El Primer Congreso Feminista de Chiapas: Revitalizar los feminismos en clave política

El Primer Congreso Feminista de Chiapas: Revitalizar los feminismos en clave política


* Mujeres del Sur

LA OPINIÓN

Inés Castro Apreza

Para Martha, Adela, Yolanda, Rosalinda y Rocío

SemMéxico, 7 noviembre 2016.- Entre el 21 y el 25 de Noviembre próximos tendrá lugar, finalmente, un evento largamente preparado y organizado por un grupo de mujeres independientes radicadas en San Cristóbal de Las Casas: el Primer Congreso Feminista de Chiapas. Mujeres con larga trayectoria en las prácticas feministas nos dimos a la tarea de confeccionar un congreso que reuniese a todas las voces posibles para exponer y reflexionar sobre sus específicos aportes a la construcción de una sociedad feminista.

Desde el inicio sabíamos que las trayectorias políticas feministas y de defensa de las mujeres en general -en la entidad y en todo México- reflejan pluralidad, diversidad y, no pocas veces, diferencias que han derivado en conflictos. La situación de guerra que Chiapas vivió entre 1994 y 1998, particularmente, abonó mucho a tales conflictos, pero éstos no se limitan al contexto bélico. Tienen que ver con estrategias y tácticas, para usar el lenguaje común, la antigua jerga. Tienen que ver con varios de los clivajes que han marcado los feminismos, así como los diversos movimientos sociales en la entidad: trabajar o no con las instituciones gubernamentales, trabajar dentro o fuera del Estado, trabajar o no con las iglesias –sobre todo en un estado donde la Teología de la Liberación y la Opción por los Pobres tuvo particular fuerza en el pasado-; trabajar o no con los partidos políticos, trabajar o no con las comunidades zapatistas en resistencia, etcétera.

Reconocimos, por lo tanto, la dificultad de hablar de un solo proyecto político feminista. Quienes hemos estudiado la participación social y política en Chiapas, vemos incluso que temas como “trabajar con mujeres” y “trabajar con perspectiva de género”, ser feminista o no llamarse así, no interesarse por el “género” sino por el feminismo, trabajar con hombres o no, sumarse a las luchas del movimiento LGTBI o no, apoyar los feminismos lésbicos y transfeminismos o no, han sido también otros clivajes, acaso de distinta dimensión a los enunciado arriba.

El Congreso es, en consecuencia, un espacio abierto a todas las expresiones feministas, de las fundadoras y de las nuevas generaciones. Definimos el objetivo general como la recuperación de la memoria y la historia de las protagonistas y de los grupos subalternos –para usar un término surgido del mejor marxismo, el de Antonio Gramsci, que retomó después el grupo académico de la India de “Subaltern Studies”-; tarea no menor que debe ser situada en su dimensión precisa. La memoria y la historia no es sólo para mirar el pasado, sino que nos refieren de dónde venimos y también hacia dónde vamos. Por ello hablamos de reflexionar sobre el presente y el futuro. Un presente, una coyuntura política, sumamente complejos en donde las mujeres llevan sobre sus espaldas el mayor peso de la crisis económica y de las violencias en todos sus tipos y modalidades. ¿Es este presente el futuro que queremos?

El Congreso Feminista se pretende plural. Imposible cerrar las puertas a las distintas expresiones; imposible no conocerlas o reconocerlas.

Y es este otro precisamente el objetivo: conocer las distintas expresiones/vertientes del feminismo, reconocer que no hay una sola, pero que cada una tiene un papel que jugar. Las generaciones previas pueden conocer las nuevas expresiones, y las nuevas generaciones pueden aprender mucho de la memoria y la historia de quienes han recorrido ya largos caminos.

El solo aprendizaje tiene por sí mismo un valor, pero no trasciende si no ayuda a las prácticas.

Para pensar en un ejemplo. Problemáticas que afrontan las nuevas generaciones tienen mucho que ver con las problemáticas que han acompañado a varias generaciones de feministas. “Nuevos feminismos”, como hemos llamado a varias de las mesas que conforman el Congreso no significa exclusivamente feminismos de jóvenes, no tiene que ver con la edad, por más importantes que para el cambio sean las jóvenes generaciones. Tiene que ver sobre todo con el abordaje de temáticas y problemáticas que no habían sido trabajadas previamente, o bien de viejas problemáticas que ahora se observan de distinto modo. Tiene que ver con aproximaciones que están haciendo diferentes generaciones para ir a las raíces y encontrar formas de lucha renovadas. De hecho, eso significa etimológicamente la palabra “radical”: ir a la raíz.

Cualquier proyecto de futuro tiene que ser así, radical. Proyectos de futuro, en plural, que tienen mucho en común, que no sólo guardan diferencias entre sí. Por eso pienso que con el Congreso Feminista se busca aprender para renovar y aprender para transformar de raíz…

Primer Congreso Feminista de Chiapas: así lo llamamos, en memoria de los 100 años del Primer Congreso Feminista en Yucatán (1916), pero también en memoria de todas las mujeres que en México y en Chiapas nos han precedido. En memoria de quienes ya no están con nosotras, con nosotros. El Congreso Feminista será en San Cristóbal de Las Casas, en el estado de Chiapas, un espacio plural, multicultural, largamente construido por relaciones sociales racistas y clasistas. Un espacio global, una sociedad global, en donde marchas y expresiones culturales y artísticas anuncian que las luchas tienen ese carácter. Son globales, aunque ocurran en un sitio determinado; y lo son tanto por las demandas que explicitan como por quienes así se expresan, personas adultas y jóvenes de diferentes partes del mundo que acuden al llamado en su tránsito por esta ciudad. La marcha nacional de abril, el paro nacional de octubre y la marcha de Las Catrinas el pasado primero de noviembre son las luchas características del siglo XXI.

También son las luchas globales que nos obligan a pensar si sólo ahí se quedarán, como marchas…¿O qué sigue?

Este Congreso Feminista de Chiapas será la oportunidad histórica que tendremos para reflexionar sobre todas las expresiones/vertientes feministas; para encontrarnos y figurar escenarios de luchas políticas todas ellas en clave feminista. Porque el slogan de “la revolución será feminista o no será” es más vigente que nunca, por añejo que parezca.

Para mí que este Congreso Feminista revitalizará los feminismos en varias direcciones.

Comment Box is loading comments...