Ni muerto ni dormido

Mujeres y Política


* Mujeres y Política

Soledad Jarquín Edgar

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, 10 octubre 2016.- Ni estaba muerto ni mucho menos se había dormido profundamente gracias al canto de las Sirenas.

No, para nada. Ahí estaba, agazapado, mustio, moviéndose con destreza de un lado a otro, haciendo tratos y contratos, comprando conciencias. Mi abuela Lucha diría que es “como el mismísimo demonio”.

¡Aquí no queremos que las viejas nos gobiernen, ni que fuéramos mandilones! Frase cien veces dicha en las comunidades cuando las mujeres quieren gobernar sus municipios o agencias municipales, su autor es un conocido llamado machismo.

Si yo las quiero a todas…Las admiro. A mi me encantan las mujeres ¿de dónde sacan que soy misógino? Frase cientos de veces expresada cuando se cuestiona a un señor por su aversión a las mujeres.

La maté porque era mía. Frase otras cientos de veces dicha por el asesino y violador que cree que su pareja, sus hijas, su madre, sus hermanas, sus compañeras de trabajo y todas las mujeres son objetos y no personas y por tanto puede hacer con ellas lo que se le venga en gana.

Lástima que sea usted casada y tenga hijito, el puesto era para usted. Expresión misógina, hija del patriarcado, para negar el ascenso laboral a una mujer. Porque mientras para un hombre ser casado es sinónimo de seguridad y responsabilidad, para una mujer ser madre y profesionista es un acto antagónico dentro del ámbito laboral.

Todas estas expresiones comunes y corrientes, dichas con más frecuencia de la que imaginamos y quisiéramos, son el reflejo perverso de que el PATRIARCADO y su descendencia están vigilantes, pese a los adelantos cuantitativos de las mujeres. No hemos podido con la transformación del fondo.

Cuantitativamente tenemos cambios fundamentales como la Paridad desde 2014, la despenalización del aborto hasta la semana 12 de gestación en el D.F. en 2007; hoy no es aventurado decir que en todas las carreras universitarias hay presencia de mujeres, incluso, se feminizó la matricula en carreras “tradicionalmente” masculinas; hoy, más empresas son dirigidas por mujeres y más mujeres son dueñas de sus propias empresas o negocios; hay una significativa presencia de mujeres al frente de sindicatos y en los deportes ni se diga y de ello hablan los resultados que ellas obtienen en competencias internacionales…en fin, solo nos falta una presidenta, dirán las más optimistas.

Pero, detrás de lo cuantitativo el patriarcado da manotazos severos. Asusta y hiere de muerte.

Hoy se celebra con singularidad que en Chihuahua el congreso esté compuesto por una mayoría de mujeres, incluso la bancada priista es de mujeres, por tanto se piensa serán las mujeres quienes desempeñen un papel efectivo y real de oposición al gobierno panista que encabeza Javier Corral Jurado. Es más, una feminista (del conservador Partido Acción Nacional) preside el Congreso local, Blanca Gámez Gutiérrez. (A estas alturas me estoy empezando a poner pesada).

En ese ámbito de espejismos y realidades vemos lo que sucede en el Congreso del Estado de Sinaloa. Arrulladas por un espectro las diputadas se engatusaron y ven con buenos ojos la designación del diputado Juan Pablo Yamuni Robles como presidente de la Comisión de Equidad, Género y Familia. Este hecho demuestra el eje androcéntrico, en el espacio dispuesto para cambiar ese estado de marginación, exclusión y discriminación que sufren las mujeres.

Ya no sé que nos causa más asombro: 1) si que un hombre presida una comisión que busca mirar en los hechos la realidad de las mujeres, y desde la perspectiva feminista puedan crear las leyes para compensar la histórica desigualdad jurídica, ó 2) que la comisión se llame de “equidad” y no de igualdad, y que confundan la gimnasia con la magnesia, con eso de equidad-género-familia. Agua y aceite. Es sin duda la visión sexista que considera que si hablamos de las mujeres estamos hablando de hijos-familia-cuidados-trabajo doméstico y todo lo que se acumule en la semana y por eso deben estar juntas género-familia.

Las declaraciones del Juan Pablo Yamuni Robles como presidente de la Comisión de Equidad, Género y Familia son la joya de la corona (goo.gl/GVFpzo). De acuerdo con el portal Línea Directa, que se edita en aquella entidad norteña, el legislador sostiene –seguro- que su designación es un asunto de modernidad y de equidad…inusual, “hay que defender la perspectiva de género, no es un tema femenino nada mas, además en la comisión soy el único hombre, hay cuatro mujeres conocedoras del tema…”.

