Mujeres

Guadalupe Díaz narra el difícil camino para construir un partido

Amenazas de muerte y el robo de sus oficinas, entre los obstáculos


* El IEEPCO por definir si le otorga el registro al Partido de las Mujeres Revolucionarias

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 28 agosto 2017.- En la víspera de conocer el registro estatal o no Partido de Mujeres Revolucionarias, la hoy presidenta de la asociación civil Lexie, Guadalupe Díaz Pantoja, afirma que ha sorteado toda clase de obstáculos para lograr su objetivo, lo que incluye amenazas de muerte y el robo de sus oficinas el pasado mes de abril, acciones que no le quitan el sueño.

Díaz Pantoja, quien tiene 38 años de edad, refiere que en diciembre pasado conocieron la convocatoria, por lo que el 30 de enero presentaron una solicitud ante las autoridades electorales de Oaxaca, quien les dio el visto bueno para iniciar sus gestiones el 2 de febrero. Después trabajaron de manera ardua para cubrir los requisitos, el principal, más de siete mil afiliaciones de todo el Estado.

Ese partido político, dice la ex militante priista y dirigente de comerciantes, sería el único en América Latina con las características de ofrecer espacios de participación en ese ámbito a las mujeres que tengan esa inquietud y que hasta hoy, pese a la paridad, no se han dado en las instituciones que existen. Afirma que algunos partidos empoderan a las mujeres y luego no les dan los espacios, eso es frustrante para ellas y esa es parte de su experiencia.

¿De dónde nace la idea de crear un partido con estas características?

Nace de que a mí me gusta el tema de género, me he preparado, pero también nació de una vivencia personal en las pasadas elecciones 2016, donde me pude dar cuenta que los partidos siempre están buscando cómo librar las cuotas de género, como hacer trampa para saltarse la reforma de la paridad. Siempre buscan cómo vulnerar ese derecho de las mujeres.

Los partidos políticos se quejan abiertamente de que no hay mujeres que desean participar en la política, dicen que no las ven, pero hay muchas mujeres que sí quieren participar o que exigen a las mujeres requisitos que no les piden a los varones. Entonces no se me hacía congruente esa parte.

Fue entonces cuando me di cuenta que no tenemos en Oaxaca, o en México, un partido que nos cobije, a plena consciencia el ejercicio de nuestros derechos político-electorales, por eso decidimos hacer el partido.

¿Entonces, por muy democráticos que se digan los partidos, todavía no hay una apertura total para las mujeres?

Algo que me impacta mucho es que en las campañas políticas las mujeres somos las que caminamos, quienes promovemos el voto, quienes echamos las porras, quienes estamos haciendo la talacha, pero a la hora de decidir a las personas que serán candidatas, se escoge a varones y son varones quienes deciden.

Eso no me gusta porque para mí es un insulto para las activistas, aparte de que se olvidan de ellas cuando ya obtienen el cargo, esa es una queja común, ellas ayudan y después no las recibe el presidente municipal o el diputado. Eso se llama utilización de las mujeres, es lucrar con el trabajo gratuito de las mujeres.

No pueden hablar de democracia sin igualdad. No pueden ser democráticos si el 53 por ciento de la población, que somos las mujeres, no son tomadas en cuenta, no se les escucha. ¿Cómo puede cualquier partido hablar de democracia en Oaxaca o en cualquier parte del país, con esos índices de violencia contra las Mujeres?

¿Hay una experiencia anterior, la de México Posible, la estudiaste?

No la estudié, de hecho, yo pienso que seremos el único partido, porque se va a consolidar, no tengo duda de eso, en toda América, un partido encabezado por mujeres, aunque también tendrá hombres como candidatos a los cargos de elección popular.

¿Cuándo les dan el registro?

La fecha límite que tiene el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) es el 13 de septiembre, ya cumplimos con todo.

¿Resultó difícil, qué obstáculos encontraste?

Fue muy difícil, sin embargo, la gente respondió muy bien, pese a la mala costumbre del trabajo político en Oaxaca de siempre dar algo a cambio de votos. Nos encontramos con la pregunta ¿qué me vas a dar para que me sume al proyecto? Nos decían. Lo que contrarrestamos cuando explicábamos nuestros objetivos, que son tres: lograr la igualdad de género en política, fomentar el cuidado del medio ambiente y dignificar la política en Oaxaca. Eso cambiaba la disposición de la gente o de los grupos ante los que nos íbamos presentando.

Para alcanzar el registro teníamos que reunir siete mil 400 afiliaciones y cada persona tenía que ir a la mesa del IEEPCO a firmar sus afiliaciones, o si ya la tenías que ir con ellos para validar la afiliación. Esas medidas se me hicieron un exceso, pero al final presentamos más de 12 mil 500 afiliaciones y tenemos mil afiliaciones más por presentar, por lo que serían en total unas 13 mil 500. La mayoría de las personas afiliadas son mujeres. Estimo que en un 70 por ciento somos mujeres.

¿Cómo lograr en ese instituto político la igualdad?

El Partido de las Mujeres Revolucionarias tendrá una estructura distinta, con solo tres cargos jerárquicos: presidencia, secretaría de organización y secretaría de finanzas, el resto serán horizontales, lo que rompe con las estructuras patriarcales que conocemos. Porque si no predicamos con el ejemplo ¿cómo vamos a hacer algo distinto?

Otro punto muy importante es la capacitación del comité directivo, muchos y muchas que iniciaron el proceso en enero pasado, no tenían ni idea de los temas de igualdad, ahora ya se están familiarizando, están sensibilizados, nos hemos capacitado de manera permanente.

