Basta de Sangre #Niunomás

Mujeres y Política


* Foto: Proceso Álvaro Delgado, logró desmarcarse de los elementos del Estado Mayor Presidencial.

Natalia Vidales

SemMéxico. Sonora. 16 de junio de 2017.- Le había ido muy bien al presidente Peña Nieto en sus actividades diarias y sus discursos ante diversos públicos especiales en espacios de Los Pinos y en otros auditorios. Y no le ha ido mal en sus giras ante el público en general en lugares abiertos.

Con el pretexto de la seguridad, solo se permite el acceso en las vallas por donde pasa saludando Peña Nieto, de personas previamente escogidas para evitar sorpresas desagradables que pudieran exhibirlo como un mandatario impopular o muy cuestionado (el hecho de que la opinión pública así lo considere, no significa que se permitirán rechazos o cuestionamientos en su cara y en eventos con sus invitados).

Pero el periodista del semanario Proceso, Álvaro Delgado planeó como burlar esa protección y logró quitarse la “marca” de los elementos del Estado Mayor Presidencial exhibiendo con los brazos en alto apenas un trozo de tela (conocido como mantaque) pero suficiente para darle la vuelta al mundo escrito a mano –imposible introducir algo más preparado-- con la leyenda: Basta de sangre “Rectifique, Presidente. #Niunomás”, ayer en un evento en Los Pinos y en un acto suyo hecho coincidir a un mes exacto del homicidio de Javier Valdéz, el sexto periodista de un total de siete asesinados en México del mes de marzo para acá.

Delgado es un exitoso periodista de la revista citada y tradicionalmente crítica al gobierno y es autor, además, del libro “El Amasiato” en que documenta acuerdos en la opacidad entre el PRI y el PAN, de tal manera que forma parte del llamado círculo rojo, de la lista negra y de los comunicadores non gratos al sistema, razón por la cual –como otros tantos por el estilo-- es vigilado estrechamente desde que llega y se acredita como periodista hasta que se retira de los actos presidenciales.

La guardia intentó retirarlo del evento, pero al advertir desde la tribuna el pequeño alboroto Peña Nieto lo evitó desde el micrófono: a mis amigos del Estado Mayor les pido que le permitan mostrar su manta; estamos en espacios plurales donde se respeta la libertad de expresión, dijo.

Hace apenas unas semanas Peña Nieto le rindió un reconocimiento público a su Estado Mayor, pero ahora será cosa de, al menos, hacerles una llamada de atención porque dejaron de prever y de evitar –ya no de remediar—esa situación que, como suele ocurrir se lleva la atención mediática por sobre la importancia del evento. Y, peor aún, se vincula la leyenda de la manta al quehacer oficial, haciendo aparecer como si los asesinatos fueran cosa del gobierno, aunque desde luego sí es su responsabilidad evitarlos o dar con los responsables, lo cual no ha sucedido.

En Enero del 2015 el actor y activista social de Be Fundation-México, Sergio Mayer --también vetado en Los Pinos por su papel protagónico en la película La Dictadura Perfecta en que personifica a Peña Nieto-- se presentó con invitación en mano a un evento sobre la familia, pero fue echado del lugar. En ese entonces la película estaba en las principales carteleras y no era cosa que ahí también se robara el espectáculo. Pero hoy un descuido permitió que Álvaro Delgado lo consiguiera. No para sí, desde luego, sino para el gremio periodístico agraviado con los asesinatos de sus colegas.

Por lo demás, el evento fue importante: se nombró al nuevo presidente del Consejo de la Comunicación, Federico López y se le hizo un justo reconocimiento a Rogerio Azcárraga Madero impulsor y pionero musical y de la industria de la radiocomunicación en México; fundador del Grupo Fórmula y quien, a sus 89 años, tomó con naturalidad la intrusión de Álvaro Delgado.

Peña Nieto por su parte estaba insistiendo en que su gobierno trabaja por el ejercicio pleno del periodismo libre como una condición indispensable de toda sociedad democrática… cuando en ese momento el conocido periodista lo “interrumpió” con su pequeña manta.


Comment Box is loading comments...