16 de Noviembre de nuevo la policía

Mujer y Poder


* Mujer y Poder

Natalia Vidales

De Nuevo…. La Policía
Natalia Vidales Rodríguez

SemMéxico, 16 noviembre 2016.- Una vez más, un video descubre la falsedad en que incurren los malos elementos de la policía municipal de Hermosillo. En esta ocasión el agente Ernesto Alejandro, tripulante el domingo pasado de la unidad número 146, reportó simuladamente a la superioridad que persiguió a un motociclista cuando huía del lugar en que había provocado un accidente de tránsito y que al alcanzarlo fue agredido por varios “cholos”, en hechos ocurridos en la colonia Ley 57.
El propio jefe de tránsito, Sergio Valdez, (sin saber todavía de la existencia del video y de diversas declaraciones que desmentían el informe) sostuvo la versión del policía durante una entrevista telefónica en la radio al día siguiente, el Lunes, sin dudar de ¨su elemento¨ y dándole la credibilidad aún antes de tener el resultado de la investigación. Pero cuál fue su sorpresa cuando el periodista lo entera de la existencia del video donde se observa que es el propio policía quien atropella al motociclista y que salen, además, declaraciones de varios testigos que declaran la forma tan diferente en que ocurrieron los hechos. A partir de ese momento –de la viralización del video— tanto el jefe policiaco como el propio alcalde Manuel, Maloro, Acosta, se pusieron a la defensiva declarando que “investigarán” las dos versiones… cuando en realidad solo existe una, la del policía, la otra es una prueba documental, no una “versión”.
Pero ya estamos acostumbrados a que el alcalde meta las manos a la lumbre por “su” policía en vez de sacar las castañas del fuego a favor de la ciudadanía que por cierto hoy se encuentra enardecida contra la autoridad.
Lo que sucedió fue que el joven Abraham Arturo, de 17 años de edad y repartidor de un negocio de hamburguesas, fue chocado levemente por un automóvil que no respetó un “alto”; que el policía acudió al llamado de auxilio de la patrona del joven; que la conductora del automóvil accedió a pagar los daños a la motocicleta y que se retiró del lugar; que, pese a ya superada la situación, el agente pretendió detener al joven y a la motocicleta a lo cual la patrona se opuso, optándose por dirigirse todos al negocio de hamburguesas para “aclarar la situación”. Al llegar al lugar, el joven derrapa su motocicleta y la patrulla lo arrolla (lo cual claramente se observa en el video); siendo entonces que varios vecinos se enteran de los hechos y molestos agreden al agente, quien huye y pide auxilio. Ahora el ciudadano amén de cuidarse solo debe, también, escarmentar a los policías.
Finalmente el joven y dos personas más son encarceladas; sí, aunque lo dude el lector: al atropellado, al agredido, al ciudadano lastimado… se lo llevaron detenido. Increíble ¿no? Ahora, la patrona demandó al agente por el atropellamiento y pide la intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Todo esto ocasionado por un mal agente en pos de una “mordida” para no detener –injustamente, por supuesto— al joven y a la motocicleta.
Un ejemplo más de la corrupción policiaca, de la justificación de la autoridad hacia un mal elemento, de la minimización de las acciones indebidas. ´No hubo lesionados¨ dijo posteriormente a la prensa Sergio Valdez. Y la ciudadanía cuestiona asombrada: ¿y el joven atropellado? ¿no es un lesionado? Después de ver la embestida que dio el agente al joven repartidor, nos parece un verdadero milagro que éste se encuentre con vida.
Una vez más el parte policiaco se hace ¨a modo¨; una vez más los policías presentan una versión falsa de los hechos y la autoridad la minimiza y disfraza.
¨Es una imprecisión¨, dijo el propio Jefe de la Policía al referirse al relato del agente. Así se llama ahora la mentira.
En estas manos estamos.

Comment Box is loading comments...