“Anoche estuve viendo las acciones, es un tema controversial, pero creo que es positivo…”. ¿Qué es controversial y que cree qué positivo? ¿Se refiere a la “equidad de género” como le llama? Lo cierto es que la igualdad entre mujeres y hombres es controversial en tanto el patriarcado, que creíamos dormido sigue dando grandes zarpazos, como este hecho concreto de quitar a las mujeres –aunque son mayoría- para ser “dirigidas” por un señor en aras de una supuesta modernidad y de la propia “equidad”. Supina ignorancia.

Pero eso no es todo, el diputado Juan Pablo Yamuni, dice:

“Escuché que anteriormente la comisión formada por puras mujeres no estaba dando el ejemplo y creo que para los temas de familia(,) de equidad es bueno equilibrarlo con la visión masculina y que mejor que un hombre VALIDE la función de la mujer en todas estas labores…”. El fiel de la balanza en persona.

No, no estaba muerto ni andaba de parranda. Nos distrajimos pensando que estábamos caminando y que ellos entendían a la perfección que los avances en la igualdad de género nos harían una mejor sociedad.

Pero no y para muestra lo que dice con toda seguridad y muy convencido de que así son las cosas, el diputado panista es de los que creen que la brújula la tienen ellos y que las mujeres, no tienen experiencia, por tanto necesitan ser dirigidas en su tarea, “necesitan la visión masculina” y mejor aún, según él, que ese hombre VALIDE, es decir, califique, apruebe o repruebe, lo que hacen las mujeres.

Unos siglos atrás (y esta semana también), era común creer que las mujeres necesitaban ser tuteladas por sus padres si eran solteras, por los hermanos mayores o menores si el padre estaba ausente o muerto, por sus esposos si eran casadas, por sus hijos si eran viudas o por la iglesia si no tenían padre, esposo o hijos varones que decidieran por ellas.

Por eso decimos que hemos avanzado y sí, al menos buena parte de las mujeres sabemos que podemos tomar decisiones propias sin consultar al padre, al hermano, al hijo, a la pareja y menos al cura, el problema es que no toda la gente lo sabe, lo cree, ni se la cree, de ahí que un señor como Juan Pablo Yamuni lo diga con naturalidad, sin hacer gestos, porque él asegura, cree, piensa, no tiene vuelta de hoja, que así es. Que para que esa comisión de agua y aceite funcione nada mejor que él presidiéndola.

Para pensarse, eso que llaman “el mejor mensaje de equidad de género”, como dice el coordinador del grupo parlamentario del PAN, Carlos Castaños Valenzuela, en relación al nombramiento de su correligionario Yamuni, pero no es lo que parece ni aunque lo veamos a miles de kilómetros: el presidente de la comisión no tienen idea de lo que significa el planeamiento de la igualdad entre mujeres y hombres; su comprensión arjoneana ha sido demostrada en una nota periodística; sí, “el tema de la equidad” es positivo pero hay que estudiar y entender por qué, y bueno no está por demás decir que el conservador partido político al que pertenece es el más férreo opositor a alcanzar los derechos de las mujeres, todos los derechos, incluyendo los del cuerpo, y la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos.

No, el patriarcado no se ha ido ni se irá en tanto haya hombres y mujeres solapándolo.

¿Qué pasará con Damián Albino González?

La buena noticia esta semana es la detención de Cirilo Jerónimo Cruz, pastor evangélico que violó a una niña de ocho años de edad en la población de Santiago Quetzalapa, comunidad que pertenece a la población de San Pedro Sochiápam. Ante la insistencia de la familia, la autoridad municipal impuso al pedófilo el irrisorio castigo de dos cartones de cerveza. Seguramente bajo el principio de autodeterminación de ese pueblo indígena. Ojalá que después no salgan con que la niña provocó al pastor evangélico, como dicen los curas católicos.

La pregunta es ¿qué castigo, real y efectivo, recibirá Damián Albino González, agente municipal de Santiago Quetzalapa, quien impuso esa ridícula sanción? Y violó los derechos humanos de la niña, de ahí que la familia debe exigir una investigación y sanción al agente primero por omiso y segundo por usurpar funciones amparado –insisto en sus usos y costumbres, de donde se supone sacó la sanción de dos cartones de cerveza como “pago” a la violación sexual de la menor. De lo contrario seguiremos frente al peor de los males mexicanos: la impunidad.

Doña tuerta

Y antes de irnos nos queda claro: Oaxaca es un reino de ciegos, donde Doña tuerta es la reina…lo digo por las cosas que suceden en la llamada Mesa de Mujeres que instalaron algunas encomendadas del futuro gobernador Alejandro Murat. Miren que pedirle la “opinión experta” a quien dejó el mayor de los desastres en la mismísima instancia para el adelanto de las mujeres, es decir, Anabel López, es realmente de pensarse y de preocuparse.

@jarquinedgar

Comment Box is loading comments...