mayor desarrollo intelectual, mayor habilidad para ciertos trabajos– entonces le damos nuestra confianza, la valorizamos y la investimos de cierta autoridad. Porque en su fuerza encontramos nuestra fuerza y nos valorizamos como mujeres. ¡La fuerza de una mujer es la fuerza de las mujeres!”

Leo y comparto el fragmento de un texto maravilloso titulado “Del amor a la necesidad”, presentado hace 30 años en Taxco, Guerrero. Ese documento surgió del taller denominado “Política feminista” y nos marcó para siempre, rompió mitos, nos sacudió para comprender el compromiso adquirido cuando te haces llamar feminista. Y me emociono como la chavita que era en 1987 cuando junto con mis tres mejores amigas nos convertimos en reporteras de la revista Fem para cubrir el cuarto Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe.

Evoco con tanta facilidad esa época. El primer día nos reunimos en Paseo de la Reforma para tomar los autobuses que nos llevarían a la región de la plata. En el trayecto, fuimos entrevistando a tantas mujeres que nos confirmaban la fuerza del feminismo en América Latina.

Ahí estaban las brasileñas y sus playeras que reivindicaban a las brujas. Las nicaragüenses y su guerrilla que les permitió tener conciencia de su propia condición de mujeres. Las chilenas que evocaban los nudos de la sabiduría feminista, obra de su maestra recién fallecida en ese tiempo, Julieta Kirkwood. Y juntito a mí Giaconda Belli leyó un poema. Graciela Hierro y Elena Urrutia compartían su historia feminista. Olga Bustos me pidió ayudarle a repartir volantes que explicaban los estereotipos femeninos en los medios de comunicación. Sara Lovera nos impactaba: “Chavas, hagan un boletín con estos datos: mil 500 feministas invaden Taxco”. La plenaria del último día Lucero González creyó que las feministas somos minoría, pero todas las mujeres reunidas en Taxco le gritaron a una sola voz: “Todas somos feministas”. Martha Lamas junto con otras mujeres inolvidables redactaron: “Del amor a la necesidad”, y ahora que lo leo me convence más que nunca. Las mujeres nos necesitamos para darnos fuerza, no siempre podemos querernos, ni ser iguales, ni coincidir en todo, pero nos necesitamos. A veces creo que todavía no aprendemos esa lección. Hay que releernos, autoanalizarnos, necesitarnos para avanzar.

SEM/lr


   #feminismo   #Mujeres   #women
Comment Box is loading comments...