Ejecutivo

Insultos constituyen violencia psicoemocional

Histórica resolución judicial en segunda instancia en Chiapas


* La resolución marcha un precedente importante para las víctimas de violencia

Redacción

SemMéxico, Tuxtla Gutiérrez, Chis., 26 junio 2017.- Como un hecho histórico, por sentar jurisprudencia, fue calificado el triunfo en segunda instancia, que determinó que insultos constituyen violencia psicoemocional, medida que obliga a las y los jueces a juzgar con perspectiva de género, sin estereotipar conductas devaluatorias como válidas por costumbre, ya que las mujeres tienen derecho a una vida libre de violencia de género.

Lo anterior, luego de que la Segunda Sala Regional Colegiada en Materia Penal, de esta entidad, en el caso penal 29-B-2P01/2017JA, revocó la determinación del Juez de Control de Primera Instancia, Iván Martínez Villatoro, y vinculó a proceso al inculpado por el delito de Violencia Familiar, revela el portal VocesFeministas.com

El juez de primera instancia había determinado que el emplear palabras ofensivas como loca, pendeja, idiota, estúpida, tonta o buena para nada, no constituían dolo, agresión o causa de violencia.

Resolución que fue rechazada en segunda instancia, lo que marca un precedente importante para la defensa de las mujeres víctimas de violencia, y explica que el juez no actúo de manera correcta al imponerle la carga de duda sobre las declaraciones de la víctima, quien presentó 14 su querella 14 días después de ocurridos los hechos, lo que no puede ser motivo para desestimar la afectación psicoemocional.

La Segunda Sala Regional Colegiada en Materia Penal, con sede en esta ciudad, señala que las expresiones verbales antes descritas sí constituyen violencia psicoemocional.

Para establecer la existencia de un deterioro anímico, una afectación o disminución en la personalidad o una desestabilidad mental, basta con que, de acuerdo con el lenguaje científico, el peritaje psicológico haya advertido en la víctima una afectación psicoemocional.
La ley no exige que esa afectación en el estado anímico de la víctima deba de ser de una determinada magnitud, ya que la norma no refiere que esa alteración deba ser mucha o poca, sino tan solo que altere la salud de la víctima.

Las expresiones o agresiones verbales por su connotación de naturaleza devaluatoria, denigrante, de menosprecio y de subestimación, si fueron utilizadas para denigrar o denostar.

Es obligación de los Jueces, juzgar con perspectiva de género, sin estereotipar conductas devaluatorias como válidas por la mera costumbre o uso continuo, ya que las mujeres tienen el derecho a una vida libre de violencia.

La fuente señala que la víctima estuvo acompañada y asesorada técnica y jurídicamente por feministas de organizaciones de la sociedad civil, cuyas argumentaciones se sustentaron en leyes, acuerdos, pactos y convenciones internacionales, así como en la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011.
SEM/sj


Comment Box is loading comments...