Mujeres

Homologan el delito de feminicidio de Yucatán con el Código Penal Federal

La violencia hacia las mujeres en Yucatán ha incrementado de manera preocupante.


* Todavía falta que el abuso sexual vuelva a ser tipificado como un delito grave.

Lorena Castellanos Rincón

SemMéxico. Mérida. 20 de junio de 2017.- Este martes el Diario Oficial del Gobierno del Estado de Yucatán publicó el decreto 494/2017 en donde estipula la modificación del Código Penal de la entidad en Materia de Feminicidio, homologándolo con el Código Penal Federal, con lo cual se agregan causales para poder investigar y sancionar la violencia feminicida.
Al respecto, Adelaida Salas Salazar, representante del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio en Yucatán (OCNF) señala que, a pesar que con este hecho habrá elementos para juzgar los casos de feminicidio, esto se debió haber hecho desde 2014, año en que se estableció dicho delito como grave.
“Al haber ya homologado los códigos, esto ya nos da más opciones y una de ella es que a los autores materiales, que únicamente están vinculados a delitos como homicidio y no como feminicidio, podría haber la opción que también se les inculpe como feminicidas por el hecho de las heridas agravantes en el cuerpo de una mujer, la incomunicación y todo eso”.
No obstante, la activista, que también pertenece al colectivo Ni Una Más, señala que las autoridades no han entendido qué es lo que significa un feminicidio, ni mucho menos en qué se diferencia de un homicidio, siendo el primero la expresión máxima de violencia que lleva a la muerte a las mujeres al ser tratadas como objetos y tiradas como basura.
“No es posible que a una chica de 17 años que la agarre un individuo, la viole, la golpee, la mate y la deja tirada, o sea un feminicidio con todas sus agravantes, cómo es posible que porque el agresor, el feminicida diga sí es cierto yo lo hice, se le dé únicamente seis años ¿cómo entendemos esto?”, ejemplificó.
Detalló que las organizaciones civiles que han llevado un registro de las muertes violentas a mujeres desde 2008 a la fecha, han realizado la depuración de 120 de estos casos, con base en el protocolo ya modificado, estableciendo un total de 61 feminicidios en el estado durante dicho periodo.
Asimismo señaló que la violencia hacia las mujeres en Yucatán ha incrementado de manera preocupante, ya que en 2008 tan sólo tienen el registro de uno de estos casos y dos en el 2009, mientras que en 2017 ha habido prácticamente uno por mes.
“Estamos hablando en Yucatán, un estado tranquilo en donde no pasa nada, de un feminicidio por mes, eso en lugar de activar las alertas, siguen manejándolo como homicidio pasional, crimen pasional. De 2008 a la fecha cómo hemos incrementado, cuando estamos hablando que antes era uno por año, ahora tenemos uno por mes”.
En este sentido, recordó que el primer feminicidio juzgado en la entidad, en agosto de 2016 por la muerte de Martha Eugenia, debió tener la sentencia máxima de 50 años de prisión, para sentar un precedente y decir “basta de matar a las mujeres”. No obstante, el culpable tan sólo recibió 35 años de condena.
Además de la homologación de este delito, Salas Salazar expresa que todavía falta que el abuso sexual vuelva a ser tipificado como un delito grave, principalmente porque Yucatán, en conjunto con los estados de Campeche y Quintana Roo se encuentra dentro de los cinco primeros lugares a nivel nacional en abuso sexual a niñas.
Ante esta violencia creciente en la entidad, indicó que las asociaciones civiles se reunirán próximamente para analizar si procede la petición formal de la alerta de género, ante las autoridades de la Ciudad de México.
“Está terrible si estamos de feminicidio, y no te estoy hablando de intento de feminicidio, que tenemos varios casos que casi las matan, o esta violencia sexual hacia las niñas, o esta violencia institucional de niñas embarazadas por violación, que no permiten interrumpir el embarazo, que la norma 046 no se cumple”.
A eso me refiero, a estas alertas que nos están dando las mujeres, simulando que no pasa nada, que aquí todo está bien, que aquí está el mejor gobernador, que el segundo estado más tranquilo, o sea si se trata de aparentar llevamos el primer lugar, pero si se trata de hacer cumplir las leyes y llevar los protocolos como debe de ser y una ley de acceso como debe de ser, un observatorio y estadística como no se tiene, creo que no hemos avanzado mucho.
Al haber agregado las causales faltantes al protocolo de feminicidio en Yucatán, la activista espera que Martín Alberto Medina Sonda, presunto autor intelectual del asesinato de Ema Gabriela Molina Canto el pasado 27 de marzo, sea condenado a la pena máxima, para sentar un parteaguas en la materia.
“Martín Alberto Medina Sonda cumple todas las agravantes para ser un homicidio calificado, desde la relación que tuvieron, la violencia que ejerció hacia ella, la manera como contrata a las personas para que la maten que lo señalan, la manera en que la matan que si es cierto no fue el brazo ejecutor él lo planeó y pagó para que lo hagan”.
A pesar de las posibilidades que abre la modificación del delito, Salas Salazar no lo considera una victoria para las defensoras de los derechos de las mujeres ni para la población femenina de la entidad.
“Ahorita lo único que conseguimos después de tres años es que quede como lo habíamos metido, y si me preguntas ganamos, perdemos, yo diría que estamos igual a como estábamos en 2014, que nada más lo único que hicieron es componer lo que ya quitaron”.



Comment Box is loading comments...