Internacional

Portugal: El juez Neto de Moura justifica violencia machista

El magistrado de Oporto suspende las condenas de los maltratadores


* Desprecia la normativa, la jurisprudencia y la legislación europea en la materia: Gloria Poyatos

Redacción

Nadia Martín García,
SemMéxico/AmecoPress, Madrid, 26 octubre 2017.- La Audiencia Provincial de Oporto emitió el 11 de octubre una resolución que ha salido esta semana a la luz, en la que el juez a cargo de un caso de violencia de género, Joaquim Neto de Moura, suspendió las condenas a dos maltratadores citando a la Biblia y a un Código Penal del siglo XIX. Además, indica que el adulterio de una mujer puede justificar la violencia machista.

De esta manera, el juez justifica la violencia de género cuando la mujer es infiel. "El adulterio de la mujer es un gravísimo atentado al honor y la dignidad del hombre. Existen sociedades en las que la mujer adúltera es lapidada hasta la muerte. En la Biblia, podemos leer que la mujer adúltera debe ser castigada con la muerte", indica el magistrado.

El fallo judicial, que deja las penas de los maltratadores en suspenso, pertenece a un caso de 2015 en el que una mujer fue raptada y agredida brutalmente por su ex amante y su ex marido.

Gloria Poyatos, Magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y presidenta de la Asociación Española de Mujeres Juezas, afirma a AmecoPress: “Este juez ha despreciado literalmente la normativa, la jurisprudencia y la legislación europea en la materia. Además, se ha dirigido a otras civilizaciones que son degradadas en derechos humanos, que no parten de un principio de igualdad de las personas para justificar una resolución que, espero, sea revocada y anulada de inmediato”.

“Es un retroceso enorme. Es una discriminación institucional. La propia sentencia discrimina y perpetúa las desigualdades que existen entre hombres y mujeres”, afirmó.

A la pregunta de cómo es posible que un juez que haga estas declaraciones siga en su cargo, afirma: “las resoluciones tienen derecho a recurso, entonces por parte del Consejo General del Poder Judicial se ha hecho una observación a partir de una cuestión de estereotipos en la justicia. Todavía imperan brechas de género en todos los ámbitos. El Consejo General del Poder Judicial, tiene competencia en formación de juezas y jueces y no da una formación para franquear los estereotipos y roles sexistas. Yo creo que el problema es de quien tiene que formarlos y no los forma para que franqueen la estereotipia y los prejuicios de género”, expone.

Así, cita los artículos 5 a y 2 b de la CEDAW (Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Contra la Mujer), en los que se recoge lo siguiente: "los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres”, y: “los Estados Partes condenan la discriminación contra la mujer en todas sus formas, convienen en seguir, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer y, con tal objeto, se comprometen a adoptar medidas adecuadas, legislativas y de otro carácter, con las sanciones correspondientes, que prohíban toda discriminación contra la mujer”.

Gloria concluye recordando el caso que sucedió en Vitoria, en el que una jueza, en el seno de un procedimiento judicial, preguntó a una mujer, víctima de dos agresiones sexuales por parte de su expareja, si había cerrado bien las piernas. “Frente a esto se abrió un procedimiento disciplinario en España y se registró. Si esto pasara en Canadá, ya no estaría en su puesto. En ese país, ante una pregunta de este tipo, se verían obligados a dimitir”.

Como afirma la magistrada en su artículo ¿Cerró bien las piernas?, hay dos formas de impartir justicia: hacerlo de manera formal y mecánica, y hacerlo con equidad y perspectiva de género. La primera perpetúa las sistémicas asimetrías sociales entre sexos, la segunda, en cambio, camina hacia una sociedad igualitaria. Una Justicia sin perspectiva de género, no es Justicia, es otra cosa.

SEM/nm/lr

Comment Box is loading comments...