28 medidas para prevenir el espionaje a periodistas

Miradas de reportero


* La SEDENA, el mayor comprador. Son cientos los espiados

Rogelio Hernández López

SemMéxico. Cd de México, 23 de junio 2017.Pregunta para periodistas noveles que informan: ¿Es noticia que haya espionaje político a periodistas y otros personajes en México?
Claro que no. El tema y la práctica son tan viejos como la existencia del Estado. Lo difícil es cacharlos.
Aquí, algunos de los reporteros fogueados y veteranísimos (para no decir viejos como este reportero) desde los años 60 del siglo pasado hasta aprendimos a movernos evadiendo a los “orejas”, “las colas” y los “pájaros en el alambre”.
Entonces ¿por qué el tema creó una burbuja noticiosa que se extenderá por dos o más semanas?
Es que, eso que afloró el 19 de junio, con la denuncia del uso de un malware espía llamado Pegasus, fue noticia, no porque fuese novedad que en México se espía, sino porque se documentó un caso concreto. Los cacharon, pues.
El impacto de esta denuncia se magnificó porque además de disidentes políticos entre los espiados están dos periodistas de alto perfil: Carlos Loret (el estelar de Televisa) y Carmen Aristegui (injustamente estigmatizada).
No es el primer caso que se conoce de la empresa que alquila y vende su programa cibernético (NSO Group). Ya se sabía que sus compradores-usuarios son de inteligencia gubernamental (Defensa, PGR Y CISEN) y probablemente grupos empresariales por región.
Ya es industria.
Por ejemplo en 2012 y 2015 se difundieron dos casos de mayores dimensiones, de los mismos vendedores y otros, de los mismos compradores-usuarios y de mayor cuantía de espiados.
En julio de 2012 la Revista Contralínea, que dirige Miguel Badillo investigó que “La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fue la entidad del gobierno federal mexicano que adquirió, por más de 2 mil millones de pesos, la Plataforma Pegasus, el más sofisticado programa de espionaje que existe hoy en el mundo, desarrollado por la firma israelí NSO Group Technologies y comercializado por la estadunidense Security Tracking Devices.”
“Pegasus –según el trabajo periodístico-- tiene la capacidad de espiar más de mil teléfonos celulares a la vez, y al ser adquirido por la Sedena, es el elemento central de toda una modernización de la Inteligencia Militar (y civil) que costó más de 10 mil millones de pesos”
http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/index.php/2017/06/22/los-contratos-de-pegasus-espionaje-total-a-los-mexicanos/
En el verano de 2015, la revista Eje Central dirigida por Raymundo Riva Palacio documentó otra operación de vigilancia (espionaje) a 729 a empresarios, cantantes, presuntos narcotraficantes y particulares. En sus datos salieron los nombres de los programas identificados (DaVinci, Galileo, IBIS o Data Suite) y de algunas de las empresas (israelí, italiana, británica, estadunidense y dos mexicanas que operan trasnacionalmente (Hacking Team, Epel, KBH, BSD...). Parte de los equipos operativos se adquirieron a Security Tracking Devices –sobre todo para la Fuerza Aérea– y la estadunidense AV y D Solutions. (Eje Central. Ciberataques masivos: http://www.ejecentral.com.mx/semanario-55/)
En mismo 2015, pero poco antes se formó una burbuja informativa que dio cuenta de espionajes a Claudia Pavlovich, a Purificación Carpinteyro, a los altos dirigentes de la empresa multinacional OHL, a Lorenzo Córdova, Ricardo Monreal, Carlos Navarrete, a candidatos a diputados locales y federales en los estados.
La revista Nexos (mayo 2015) difundió un texto de Esteban Iliades quien mostró que “tradicionalmente había tres o cuatro empresas. Kroll, Control Risk, Pinkerton, (pero) derivado de las tecnologías muchas consultorías tradicionales están abriendo áreas que se dedican a brindar este tipo de servicios”. Empresas que en México y otros países han seguido apareciendo y creciendo.
