Yo sí te creo

La república feminista


* El sistema se vuelca contra ellas para denigrarlas y culparlas

Rita Imelda Fernández González

SemMéxico, Cd. de México, 24 octubre 2017.- Yo sí te creo hermana, es una frase y al mismo tiempo un mandato o regla implícita que desde el feminismo se acuñó para arropar a las mujeres que denuncian violencia y que en ese proceso son descalificadas, ignoradas, sus historias son puestas en entredicho, al igual que su dignidad, su valía, su honor, su nombre. Es una frase que obliga al compromiso verdaderamente sororo, de hermandad, a ponerte siempre del lado de las mujeres que denuncian violencia porque el sistema se vuelca sobre ellas para denigrarlas, para decirles “te mereces la violencia por puta, por salir, por tomar, por enamorarte, por confiar, te lo mereces” y en esos casos no debe haber compasión, al contrario, debe ser juzgada, su caso debe ser ejemplo para otras mujeres que decidan salir, tomar, enamorarse, bailar, reir, confiar.

Nuestra cotidianidad es la violencia, nuestra cotidianidad son los feminicidios. Nuestra cotidianidad es que los medios de comunicación ejerzan, reproduzcan y mantengan la violencia
contra las mujeres. Esos medios publican historias de hombres probos (un genio, un skater, un padre de familia, un estudiante, un cineasta) que no son feminicidas o violadores, ni siquiera probables responsables, las mujeres en cambio han sido drogadictas o malas estudiantes como quisieron hacer creer con Lesvy, son borrachas como Mara o como la joven que subió a un carro de un desconocido y chocó en Reforma, las mujeres son unas infieles, son unas descuidadas que se embarazan y provocan la ira de los hombres, ellas son las propias culpables de sus muertes, de sus violaciones.

Hoy la activista Yndira Sandoval denunció las agresiones físicas, psicológicas y sexuales que sufrió hace poco más de un mes en el municipio de Tlapa en Guerrero y no tardó ni 24 horas en que los medios empezaron a circular un video donde ella dice “Tomar no es delito” y efectivamente tomar no es delito, que la hayan agredido sí, que estuviera tomada o no, no es una razón para permitir y justificar la violencia hacia ella. Los medios debieron decir eso, pero no lo hicieron, prefirieron ponerla en entredicho. Entrevistan a la mujer policía y ella dice “yo soy una madre trabajadora”, pero eso tampoco es una prueba de nada, como no es prueba ser un genio, un artista, un taxista o cineasta. Los medios la juzgaron socialmente y ya la sentenciaron, estaba borracha y lo que dice es mentira y si no lo es se lo merece por tomar.

Eso que hacen los medios se llama violencia mediática, así lo ha señalado la Convención Belem de Pará y en México no se ha legislado sobre el tema, ¿por qué no se ha hecho?, es la pregunta.

Pero en este caso como en muchos otros estas filtraciones de información son comunes y aquí viene el segundo gran error del Estado, cómo es posible que se filtren datos de las averiguaciones a los medios de comunicación, eso constituye un error sobre el debido proceso; no ha sido suficiente para el Estado Mexicano las múltiples sentencias que se le han hecho desde organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para apegarse al debido proceso y juzgar con perspectiva de derechos humanos como lo dice el Art. 1 de nuestra Carta Magna, no es suficiente ya que el Estado haya perdido y siga perdiendo casos, cuál es la necesidad de brincar la ley, de ignorar protocolos de atención.

El Estado deberá responder por estas omisiones que hace hoy a Yndira Sandoval y a todas las mujeres que viven violencia y que además son revictimizadas por el sistema y por la propia sociedad porque no somos capaces de apegarnos a la construcción de juicios justos.

Desde aquí invito al movimiento feminista, de mujeres y a la sociedad en general a exigir juicios justos, a clamar nuevamente Yo si te creo hermana, a que exijamos para Yndira y para todas las mujeres el cese de la violencia mediática y que el Estado Mexicano cumpla con el debido proceso en todos los casos y juzgue con perspectiva de género y derechos humanos.

@RitaIFdz

Comment Box is loading comments...