Ayudar antes que informar del sismo

Palabras sin frontera


* Me tocó en la valla humana para ir sacando la tierra con cubetas

Lizbeth Álvarez Martínez

SemMéxico, 22 septiembre 2017.-

Torre Zafiro, INE

Entre mis labores profesionales, desempeño una función en la Unidad Técnica de Informática del Instituto Nacional Electoral (INE). Mi equipo de trabajo está conformado por: Suhey, Argelia, Violeta, Alezia, Itzel, Monserrat, Erick y Víctor.

Son expertos en UX (Experiencia de Usuario). Con ellos viví el temblor más fuerte de mi vida, desde el piso 5. Afortunadamente, solo nos quedó el susto. Agradezco el abrazo que me brindaron para calmar mi angustia. ¡Gracias a todos!

High Impact Liz Studio

Otra de las facetas que disfruto es tener un grupo deportivo de mujeres. Todas reportaron al grupo comunitario de Whatssap que se encontraban bien, ellas y sus familias. Actualmente se están organizando para llevar víveres a los distintos lugares de desastre. Se apagó por un rato nuestro rincón para bailar. Las admiro.

Los Álvarez

Cuando se calmó el movimiento telúrico, quería correr a verlos, aunque ya nos habíamos reportado al grupo familiar que estábamos sanos y a salvo. La situación estaba complicada por todos lados para llegar a casa. Pero había algo que me calmaba con cada uno de ellos. A mamá siempre le digo: “te quiero”; a Lulú (hermana), siempre le digo mis secretos y sabe que es mi mejor amiga y consejera; a Óscar (hermano), le digo que por él aprendí a leer buena literatura y bromeamos mucho; a papá, a él le dediqué una obra de teatro y lo representé con
un muñeco de tela al inicio de este año. Todos saben que siempre están en mi corazón.

Ciudadana

Después de saber que todos mis seres queridos estaban bien, supe que tenía que ir a ayudar, pero no informativamente. Llegué muy temprano al multifamiliar que se ubica sobre Calzada de Tlalpan; llegué con tortas y material de curación. Entré a la zona del desastre con equipo de seguridad: cubrebocas, lentes, guantes y casco. Me tocó en la valla humana para ir sacando la tierra con cubetas. Estuve más de cuatro horas en la zona. Las escenas son devastadoras, como se aprecian por todos lados. Mi cerebro se quedó con la imagen de un oso de peluche debajo de las piedras. Nunca intenté ver el celular. No era la hora de informar, era la hora
de ayudar.

Reportera

Sé que después del sismo, la información se desbordó por todos los medios de comunicación que existen. Mi segundo recorrido fue en la zona de Xochimilco. Me subí en una camioneta donde solo iban hombres; solo pudimos llegar a Santa Cruz con palas, picos y material de curación. Ya es la hora de informar.



Comment Box is loading comments...