Internacional

Independencia sí, pero no todavía

La presidenta del Parlament catalán condena la muerte de varias mujeres por violencia machista


* El pueblo de Catalunya reclama desde hace muchos años libertad pero no encuentra interlocutores

Sonia García

SemMéxico, 10 octubre 2017.- Un sí pero no. Al minuto 36 de su comparecencia en el Parlament, que nos había tenido en silencio y prácticamente sin respirar, el president del Govern, Carles Puigdemont, afirmó que Catalunya se ha ganado el derecho de ser un Estado independiente. No obstante, al minuto 38 demandó que el Parlament (Cámara de Diputados) suspenda la declaración de independencia para emprender un diálogo, atendiendo a la demanda proveniente de la Comunidad Europea y muchas otras instituciones y personas.

En una sesión que tenía como único punto la comparecencia de Carles Puigdemont para declarar la independencia de Catalunya, es muy importante que la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, comenzara la sesión condenando la muerte de varias mujeres por violencia machista.

Del discurso de Puigdemont cabe destacar lo siguiente:

-Vivimos un momento excepcionalidad, de excepción histórica.
-Todos formamos un mismo pueblo y la manera de avanzar no puede ser otro que el respeto a la paz.
-Es la primera vez que se celebra un referéndum en esas condiciones de violencia y les ha salido el tiro por la culata (refiriéndose al gobierno de Mariano Rajoy). “Nunca olvidaremos este momento de violencia”. Puigdemont es conciente, menos mal, que hay “mucha gente preocupada, angustiada y espantada”.

Ante los ojos de unos mil periodistas, representantes de más de 127 países, ha hecho una exposición cronológica de las desatenciones e incumplientos legales del Gobierno Español. En concreto, recordó que en el año 2010, el Tribunal Constitucional (cuyos los jueces están elegidos por dedazo por los políticos de los partidos hegemónicos) recortó, por segunda vez, el Estatut que ya había sido votado.

También habló de desatención al sistema económico, infraestructuras y un continuado menosprecio del idioma y la cultura catalana.

Reconoció que este proceso ha impactado en lo más profundo de la economía catalana y afirmó que la única manera de garantizar la supervivencia de Catalunya es que esta se convierta en un Estado. Y reiteró que el Gobierno de Catalunya no se desviara ni un milímetro de su compromiso con el progreso económico.

Dijo también que Catalunya no ha sido solo un motor económico sino un factor de crecimiento y estabilidad de España.

Ante los ojos del mundo, expresó que los líderes de las manifestaciones, altos cargos de la Generalitat, funcionarios y miembros de entidades civiles, están siendo investigados por sedición.

El pueblo de Catalunya reclama desde hace muchos años libertad pero no encuentra interlocutores. Y aseguró: “No somos ni delincuentes, ni locos ni golpistas”, como han expresado varios de los diputados de oposición del Parlament y de otros partidos políticos del Estado español.

Por último expresó su deseo de que Catalunya siga siendo una tierra de esperanza y de paz. Algo que compartimos todos los catalanes, luego de que este proceso independentista ha abierto una gran brecha en el tejido social.

Después de los diputados, otras dos mujeres intervinieron, cada una con visiones antagónicas: Inés Arrimada, de Ciutadans y Ana Gabriel, de la Candidatura de Unidad Popular.

Inés Arrimadas apuntó: “esta es la crónica de un golpe anunciado”. “Ustedes han roto la convivencia en Catalunya y está poniendo en peligro la autonomía de Catalunya”.

Ana Gabriel, desilusionada señaló: quizá hemos perdido una ocasión que habían pensado sería una “intervención para ser leída al mundo. “una proclamación solemne de la república catalana”.

SEM/sg/lr

Comment Box is loading comments...