Ejecutivo

Mujeres en la escala delictiva más baja del narcotráfico: Inmujeres

Se realizó el Simposio Mujer y Drogas: Retos para la Prevención


* Se buscan alternativas al encarcelamiento de las mujeres y para mitigar la exclusión social

Redacción

SemMéxico, Cd. de México, 12 septiembre 2017.- El Inmujeres participó en el Simposio Mujer y Drogas: Retos para la Prevención, en El Colegio Nacional, donde se abordaron asuntos fundamentales, tales como el panorama mundial y las condiciones de vida de las mujeres en reclusión.

Al simposio mandaron sus presentaciones María Elena Medina Mora, integrante de El Colegio Nacional, y Lorena Cruz Sánchez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (INMujeres). Guadalupe Díaz Estrada, directora de Transversalización de la Perspectiva de Género del Instituto, leyó y comentó la conferencia.

En el escrito de Cruz Sánchez se destacó la importancia del Simposio al permitir analizar las necesidades y circunstancias especiales en las que se encuentran las mujeres frente a la prevención, el consumo, el tratamiento y su involucramiento en el tráfico ilegal de drogas.

Doce mil mujeres viven en reclusión en México, y la mayoría tienen poca o nula educación. Además, son responsables del cuidado de hijos, hijas y familiares. Actualmente, los y las jueces dan penas más severas a las mujeres que a los hombres, sin tomar en cuenta que los y las dependientes se quedan al cuidado de otros familiares, en el mejor de los casos. Aunado a esto, las mujeres sufren el abandono de familia y pareja al ser encarceladas.

La mayoría de las mujeres que cometen delitos contra la salud, lo hacen en tareas de bajo nivel en los esquemas delictivos, para enfrentar la pobreza y muchas veces por imposición de sus parejas o familia.

Es una realidad que “la privación de la libertad de estas mujeres, como primera opción, poco o nada contribuye a desmantelar los mercados ilegales de drogas y a mejorar la seguridad pública”.

En México el uso de sustancias se ha incrementado de manera gradual en la vida de las mujeres, “una realidad contemporánea y un problema de salud pública”, lo que lleva a la estigmatización de estas mujeres, recibiendo por esa transgresión, un fuerte rechazo familiar, social e institucional.

Este rechazo se suma a la violencia que viven las mujeres que utilizan drogas, las enfermedades de transmisión sexual, y otras consecuencias de los delitos cometidos bajo la influencia de las drogas, como las violaciones y la prostitución, lo cual, aseguró Guadalupe Díaz, no puede soslayarse.

El Inmujeres propone reformar la política sobre drogas y adoptar un enfoque realista basado en evidencias, con un abordaje diferente en materia de salud pública, que favorezca el tratamiento en lugar del encarcelamiento, la protección de los derechos humanos y la adopción de estrategias más amplias que permitan abordar la violencia y el estigma relacionado con su uso.

Se busca una ruta que dé resultados, de acuerdo con las necesidades de las mujeres, lo que demanda un mayor presupuesto para investigación, así como de personal directivo y operativo capacitado en género, para su atención. Al tiempo de promover que en las políticas públicas participen las mujeres como personas claves y sujetas de derechos.

El Instituto Nacional de las Mujeres celebra la inclusión de los resultados de la Encuesta Nacional de Consumos de Drogas, Alcohol y Tabaco de 2016 por sexo, factor determinante para elaborar políticas y acciones adecuadas.

Finalmente, se anunció que INMujeres, en coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores y EQUIS Justicia para las Mujeres, está implementando mesas de trabajo con el objetivo de identificar medidas alternativas al encarcelamiento, así como la atención de las causas de la exclusión social que, a menudo subyace al encarcelamiento de las mujeres por delitos de drogas.

SEM/sje/lr


   #Inmujeres
Comment Box is loading comments...