Internacional

Es hora de luchar contra avalancha mundial de misoginia: ONU

Las artes, la educación, la ciencia y la cultura son claves para la emancipación de las mujeres


* El fundamentalismo y el extremismo dan lugar a abusos generalizados: Karima Bennoune

Redacción

SemMéxico, Cd. de México, 27 octubre 2017.- El mundo debe luchar contra una creciente amenaza a los derechos de las mujeres impulsada por el fundamentalismo y el extremismo, dijo una experta en derechos humanos de la ONU a la Asamblea General en Nueva York.

La separación de la religión y el Estado, pero también la garantía de la libertad de expresión cultural de las niñas y las mujeres, su educación y su emancipación son claves para luchar contra fundamentalismo y el extremismo, dijo.

“El fundamentalismo y el extremismo están dando lugar a abusos generalizados contra los derechos culturales de las mujeres”, señaló Karima Bennoune, Relatora Especial en el campo de los Derechos Culturales.

La experta presentó en la sede de la ONU un informe sobre Derechos Culturales, y preguntó a la audiencia: “¿Qué mundo heredarán sus hijas?”, a lo cual respondió:

“Esta es una llamada de atención para nuestros tiempos. Nos enfrentamos a una avalancha global multidireccional de misoginia, motivada por diversas ideologías fundamentalistas y extremistas. Por el bien de todas las hijas de todo el mundo, unámonos y adoptemos una postura inequívoca a favor de los derechos culturales de la mujer, para revertir esta tendencia preocupante.”

La Relatora Especial pidió que se ponga fin de inmediato a prácticas discriminatorias como la prohibición de la expresión artística de las mujeres, la identificación extremista de eventos culturales asociados a mujeres y niñas, la imposición de códigos de vestimenta “modestos” y la restricción de la igualdad de participación de las mujeres y asuntos culturales.

La Relatora Especial dijo que le preocupaban en particular que los fundamentalistas y los extremistas se centrarán en la educación en un esfuerzo por imponer su visión del mundo.

Basándose en su anterior informe sobre diversas formas de fundamentalismo y extremismo que constituyen amenazas para los derechos culturales, la Relatora Especial explica sus graves repercusiones en los derechos culturales de las mujeres.

Hizo hincapié en que una respuesta al fundamentalismo y el extremismo basada en los derechos humanos debe tener plenamente en cuenta las cuestiones de género, centrándose en los derechos culturales y la igualdad de la mujer y defendiendo la universalidad.

Los derechos humanos de las mujeres, incluidos los derechos culturales, son un factor decisivo en la lucha contra el fundamentalismo y el extremismo, que tienen en su núcleo la desigualdad y el rechazo de los derechos humanos y deben enfrentarse a un enérgico desafío internacional basado en los derechos humanos.

“Estas ideologías buscan revertir los avances logrados para asegurar la igualdad de las mujeres, pretenden bloquear nuevos avances y tratar de penalizar y estigmatizar a las defensoras de los derechos humanos que promueven esfuerzos tan críticos. Dan lugar a una reacción en contra de los derechos de las mujeres y de quienes los defienden”, señaló.

“Diversos fundamentalistas religiosos han tratado de castigar la expresión cultural incompatible con sus interpretaciones de la religión a través de leyes de blasfemia, leyes familiares discriminatorias de género, campañas de hostigamiento, abusos contra los derechos humanos y violencia absoluta”.

“Los extremistas a menudo acosan y atacan a las mujeres que son miembros de grupos minoritarios, o que son inmigrantes o son lesbianas, bisexuales o transgénero, ya que buscan disfrutar de sus derechos culturales iguales. A menudo están motivados por los mitos de una nación homogénea, los reclamos de superioridad o pureza cultural o étnica o racial, y el ultranacionalismo populista”.

“Las artes, la educación, la ciencia y la cultura se encuentran entre las mejores formas de luchar contra el fundamentalismo y el extremismo y apoyar los derechos de las mujeres. Estos no son lujos, pero son fundamentales para crear alternativas y proteger a los jóvenes de cualquier forma de radicalización”, concluyó.

SEM/ga/lr


Comment Box is loading comments...