Desvirtuadas las Candidaturas Independientes

Mujer y poder


* Lo único que harán será fraccionar más el voto, de por sí pulverizado

Natalia Vidales

SemMéxico, Hermosillo, Son., 11 octubre 2017.- La magnífica idea de que sólo fuera un candidato independiente por la Presidencia de la República, precisamente para enfrentarlo con posibilidades de éxito a la partidocracia… no funcionó: ya van 31 personas que han manifestado su intención de contender por ese cargo ante el Instituto Nacional Electoral (INE)… más las que se acumulen a la fecha límite del próximo sábado.

Cierto que muchos de ellos no pasarán a la siguiente -y más difícil etapa- de reunir las 864,536 firmas de apoyo para su intención, con todo y que el instituto dispuso una aplicación móvil (una App) y un portal en Internet donde podrán firmar los seguidores de los independientes. Pero, como sea, serán varios quienes lo consigan y que aparecerán en una abultada boleta electoral el próximo primero de julio del 2018.

En su libro “Solo Así: Por una Agenda Ciudadana Independiente” publicado en 2016, Jorge Castañeda convocaba a que desde la sociedad civil se escogiera a la mejor persona para ir por una sola candidatura independiente, hacerla competitiva y evitar la multiplicación de los interesados que no sólo la debilitaría, sino que fraccionaría aún más el voto -ya de sí pulverizado por el excesivo número de partidos políticos en nuestro país-. Pero por lo visto nadie le hizo caso.

Él mismo se veía como candidato independiente, pero se decía dispuesto a declinar por aquel que estuviera mejor posicionado. Recordemos que Castañeda fue el único que peleó en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) por su derecho a participar como independiente en las elecciones del 2012, pero no se le permitió porque todavía no existía legislación al respecto como ahora, en que tantos la aprovechan.

Castañeda se apuntó suponiendo que aquel valiente antecedente suyo pudiera hacerlo ganar hoy y se olvidó de declinar, y es una ilusión que los numerosos aspirantes se pusieran de acuerdo a favor de sólo uno de ellos, a quien se sumarían haciendo competitiva la candidatura.

De los aspirantes, sólo unos cuantos son outsiders de los partidos: por ejemplo Castañeda, Ferriz de Con y Marichuy Patricio. Los demás provienen de la partidocracia: el propio INE propició que políticos profesionales pudieran participar como independientes con el mero requisito de renunciar en la víspera a su militancia partidista, desvirtuándose así por completo el principio general de que se tratase de ciudadanos químicamente puros, y quedando entonces las cosas juntas con pegadas y más fraccionado el voto.

Algunas legislaciones locales contienen el requisito de que la renuncia se hubiese producido al menos cinco años antes del registro, pero el INE ha desechado ese requisito en perjuicio de las auténticas candidaturas independientes.

Armando Díaz Píter (del PRD) y Margarita Zavala (del PAN) son dos ejemplos de ese absurdo y con mayor razón porque renunciaron sólo por no querer esperar a los tiempos legales y competir en las elecciones internas de sus partidos cuyas precandidaturas arrancan hasta el 14 de diciembre. Margarita alegó un suelo “disparejo” en la contienda al interior del PAN… que todavía no empieza.

En ese sentido tanto ella como Díaz Píter y otros acelerados quedaron en peor situación: porque las candidatas-os independientes no pueden realizar precampañas y tendrán que esperar hasta el 30 de marzo para hacerse proselitismo, cuando los candidatos de los partidos ya irán muy adelantados en sus campañas.


Comment Box is loading comments...