Por qué debemos preocuparnos si las niñas y adolescentes se embarazan

La República Feminista


* La sociedad actual sexualiza a las niñas

Rita Imelda Fernández González

SEMMéxico, 25 agosto 2017.- SemMéxico en un artículo sobre embarazos en adolescentes señala entre sus causas la aparición de las pubertades tempranas que han modificado el inicio del desarrollo genital sexual de los 12 a los 9 años, así como la sexualización de los cuerpos de las niñas y niños que hace la sociedad, yo diría que sexualiza especialmente a las niñas, recordemos que vivimos en el país con mayor consumo de pornografía infantil, donde la mayoría de las veces se trata de niñas.
Pero lo más importante de las niñas y adolescentes embarazadas es que probablemente tengan al bebé, pero los cuerpos de estas pequeñas no está lo suficiente maduro y se presentan complicaciones en el parto que en ocasiones se traduce en muertes maternas; de acuerdo a SEMMéxico, en el periodo de 1990 a 2014, el 13% de las muertes, que representan un aproximado de 5 mil, fueron niñas menores de 19 años, por complicaciones en su proceso de gestación.
Después del parto, para estas adolescentes habrá cambiado su vida, porque el cuidado y crianza del recién nacido(a) limitará sus posibilidades de estudiar y de trabajar porque aunque después de determinado tiempo las mujeres pueden colocarse en el mercado laboral, habrán de enfrentarse a un mercado exigente sobre las aptitudes y tiempos que debe entregar sobre el salario que se percibe, lo que la obligará a tener trabajos informales o en servicios. Por tanto, estas adolescentes, ya mujeres, enfrentarán la pobreza, lo cual aumenta las posibilidades de sus descendientes de seguir en ese mismo ciclo de pobreza porque no tendrán las mismas oportunidades que aquellos infantes con mayores recursos. Luego estas mujeres adultas no tendrán seguridad social, posibilidad de obtener algún terreno o casa propia o cuidarse de enfermedades graves o crónico-degenerativas.
Que todas estas niñas y adolescentes vean transformada su realidad por un embarazo las afecta a ellas, a cada una como persona que enfrentará retos mayores que otra de su misma edad, pero sin descendientes. Pero también afecta a los familiares directos, quienes buscarán ayudarla brindando recursos que no tienen porque muchos de estos familiares también pertenecen a la mitad de la población que es pobre en México. Nos afecta como sociedad, porque una sociedad que depende de tantas formas y maneras de tecnologías y conocimientos tan especializados para mantener el bienestar social no puede darse el lujo de tener como integrantes a personas con escasos conocimientos y competencias, reduce los posibles ingresos como nación y nos debilita en un mundo globalizado que también está exigiendo transformaciones en la humanidad de gran espectro para mantener el nivel de bienestar social sin acabar con los recursos del planeta.
Así que la sociedad entera debe preocuparse y ocuparse de transformar el deshonroso primer lugar del mundo con embarazos en adolescentes. El Estado debe regresar su mirada hacia las políticas públicas como las implementadas por el Consejo Nacional de Población y revisar por qué la estrategia creada exclusivamente para este fin sigue sin mostrar resultados y qué políticas públicas implementadas en otros países o regiones sí ayudaron a la disminución de embarazos, entre ella puede abrirse el debate nacional sobre la Interrupción Legal del Embarazo, la inclusión de materias de salud y derechos sexuales y reproductivos con perspectiva de género desde tercero o cuarto de primaria, entre muchas otras acciones.
Mientras, las personas debemos preguntarnos cómo es posible que estemos sexualizando a niñas y adolescentes; ¿qué ayuda a ese proceso?, vestir a niñas como adultas, los contenidos que consumimos en televisión, internet, la radio, las canciones. ¿Qué podemos hacer de manera personal para asegurar infancias no sexualizadas y pubertades prematuras informadas, conscientes de sus derechos y responsabilidades en lo que refiere a su sexualidad y reproducción? Debemos cuidar a nuestra familia y de manera necesaria solidarizarnos en la educación de niñas y niños.
@RitaIFdz



Comment Box is loading comments...