Las visiones del PRI

Mujer y poder


* La mesa temática de trabajo que coordinó Manlio Fabio Beltrones, previa a la Asamblea Nacional del PRI celebrada el sábado pasado, fue la más realista

Natalia Vidales

SemMéxico, Sonora, 17 agosto 2017.- Paradójicamente, la mesa temática de trabajo que coordinó Manlio Fabio Beltrones, previa a la Asamblea Nacional del PRI celebrada el sábado pasado, denominada “Visión de Futuro” fue la más realista. Manlio concluye -y así lo dijo en la Asamblea-, que un gobierno de coalición es indispensable para que -gane quien gane la presidencia en 2018- exista gobernabilidad en el siguiente régimen.

La alternancia -le agregamos nosotros- que estrenamos en el año 2000 y que parecía la solución democrática, más allá de lo electoral y mejor entendida con el mejoramiento económico, social y cultural del pueblo, no fue tal. Parece que el error fue que en vez de que la alternancia llevara el poder ciudadano al gobierno, se tradujo en el mero cambalache de partidos políticos en el poder. Y así estamos, al grado de que el PRI regresó al mando en 2012 y sus prácticas podrían mantenerlo de vuelta en la dictadura perfecta (exageraciones aparte).

Este discurso lo trae nuestro exgobernador desde hace tiempo y ya está suficientemente explicado: se trata de que el nuevo gobierno se integre en una proporción que represente los fraccionados resultados de las elecciones; olvidarse de que en la democracia se lleva todo el vencedor así haya ganado por un solo voto de diferencia y/o apenas con el 25% de los votos, formar un gabinete plural (para darle peso al 75% restante). Pero si alguien gana con el 40% o más de los votos, entonces sí, tiene suficiente apoyo ciudadano para gobernar y no se requiere coalición ejecutiva alguna.

Manlio había insistido en la segunda vuelta electoral con el mismo propósito de darle mayor consenso al vencedor, pero como esa reforma legal ya no ocurrió, sólo resta el gobierno de coalición que prevé la Constitución (aunque falta la ley reglamentaria para su aplicabilidad).

El discurso de Beltrones fue un tanto a la inversa de aquel de Martin Luther King, mismo que también parafraseó Colosio en aquel marzo de 1994: “Veo un México así; veo un México asá, etcétera”. Porque Manlio se refirió a un México en crisis de legitimidad social de continuar con el modelo actual. Aunque el gran resto de su alocución fue a que veía un mejor futuro.

El resto de las mesas de trabajo trataron temas como: Declaración de Principios; Programa de Acción; Rendición de Cuentas y Ética; en el de Estatutos, el líder nacional del tricolor Enrique Ochoa Reza concluyó con que el PRI va a ganar las nueve gubernaturas, la inmensa mayoría de las senadurías y diputaciones y los cargos electorales a disputarse y, además, se mantendrá en Los Pinos el año que entra. Es decir, “carro completo” para el 2018. Lo cual, de plano sí es estar viendo visiones.

Dos novedades emanan de la Asamblea priísta las cuales le restarán aún más simpatías: será una cumbre de notables y no los militantes (y menos aún la población abierta) quienes nominarán a los candidatos; lo cual sumado a la eliminación de los candados para que ahora cualquier ciudadano, y no necesariamente un afiliado del PRI, pueda ser su candidato, lo cual lleva dedicatoria para el secretario Meade de Hacienda o para Aurelio Nuño de Educación Pública, conduce a que será Peña Nieto quien designe al seguro, según Ochoa Reza, nuevo presidente.

El único requisito para el ciudadano que no milita en el PRI será que tenga el prestigio y la fama suficiente que lo haga competitivo en las elecciones, aunque se cuidarán de no exigirle solvencia moral y valores éticos so riesgo de que al así pedirlo Ochoa Reza se mordiera los labios.

El PRI está crecido, y con razón, tras su triunfo en el Edomex, dejando atrás sus descalabros en 2016, que mucho indica que se repetirán para el 2018. Pero ese Estado es un buen estribo para ensillarse en el caballo rumbo a Los Pinos, como sucedió con Peña Nieto que de ahí saltó a la Presidencia.

Y, en todo caso, es un cómodo y rico refugio para planear el regreso más adelante… otra vez.





Comment Box is loading comments...