Internacional

España: Juana Rivas decide no entregar sus hijos a expareja

La expareja de Juana y padre de sus dos hijos fue condenado por maltrato en España en el año 2009


* El proceso, complicado y cargado de estereotipos, no ha tenido en cuenta que esta mujer y sus hijos son víctimas de violencia de género

Redacción

SemMéxico/Amecopress, Madrid, 27 julio 2017.- Juana Rivas debía devolver sus hijos al padre maltratador en Italia. Pero ha decidido no hacerlo. No se ha presentado para cumplir con la providencia que el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada dictó el pasado lunes. "Juana, estamos contigo", dicen sus vecinas, organizaciones y mujeres de todo el Estado español.

Rivas se encuentra en paradero desconocido junto con sus dos hijos de 11 y 3 años desde que a última hora del lunes su propia letrada pudiese hablar por última vez con ella. Esta madre, víctima de violencia de género, debía estar presente en el Punto de Encuentro Familiar de la capital granadina a las cuatro y media de la tarde para hacer entrega de sus hijos al padre de estos pero no ha sido así. El hombre por el contrario sí ha acudido cuando no se esperaba su presencia.


Declaraciones de las letradas

Paralelamente la letrada de Rivas, María Castillo, y Francisca Granados, directora de Igualdad del Ayuntamiento de Maracena, localidad en la que reside Juana con sus hijos, han comparecido ante los medios para denunciar la situación de vulnerabilidad en la que se han encontrado en este proceso. Un proceso que arrancó en 2009 cuando la propia Juana denunció a su pareja por maltrato; más tarde regresó con él, pero la situación volvió a empeorar y se reanudaron las expresiones de violencia, y la mujer decidió huir junto con sus hijos de Italia donde residía con él.

La abogada de Rivas y la directora de Igualdad de Maracena han denunciado que no han sido tratadas adecuadamente y que en muchos de los pasos del procedimiento judicial no se ha tenido en cuenta que se trata de un caso de violencia de género.

Este miércoles se han vuelto a reunir con la fiscal del caso. Granados ha asegurado ante la prensa que "la fiscal no ha abierto ninguna de las páginas de los informes que hemos puesto encima de la mesa". Visiblemente enfadada ha añadido que "ha sido uno de los momentos más frustrantes de mi vida jurídica".

"Vamos a exigir responsabilidades concretas frente a todos y cada uno de los funcionarios del sistema judicial que no están cumpliendo con las funciones que este estado de derecho les obliga", han dicho. Presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional esta misma semana para agotar las posibilidades que "no ha hecho la justicia ordinaria", aclara Granados. Este recurso se unirá al que ya está en marcha en el Supremo y que pide lo mismo: que los hijos de la pareja no tengan que marcharse con su padre cuando este está condenado por maltrato.


Un proceso complicado y cargado de estereotipos

La expareja de Juana y padre de sus dos hijos fue condenado por maltrato en España en el año 2009.

El pasado 14 de diciembre ya se dictó una sentencia por el mismo juzgado que ha dictado la providencia, ordenando "la restitución inmediata" de los menores al domicilio del padre en la isla italiana de Caloforte, de donde, según el relato de la mujer de 35 años, huyó con sus dos hijos "de una situación de violencia física y psicológica constante".

La Audiencia provincial de Granada desestimó el pasado 21 de abril el recurso de apelación y, según denuncia la letrada María Castillo, en esta sentencia se utilizaron argumentos y datos que no "son propios de su expediente", ya que la magistrada aludía en esta decisión "a una niña", cuando su representada "tiene dos menores varones".

El recurso contra esta decisión presentado ante el Supremo también ha sido desestimado. Ante este resultado, el padre solicitó una ejecución de sentencia.

El juzgado de primera instancia Nº3 de Granada dictó el lunes una providencia en la que determinó la entrega de estos dos menores a su padre en un punto de encuentro familiar de la localidad durante la tarde de ayer miércoles. De este modo daba solo un margen de 48 horas para que la orden de devolución fuese recurrida.

Tanto Granados como la abogada de Rivas, María Castillo, criticaron que la magistrada tome esta decisión sin tener en cuenta que la decisión "no es firme", ya que la defensa ha presentado recurso de reposición.

En la providencia judicial se establece que si la madre obstaculiza la restitución de los menores, "se acuerda el auxilio" al denunciante por parte de la Unidad de Familia y Mujer del Cuerpo Nacional de Policía. No se ha tenido en cuenta en el juzgado que esta mujer y que sus hijos son víctimas de violencia de género. La sentencia, que ratificó la Audiencia Provincial de Granada, asegura que no existe peligro basándose en el informe de una psicóloga adscrita a los juzgados de familia.

El hombre, de nacionalidad italiana, fue condenado y se le impuso un año y medio de orden de alejamiento por un delito de lesiones hacia Rivas en 2009, momento en el que se separaron por primera vez. Por ello él se fue a vivir a Italia.

En 2013 Rivas volvió con él, pero en breve comenzó de nuevo a recibir violencia por parte del padre de sus hijos. Por eso le abandonó y volvió a España. Al llegar a nuestro país interpuso una denuncia por violencia de género, que fue desestimada.

La jueza la archivó argumentando falta de jurisdicción por no concurrir los requisitos para investigar un delito cometido fuera las fronteras españolas y por una persona extranjera. Sin embargo, no hubo notificación del proceso al Estado italiano. Ante esta decisión, en marzo presentaron otra denuncia para que "de oficio sea emitida a Italia". Pero, según ha explicado estos días la letrada que atiende a esta mujer, no la derivan a Italia porque todavía no han traducido los documentos.


Un maltratador no es un buen padre

Mientras todo eso se producía, el pueblo de la madre granadina se ha volcado con su vecina. Desde el Ayuntamiento han intentado frenar la decisión judicial. Además, se ha convocado en una concentración de apoyo a Juana Rivas en la que han estado presentes algo más de un centenar de personas que piden que los hijos de la pareja no tengan que irse a Italia con su padre. Ahora deberán ser las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado los que traten de dar con la pista de Juana.

El caso de Juana y sus hijos, lamentablemente, no es el único. Es casi imposible no acordarse de Ángela González Carreño, la mujer que perdió a su hija en 2003 al ser asesinada por su exmarido en un régimen de visitas. Desde entonces no ha dejado de luchar en los tribunales exigiendo justicia. En el año 2012 llevó su caso ante las Naciones Unidas y consiguió que España fuera condenada por no proteger a las mujeres y a sus hijos e hijas víctimas de violencia de género. Al día de hoy sigue esperando y exigiendo que España cumpla con las medidas establecidas en esta condena.

Lamentablemente todavía encontramos casos en los que la justicia de España hace que prevalezca el "derecho" de un padre asesino maltratador en vez de proteger el de las auténticas víctimas. Las mujeres y sus hijos e hijas pierden todos los derechos por culpa del comportamiento machista y lleno de estereotipos de la justicia.

“Juana, todas te ofrecemos nuestra casa. Un refugio, una mano a la que puedas agarrarte cuando el mundo te da la espalda. Estamos contigo, resiste, porque tú eres la verdadera heroína de esta historia”, ha escrito Femen en su Facebook, añadiendo una petición que está circulando por change.org



Comment Box is loading comments...