Ejecutivo

Inclusión de mujeres en procesos electorales debe ser garantizado

Realizan panel por los 62 años del voto de las mujeres en México


* El Foro fue realizado por la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña

Zaira Hernández , corresponsal

SemMéxico, Oaxaca, 6 julio 2017.- Autoridades electorales y mujeres que han destacado en política, coincidieron en la urgencia de impulsar la paridad horizontal y vertical en los procesos de elección y participación de las ciudadanas, que sí bien es cierto se observan avances, la inclusión debe ser una garantía.

Al participar en el panel: “A 62 años del voto de las mujeres en México: logros y retos”, discernieron que este derecho no fue una concesión, fue un fin de muchas mujeres que a lo largo de la historia fueron surcando el camino.

Las y el participante del encuentro, hicieron mención que en el Congreso local de Oaxaca, en el 2013, era el 38 por ciento de diputadas y en el 2016, subió la cifra a 45 por ciento.

En cuanto a las presidentas municipales por el sistema de partidos políticos, en 2013, apenas fueron electas ocho, que significaba un cinco por ciento de esa representación popular. Tres años después subió a 26 alcaldesas, siendo el 38 por ciento del total. Más las electas por el sistema de procesos normativos internos, que pasaron de ocho (en 2013) a 21 presidentas en la última elección de 2016.

El evento auspiciado por la Secretaría de la Mujer de Oaxaca (SMO) contó con la presencia de representantes de las organizaciones civil y representantes de órganos electorales y analizó la importancia de las reformas constituciones como al Artículo Segundo y al 41 que hablan del voto y de los partidos políticos, sus obligaciones y funciones.

Reconocieron la construcción de la sociedad a través de las reformas jurídicas y de la aplicación de las leyes como estrategia para avanzar en el voto de las mujeres.

El defensor público electoral para Pueblos y Comunidades Indígenas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Eginardo Hernández Andrés hizo hincapié en la importancia del cumplimiento de las sentencias a favor de aquellas síndicas, regidoras o presidentas que han enfrentado la violencia política.

Ya que pese a los protocolos establecidos, avances de atención para erradicar la violencia y la discriminación hacia las mujeres, el cumplimiento a las órdenes judiciales es la forma de asegurar de la no repetición.
Uno de los claros logros ha sido la erradicación o la visibilidad de las anti Juanitas, donde se usaban a las mujeres para cubrir espacios y después se les retiraba para que fuera ocupado por un hombre.

Para evitar estos escenarios, las mujeres tienen que conocer sus derechos y participaciones, saber del recurso que llega a su municipio si fueron electas, capacitarse de manera constante y saber defender sus espacios.

La fiscal en Delitos Electorales de Oaxaca, Araceli Pinelo, mencionó que es necesaria la paridad vertical y horizontal, donde sea el mismo número de mujeres las participantes y alternadas con los hombres. Que las ciudadanas tengan participación y compitan en distritos granadores y sea bajo las mismas condiciones que los hombres.

A los partidos, consideró necesaria la capacitación para que acepten la democratización, y también que los institutos apuesten por formar liderazgos de mujeres y sostenerlas.

Coincidieron que a más de seis décadas del derecho en el voto, en Oaxaca se han dado avances, pero en el sistema normativo interno, (antes conocido como usos y costumbres), en algunas comunidades, las mujeres indígenas aún desconocen el valor de la credencial de votar y de su participación.

Puso énfasis en las comunidades que se rigen por sus normas para abrir el abanico de participación.

Sin embargo, Gloria Altamirano Portillo, ex diputada y quien fuera presidenta municipal de Tlacolula de Matamoros, reflexionó que en este camino, las mismas mujeres obstaculizamos que otra mujer llegue a cargos de representación popular.

Pidió que la sororidad signifique en los hechos el trabajar por y con las mujeres; así se podrá hacer valer la igualdad de género y de oportunidad.

Coincidieron que no se puede de hablar de democracia participativa cuando no participe la mitad de las mujeres en cargos clave, donde se diseñe y se aplica la política pública.

Consideraron importante tener de aliados a los varones, así como la educación y reeducación de ellos, desde las familias y la sociedad.


Comment Box is loading comments...