#NoalaImpunidadTransexenal

Mujer y poder


* El PRI se aferra al poder a toda costa

Natalia Vidales

SemMéxico, Sonora, 11 septiembre 2017.- Aunque más conocido como #Noalfiscalcarnal, en contra del “pase automático” del actual Procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade –militante del PRI– como el nuevo fiscal general por nueve años, en esencia se trata de lo mismo: la oposición de la opinión pública a que el Gobierno tenga ahí a un incondicional que le cubra las espaldas luego que salga de Los Pinos.

De una manera muy rápida, este asunto se constituyó en toral para la participación ciudadana, y una vez que se detuvo la intención del nombramiento del Fiscal Carnal, la lucha cívica continúa para que se haga efectiva la reforma al Artículo 102 constitucional y que la nueva fiscalía sea una institución autónoma e independiente respecto del resto de los poderes públicos para que pueda, en su caso, investigar y consignar a los funcionarios públicos corruptos.

Hasta hace unos días parecía que el PRI-gobierno se saldría con la suya en este asunto. Pese a que el propio gobierno actual promovió la figura de una fiscalía autónoma para terminar con la subordinación de la PGR, la de siempre, precisamente para que la nueva institución pudiese actuar sin compromisos en contra de quien fuera (el presidente de la República incluido), todo indica que lo hizo sólo para satisfacer formalmente a la sociedad en esa exigencia, pero con el claro objetivo, de tener ahí a un incondicional para hacer inútil cualquier reclamo.

Pero México no está ya para esas simulaciones. La ciudadanía ha rebasado a las autoridades en cuanto a la exigencia de instituciones con facultades y titulares prestos para combatir uno de los males plenamente identificados como parte del atraso del país: la corrupción y la impunidad.

La alternancia electoral del año 2000 no se tradujo en el cambio esperado. En vez de la democracia en su mejor acepción, se instaló la partidocracia. La idea de que el poder pasaría del priato a los ciudadanos no fue tal. Y el regreso del PRI (con nuevas esperanzas para muchos) tampoco significó, ni mucho menos la consolidación de la legalidad.

Por eso ahora la opinión pública va porque cada vez se erijan más instituciones como esta nueva fiscalía, que de manera efectiva sean una garantía de imparcialidad, y para lo cual, desde luego, se requiere ahí de un titular ajeno a cualquier compromiso o atadura.

Contra lo que ya se veía como otra traza del PRI-gobierno, se demanda un diseño de la fiscalía que evite la imposición y que no se traduzca, como era la intención, en un escudo del gobierno saliente.

El reclamo dirigido al Senado fue suscrito por personajes de todos los sectores del país y ya es imparable el apoyo general (días antes 200 ONG se habían manifestado en igual sentido), ante lo cual el gobierno tendrá que olvidarse –para siempre– de su conveniente empeño so pena de mostrar su verdadero rostro en este asunto y pagarlo todavía más caro en las próximas elecciones a las que ya de por sí va dando traspiés.

Paradójicamente el PAN inició la inconformidad y le valió a su líder nacional Ricardo Anaya la amenaza cumplida del PRI-gobierno de exhibirlo mediáticamente como ilícitamente enriquecido (pero sin presentar la denuncia ministerial correspondiente); acusándolo de que el señalamiento de parcialidad del nuevo fiscal era una “cortina de humo” de Anaya para distraer a la opinión pública de su “delito”.

Pero resulta que esa “cortina de humo” se convirtió en un reclamo popular que terminó por atenderse para beneficio de los mexicanos, hartos ya de tanta impunidad transexenal.


Comment Box is loading comments...