Claudia Pavlovich aplasta la cabeza de la corrupción


* Contra la corrupción.

Natalia Vidales

SemMéxico, 7 diciembre 2016.- Tras anunciar la reducción unilateral por parte del ISSSTESON a cerca de 300 pensionados con montos entre los 100 mil y los 150 mil pesos mensuales, la gobernadora Claudia Pavlovich dijo que desconocía cual había sido el proceso jurídico que se siguió para asignar pensiones tan altas. Pero le bastaba haberle pedido al exgobernador Armando López Nogales la explicación del asunto, porque fue en su administración cuando se generó este problema.
Recordemos que el entonces mandatario aprovechó la buena fe de la ley del ISSSTESON, que permitía que no solo aquellos trabajadores que hubiesen cumplido con los años requeridos para jubilarse, lo hicieran. Se admitía también que a propuesta del gobernador, se pudiera otorgar una pensión vitalicia a quienes, aun sin estar en la nómina o lo hubiesen estado un tiempo insuficiente para acceder al retiro, se les concediese por haber prestado o realizado alguna acción trascendente para Sonora.
Y se aprovechó esa ocasión (aun sin justificarse plenamente la especie), para que ciertos allegados al mandatario obtuvieran ese beneficio. Posteriormente y para evitar ese abuso se reformó la ley exigiéndose en el futuro los requisitos meritorios de cada caso.
Por si fuera poco, algunos de esos amigos de López Nogales -los que no alcanzaban pensión por falta de años laborados- no conformes con la dádiva asignada por el ISSSTESON, de 30 mil pesos mensuales, interpusieron demandas ante el Tribunal de lo Contencioso y Administrativo, para que dicha cantidad se nivelara con el monto del ingreso que recibían al momento de “retirarse”.
Dicho Tribunal (pese a ser una apéndice del gobierno del Estado en aquellos turnos del PRI) desechó esas demandas. Seguramente los magistrados, con un prurito de pudor al enterarse de la “movida” legal para beneficiarse todavía más, no se prestaron a este nuevo ardid; pero finalmente el Poder Judicial Federal les concedió el amparo para que la pensión se fijara conforme lo pedían los demandantes, sin atender -porque no formaban parte de la Litis- la circunstancia original de la pensión. Cuando Bours sucede a López Nogales en el gobierno le toca, ni modo y de mal modo, cumplir con los pagos alzados al grupo de los lópeznogalistas.
Posteriormente, Guillermo Padrés Elías, en el 2009, se intenta revertir la anterior y costosa situación para el ISSSTESON, pero no fue posible: los pensionados reclamaron la continuación del cumplimiento de la ejecutoria que los beneficiaba y se le advirtió al gobernador (como autoridad responsable), de penalizarlo por desacato si tocaba las pensiones de los quejosos.
Pero llega la gobernadora Claudia Pavlovich y de un plumazo ordena un tope máximo de 75 mil pesos para ese grupo de pensionados…y de otros que lograron la canonjía mediante diversas maquinaciones legales, como la llamada nivelación y actualización de salarios y otras más, al amparo del “gobierno de cuates”, como definió Denise Dresser a la clase política hace unos días aquí en Sonora. Y todos los cuales están pasando ahora por el rasero de la gobernadora.
Dice el dicho que para que la cuña apriete deber ser del mismo palo; es decir que una mandataria emanada del PRI les pusiera un “hasta aquí” a sus correligionarios del partido: tal vez por eso algunos de los “afectados” han manifestado que no impugnarán la medida. Podrían -como lo hicieron con Padrés Elías- quejarse ante el Juez que les otorgó el amparo y la orden de Claudia se desecharía de inmediato. Pero...¿lo harán?. Cuando el exgobernador Padrés los exhibió no les importó; pero que lo hiciera ahora su “propia” gobernadora no sería lo mismo sobre todo porque muchos de ellos forman parte -aún- de la nómina oficial.
Por lo visto tenía que llegar una mujer a aplastarle la cabeza a esta clase de corrupción. Bien disfrazada… pero corrupción al fin. Y como lo prometió: aplicable a propios y a extraños pero, le preguntamos a Claudia Pavlovich los ciudadanos: 75 mil siguen siendo muchos pesos ¿no podría ajustarlos todavía más, a ver hasta dónde aguantan?

Comment Box is loading comments...