México se Anota un Punto en el TLC

Mujer y poder


* Guajardo señaló hace unos días que ningún tema, incluido el de la cooperación de México en la lucha contra el crimen organizado, sería ajeno al Tratado

Natalia Vidales

SemMéxico, 7 agosto 2017.- Por fin, el gobierno mexicano desenfundó la pistola y dio en el blanco en la víspera de la revisión del Tratado de Libre Comercio (el TLC), particularmente con los Estados Unidos. Y, paradójicamente no fue alguna autoridad de Seguridad Pública, ni del Ejército, ni de la Marina, o la titular de la PGR o el Secretario de Gobernación -- vaya, ni siquiera el de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray-- quien se anotó ese tiro, sino el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal.

Refiriéndose a un comentario del Departamento de Justicia allende el Río Bravo, respecto de que el asunto de la seguridad en la frontera y de la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico desde México hacia aquel país no estaba vinculado a las negociaciones del TLC, Guajardo señaló hace unos días que ningún tema, incluido el de la cooperación de México en esas materias, sería ajeno al Tratado; que todos los temas bilaterales se trataban como un conjunto. Ello, advierte el Secretario, muy oportunamente, en la víspera de la revisión prevista para iniciarse el próximo 16 de Agosto. Y hoy lunes por la mañana el secretario compareció ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado donde citó la agenda económica de México para el arranque de las negociaciones. Lamentablemente nos quedamos con las ganas de que algún legislador le pidiera que abundara respecto de la vinculación del TLC al tema de seguridad, cuando se trata de una novedad cardinal para México el intercambiarlo por otros servicios o productos de allá para acá.

Y es que, muy cómodamente, nuestros vecinos se deciden a revisar aquellos puntos del Tratado que no les favorecen -- entre otros lo importantísimo del déficit de la balanza comercial a favor de México y que desean revertir-- pero que nada cambie en el asunto del apoyo de nuestro país en la lucha contra el trasiego de drogas, donde es sabido que México aporta los muertos y los Estados Unidos las armas. Hasta antes de la subordinación de México en ese tema, el problema del narcotráfico se limitaba a la frontera en aras de cruzar la droga al otro lado. Pero el crimen se diseminó por todo el país cuando las autoridades -- de acuerdo con los convenios de cooperación bilateral en ese sentido-- concentraron sus esfuerzos en la frontera, dificultando el trasiego y llevando a los criminales a ofertar el consumo al interior del país y a diversificar sus actividades de secuestro, extorsión, control de plazas y demás con toda su plaga de acompañamiento: asesinatos, ajustes de cuentas, impacto social e inseguridad, todo ello con armamento traído de los Estados Unidos.

Cuando se firmó el TLC, en 1994, quedaron fuera lo relativo al petróleo (por parte de México), y al mercado laboral (que se reservó EE.UU.). En aquel entonces -- cuando el petróleo escaseaba-- perdimos la oportunidad de canjear una cosa por la otra: petróleo por migración laboral. Hoy, unilateralmente entregamos el oro negro a cambio de nada.

Pero tal vez sea hora, como lo atisbó el Secretario Ildefonso Guajardo Villarreal, de introducir el tema del apoyo de México a favor de los Estados Unidos en materia del crimen organizado a cambio, precisamente, de algún acuerdo migratorio.







Comment Box is loading comments...