Internacional

Dominicana: Madre clama porque aparezca adolescente embarazada desaparecida

A la expareja le fue dictada prisión preventiva por ser la última persona con quien se le vio


* Temen que no haya respuestas debido a las influencias de los familiares del novio

Mercedes Alonso Romero

SemMéxico/SEMlac, Santo Domingo, 31 agosto 2017.- Mientras Adalgisa
Polanco, madre de la adolescente embarazada Emely Peguero, quien lleva
más de una semana desaparecida, ruega y repite: “Lo único que suplico es que
me diga dónde está el cuerpo de mi hija”, las redes sociales se han hecho eco
del triste y espeluznante suceso, ocurrido en San Francisco de Macorís,
provincia Duarte, situada a unos 135 km de la capital, y publican como
consigna: “Todas somos Emely”.

En la mañana de este martes 30 de agosto sorprendió a la opinión pública las
declaraciones de Kelvin Jiménez, vigilante del residencial donde vive Marlon
Martínez, expareja de la menor. Dijo haberle visto sacar un saco, en el cual
supuestamente cargaba el cuerpo de la muchacha y que las cámaras de
seguridad captaron ese momento.

Residentes en la comunidad apoyan a la familia de la adolescente de 16 años y
llevan a cabo manifestaciones en demanda de respuestas sobre su paradero;
así como los jóvenes de la localidad han amenazado con tomar las calles para
demandar castigo a la persona que señalan como culpable de su desaparición
y muerte.

A Martínez le fue dictada medida de coerción consistente en tres meses de
prisión preventiva, por ser la última persona con quien vieron a Emely Peguero;
no obstante, el abuelo de esta, Jorge Polanco, se quejó de que las autoridades
de la provincia están dando un trato preferencial al sospechoso, “porque es hijo
de un general y una dirigente política. Solo contamos con los medios de
comunicación”, afirmó.

La madre repite una y otra vez que le digan dónde está el cuerpo de su hija:
“No hay esperanza, ya sabemos que está muerta y él (Marlon Martínez) que
por favor diga dónde la tiró. Es lo único que le pido, que ya no me haga sufrir
más. Ya me la mató”, declaró en el programa matutino radial El Sol de la
Mañana.

Aunque el representante del Ministerio Público expresó que se están llevando a
cabo las investigaciones conforme a lo que permite la ley, la mayoría teme que
no haya respuestas debido a las influencias de los familiares del novio. El
abuelo insiste en que “… aún con todas las evidencias encontradas en el
apartamento del sospechoso, sienten que las autoridades lo están manejando
con manos tibias. Nos sentimos como en el limbo”.
Conjeturas y evidencias

Según publicó este martes 30 de agosto el digital Endominicana.net, al realizar
el allanamiento en la habitación de la vivienda donde reside Marlon Martínez,
los oficiales de la Policía y personal del Ministerio Público ocuparon varias
evidencias e incautaron el colchón de la cama, porque contenía abundantes
manchas de sangre. También cita este medio de prensa a una fuente ligada a
las investigaciones, quien subrayó que “la última llamada hecha por la joven
embarazada a su madre desde su teléfono móvil, fue ubicada en la misma
vivienda donde reside Marlon”.

Por su parte el padre de Emely Peguero Polanco, Genaro del Carmen Peguero,
plantea la complicidad a Marlyn Martínez, madre de Marlon Martínez y la
acusa de ir a su casa y sin su consentimiento llevarse a la menor a una clínica,
donde fue sometida a estudios médicos que arrojaron cinco meses de
embarazo. Sostiene que ella influye en las autoridades para que su hijo no sea
acusado como responsable de la desaparición de la jovencita, apunta
Endominicana.net.

El padre invoca, aún con esperanzas: “Quiero que mi hija aparezca. No creo
que esté muerta, confío en Dios que mi hija está viva y le pido a Marlon y a la
Marlyn que digan dónde la tienen escondida y me la entreguen”.



Se esperan respuestas


Si bien las autoridades piden paciencia y comprensión hasta que se obtengan
los resultados oficiales y prometen no limitar los esfuerzos hasta dar con el
paradero de la adolescente, la familia se mantiene en vilo y rememora ese
instante en que la pareja salió, según aseguraron, en dirección al Centro
Médico El Nacional de San Francisco de Macorís, “pero él regresó solo y
cuando le preguntábamos por mi nieta, dijo que la había dejado en una bomba
(de combustibles), pero las evidencias dicen que ella nunca estuvo en ese
lugar”, objetó Polanco.

Al cierre de estas líneas SEMlac conoció que tras rastrear en
ríos, cañadas, arroyos, bosques aledaños y áreas donde pudiera hallarse el
cadáver, apoyados por vecinos y voluntarios que se integraron a la búsqueda,
integrantes de los departamentos investigativos de la Policía Nacional
escudriñan en un vertedero, donde el novio acusado de su desaparición,
supuestamente confesó que la habría asesinado, y podrían hallar allí el cuerpo
de la adolescente. Esto no ha sido confirmado; pero, sí se constató que Marlyn
Martínez, madre de Marlon Martínez, habló con la prensa y argumentó que
había puesto a su hijo “a la orden del Ministerio Público para que investigue lo
que tenga que investigar, a la hora que lo tenga que investigar”.

Ante la pregunta de si existía “una posible complicidad con su hijo”, Marlyn
Martínez “se limitó a decir que hizo lo que tiene que hacer una madre”.



Otra víctima más…


Desde hace decenios la sociedad dominicana lucha por la necesaria
despenalización del aborto en justificadas situaciones; más aún si se tiene en
cuenta que los abortos inseguros son causas del 13 % de las muertes
maternas en República Dominicana.

La Coalición por los Derechos y la Vida de las Mujeres, que integra a más de
80 organizaciones que defienden los derechos de la mujer en el país, ha
solicitado a la Comisión de Justicia del Senado que introduzca un párrafo dentro
del Código Penal que exima la interrupción del embarazo en los casos en que
peligre la vida de la gestante, cuando esta ha sido víctima de violación o
incesto, o cuando el embrión o feto presente malformaciones incompatibles con
la vida, tal y como fue observada por el Poder Ejecutivo.

La solicitud indica que “no será punible la interrupción del embarazo cuando
sea practicado por personal médico especializado, en centros o
establecimientos de salud, públicos o privados. Lo anterior contribuiría
esencialmente a respetar los derechos de las mujeres, y a reducir las muertes
maternas, de las cuales el 20 por ciento son adolescentes”.

República Dominicana se halla entre los 6 países del mundo que prohíbe el
aborto en todas sus formas y un estudio del año 2016, auspiciado por
Profamilia, reveló que entre 2,436 jóvenes encuestadas, 295 dijeron haber
tenido un aborto, y de estas, el 42.7% afirma que se trató de un aborto
Inducido.

La penalización del aborto amenaza las vidas, sobre todo de adolescentes,
jóvenes y, en general, de las mujeres más pobres del país. Cuando se tenga la
respuesta de lo que sucedió a Emely Peguero, el tema deberá pesar sobre las
conciencias de quienes siguen objetando un tema que viste de luto a tantas
familias en la República Dominicana.

SEM/ma/lr


Comment Box is loading comments...