Más antes se había mostrado evidencias del espionaje al panista Luis Alberto Villareal; a Kamel Nacif y a Mario Marín el “gober precioso”; a Emilio Gamboa, a Luis Téllez, a Josefina Vázquez Mota, a Genaro García Luna, a Andrés Granier.
Y más lejanos, pero igual de recordables a Elba Esther Gordillo con Roberto Madrazo; de José Córdova Montoya con Marcela Bodenstedt; de René Bejarano con sus ligas; de Gustavo Ponce y su apuesta en Las Vegas; del Niño Verde en Cancún…
28 medidas para periodistas
En esta última burbuja noticiosa sobre el tema del espionaje interno, en la que hubo todo tipo de datos y comentarios, fue muy rescatable un prontuario que extendió a las y los periodistas el reportero multimedia, Andrés Solís Álvarez, especializado en protección a periodistas. Enumeró 28 medidas para evadir algunas formas de espionaje en instrumentos digitales, o como decíamos antes “los pájaros en el alambre” que se convirtieron en el Big Brother digital.
No todas y todos los colegas tienen que sentir preocupación. Se sigue a los de alto perfil o los que trabajan con información o temas muy sensibles, quienes tienen que tomar precauciones digitales y además otras medidas de autoprotección para seguimientos en persona, vigilancia en centros de trabajo o habitación, acoso a familiares o amigos. El espionaje digital es sólo una de las formas. Y para eso son estas recomendaciones:
En nuestros dispositivos
. Contraseñas de arranque y desbloqueo. Nunca usar las mismas para distintos equipos.
. Nunca perder de vista nuestras portátiles, tabletas, teléfonos, discos duros externos, memorias
. Evitar guardar información sensible en el disco duro de la computadora.
. No utilizar un sólo Disco Duro Externo para almacenar; uno para personales y los necesarios para lo profesional, y no portarlos a la vez.
. Usar dispositivos y equipos públicos sólo cuando sea absolutamente necesario.
. No conectar memorias en equipos ajenos que pueden tener software malicioso duplicador de información.
. Cuando haga llamadas telefónicas, recuerde que su teléfono puede estar intervenido, por lo tanto, cuide bien de lo que habla.
Al navegar por Internet
. Usar modos de navegación segura (https) o elija navegar en Modo Incógnito.
. Usar navegadores de difícil rastreo como TOR y sistemas de Chat seguros como ADIUM.
. No guardar contraseñas en computadoras ajenas.
. Variar cuentas de correo electrónico para lo personal y profesional.
. Distintas contraseñas correos electrónicos y de otro tipo para perfiles sociales.
. Contraseñas alfanuméricas (letras, números y signos) con palabras ajenas a lo personal o actividad.
. Evitar Wi-Fi abierto, que es fácil de intervenir.
. Al usar computadoras públicas borre su actividad.
. Borrar constantemente los rastros de navegación, de búsqueda, cookies y demás especialmente en el teléfono móvil.
. Nunca comparta por Internet datos personales (familia, financieros, itinerarios…)
. Evite detalles de temas y/o fuentes que está investigando como periodista.
. En los correos electrónicos intente lenguaje que sólo pueda entender el destinatario (si se puede cifrado o encriptado).
. Evite intercambiar información sensible a través de plataformas poco seguras como mensajes SMS, Whatsapp o Messenger de Facebook. Estas NO garantizan privacidad.
. Descargue aplicaciones seguras como Telegram, Signal, Chat Secure, Wickr Me, Confide, Life 360 para intercambiar mensajes cifrados e incluso geolocalización segura.
Espiar en México, es una práctica ilegal, ilegitima, inmoral y quizá hasta lúdica. No obstante, ya se hace industrialmente.
El periodismo en serio es normalmente incómodo. Eso provoca reacciones, entre otras el espionaje y con frecuencia agravios que llegan al asesinato.


Comment Box is loading comments...