Mujeres

Las mujeres jóvenes están invisibilizadas: Mishelle Miranda García

Solo al 10% de la juventud le interesa enterarse de la realidad social y política de México


* Su mayor preocupación es la participación ciudadana de la juventud

Gloria Analco

SemMéxico, Cd. de México, 28 agosto 2017.- Las mujeres jóvenes en México están invisibilizadas, porque no hay leyes formales que especifiquen los rangos de edades para la defensa de sus derechos y las prestaciones públicas, entonces muchas quedan desprotegidas.

Mishelle Miranda García, quien tiene el liderazgo de las mujeres jóvenes en el Partido Acción Nacional (PAN), al expresar lo anterior también dijo que una reciente encuesta arrojó que del cien por ciento de los llamados “ninis” (que no estudian ni trabajan), 75 por ciento son mujeres.

Además, sostuvo que sólo a un 10 por ciento de la juventud le interesa enterarse de la realidad social y política que vive México, y como Coordinadora de Mujeres Jóvenes de la Secretaría Nacional de Acción Juvenil del PAN señaló que la peor parte se la llevan las mujeres jóvenes.

Subrayó que ello es así porque tienen que cuidar a algún familiar, o están criando a un hijo o sencillamente no las dejan estudiar porque “su destino es casarse”.

Esas son las principales trabas que están impidiendo que las mujeres jóvenes puedan desarrollar sus capacidades y participar de manera activa en la sociedad, algo que considera “debe ser solucionado en el corto plazo”.

Mishelle se encuentra entre las jóvenes con liderazgo, entre veinte y treinta y cuatro años, con grandes posibilidades de ser la generación que rompa por primera vez el techo de cristal.

Señaló que es vital que los diversos organismos descentralizados precisen los rangos de edad entre las y los jóvenes porque cada programa ofrece uno diferente y eso hace muy difícil que toda la juventud quede protegida, especialmente las mujeres.

Mishelle forma parte, a sus 23 años de edad, del cambio generacional del liderazgo femenino que se encuentran en mejor posición que sus antecesoras, por poseer habilidades diferentes a las tradicionales, por contar con más información, por ser mujeres socialmente más seguras y estar más orientadas al servicio.

Entonces, al asumir esa responsabilidad, propuso que sea desarrollada una cultura de la información destinada exclusivamente a la juventud para que la acerque a los procesos legislativos, a la vida activa de las instituciones y sus programas, y lo que están generando los Poderes de la Unión.

Así, consideró, las y los jóvenes se involucrarán más en la política y participarán de manera más activa en los sucesos que están determinando tanto su presente como su futuro.

Mishelle fue una de las 100 jóvenes elegidas en todo el país por la Secretaría de Promoción Política de la Mujer del PAN, a cargo de la senadora Marcela Torres Peimbert, para estudiar un diplomado sobre liderazgo de las mujeres jóvenes, que tuvo una duración de seis meses, y en el cual recibieron capacitación para desarrollar sus habilidades de liderazgo y sobre igualdad de género.

Su mayor preocupación es la participación ciudadana de la juventud, pues considera un gran problema que no haya una mayoría con ideas y propuestas, sobre lo cual especialmente le crea malestar que muchas mujeres jóvenes tengan todavía menos oportunidades que los varones.

Señaló que ello es así por los prejuicios que todavía prevalecen, sobre todo en la provincia mexicana, donde en muchas partes perviven las ideas de que el destino de las mujeres es casarse y tener hijos o que son las personas idóneas para realizar las tareas de cuidado en sus familias.

“La mujer joven tiene una participación mucho menor que la de los hombres jóvenes, cuando debería estar jugando un rol muy importante en la sociedad”, recalcó.

Mishelle es originaria de Querétaro, donde estudió Comunicación en la Universidad Cuauhtémoc, y desde la edad de 12 años empezó a percibir la diferencia de trato que recibían las mujeres y los hombres.

“No me parecía que las mujeres tuvieran que someterse a los hombres, entonces, conforme iba yo creciendo, aconsejaba a mis amigas a no dejarse de los novios. Eso me trajo muchas enemistades y que me miraran como a una persona extraña”, señaló al comentar sobre el origen de su interés por la política.

“Me gustaba apoyar y generar nuevas ideas y que México estuviera mejor, que los jóvenes tuviéramos más oportunidades para desarrollarnos, con espacios muy amplios para convivir, y esas inclinaciones activaron mi interés por la política”, añadió.

Fue así como de pronto las cosas en la política se le fueron dando, sobre todo porque le gustaban todos aquellos aspectos que permitieran que la sociedad estuviera bien informada, lo cual le abrió alternativas que le dieron la oportunidad de ganar espacios para poder servir y hacer algo por su país.

SEM/ga/lr



Comment Box is loading comments...