Y después, obviamente, cuando vengan los tiempos políticos, que están muy próximos, estamos obligados a respetar la paridad, las reglas de cómo elegir a las candidatas será distinta a la que hoy existe. Tenemos que pasar filtros, no como a los que estamos acostumbrados donde deciden dos o tres personas, aquí todo el comité vamos a poder seleccionar candidatas y candidatos, de acuerdo a una serie de requisitos que después publicaremos, será una selección abierta para que la población en general participe, las mujeres siempre van a tener las puertas abiertas, aquí no hay un dueño del partido, ni decidirán tres o cuatro, aquí el partido somos todas las personas y lo decidiremos con base a los objetivos sociales y con base a lo que mujeres y hombres necesitan.

¿Tú vas a ser candidata?

No, yo no voy a ser candidata. Mi sueño es que este partido pueda nacer en otros estados, donde hay interés de hacerlo como Chiapas, San Luis Potosí, Estado de México, Guerrero y Zacatecas, quienes desde el día que dimos a conocer el proyecto, el pasado 8 de marzo, hubo gente que nos llamó de esos estados para preguntarnos cómo le hicimos y cuando pasemos todo esto (del registro estatal) iremos a hacer partido a otros estados del país. Entonces en eso voy a estar concentrada, no seré candidata.

¿Durante estos meses de trabajo, de recorrer el Estado de Oaxaca, cuáles son las demandas de las mujeres?

La falta de trabajo, carencias para garantizar salud y educación a sus hijos e hijas y que no las dejan participar en política, además de la violencia.

Pienso que las carencias no son solo culpa de los gobiernos, no somos víctimas, también somos parte de nuestra realidad porque hemos sido una ciudadanía pasiva, hemos permitido llegar a donde hoy estamos. Tenemos que hacernos conscientes de que tenemos que construir ciudadanía en el día a día. Tenemos que hacer discursos que cambien la consciencia de las personas, para que sean proactivas.

Lamentablemente los gobiernos piensan que la ignorancia del pueblo es el mejor negocio y la mejor forma de mantenerse en el poder. Yo pienso todo lo contario, creo que, si tuviéramos ciudadanía educada, consciente, proactivos, el trabajo de los gobiernos sería más fácil.

¿Los retos más difíciles que has enfrentado?

Cierto, no ha sido una tarea fácil. Hubo quienes me alertaron que no lo hiciera porque no todas las personas estarían de acuerdo, pero hubo advertencias de otro tipo. Hay mafias del poder y nos hemos topado con esas mafias en este proceso.

¿Quiénes?

No puedo dar nombres, porque mañana no amanecería, ni tú. Son los grupos del poder, cúpulas políticas y económicas que viven de la política y de los partidos, todo el mundo los conocemos. Toparnos con ello fue insalvable.

Incluso, no lo he dicho en medios, pero a un mes de arrancar con el proceso, a principios de abril, entraron a nuestras oficinas para robarnos computadoras, equipos de sonido… Nos robaron hasta los botes de basura, pusimos una denuncia, pero obviamente no procedió la denuncia, hasta ahora no han ido a investigar, seguimos esperando. Eso te habla del origen del robo. Ya son cuatro meses. Te confieso, al principio pensé que se trataba de un robo simple, pero al paso de los días nos dimos cuenta que no era así.

¿Qué otro tipo de violencias has experimentado?

Bueno, además del robo, varias veces intentaron pararme, no te puedo decir nombres. Hay quienes decían no vas a poder, piensa en tu familia. No te metas. Pero somos libres y yo quiero seguir luchando desde esa libertad del ejercicio de derechos, porque tengo una hija y no quiero dejarle el mismo mundo que encontré.

¿Te han amenazado?

Sí.

¿Qué tipo de amenazas?

Te vamos a meter a la cárcel fabricándote un delito, el que sea. También me han amenazado de muerte. Intentan que me detenga. No me voy a detener.

¿Cómo financias este proyecto?

Cada persona que está en el proyecto le ponemos de nuestra lana, nuestro vehículo o entre todos pagamos las giras. Hacer política es caro, porque la gente piensa que siempre traes dinero, ha sido muy difícil, quizá deba decir que podría ubicarlo solo después de la coacción, las amenazas recibidas o el robo.

Eso nos llevó a hacer las cosas de manera austera, tanto que al momento de la fiscalización por parte del IEEPCO, los funcionarios responsables que son sumamente meticulosos nos cuestionaban haber utilizado “tan poquito dinero”, ponían en duda nuestros dichos.

¿Cuánto dinero gastaron?

Los gastos ascendieron a unos 300 mil pesos. Y no lo creían porque había otra organización que al igual que nosotras buscaban el registro y ellos si gastaron millones de pesos.

Guadalupe Díaz Pantoja, licenciada en psicología y estudiante permanente porque “no podemos dejar de aprender”, está tranquila, no piensa ni por instante en que le podrían negar el registro estatal del Partido de las Mujeres Revolucionarias.

Su trabajo político inició en 2005, cuando fue presidenta del DIF de San Pedro Totolapan, lugar donde nació y que entonces era gobernado por su hermano Luis Díaz Pantoja. A la distancia observa que el Partido de las Mujeres Revolucionarias dista mucho de lo que hizo en esa institución. Ha trabajado en el desaparecido Instituto de la Mujer Oaxaqueña, la Secretaría de Asuntos Indígenas y en la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

SEM/sje/lr



Comment Box is loading comments...