Extraordinarias

No desaparezcan más a nuestros muchachos: Adriana Moreno Becerril

Su hijo Víctor Adrián Rodríguez Moreno desapareció el 11 de mayo del 2009


* Me hace mucho daño el no nombrarlo, sino lo nombran siento que ¡también me lo estas desapareciendo!

Redacción

SemMéxico. Cd. de México. 15 de junio de 2017.- Adriana Moreno Becerril es defensora, la desaparición de su hijo la ha llevado por este camino, desde 2009. Ella misma narra su propia historia.

“Soy de Tijuana Baja California. Mi papá es José Luis Moreno y mi mamá fue Isabel Becerril. Tengo por parte de mi mamá tres hermanos. Por parte de mi papá seis. Tengo cuatro hijos y mi esposo.

“Por la desgracia a partir de la desaparición de mi hijo Víctor Adrián Rodríguez Moreno empecé esta nueva vida de terror. Él desapareció el 11 de mayo del 2009 con Heber Eusebio Reveles Ramos, que era su jefe en Tijuana, tenían una agencia de importación de autos, entonces mi hijo tenía muchos años trabajando con Heber, ya era parte de la familia. Vinieron a dejar un carro al hermano de Heber, en Durango. Era en aquellos tiempos con que andaba el virus aquel que fue tan tremendo “H1N1”, allá en el 2009.”

Un reporte de Human Right Watch señala que cuando los familiares de las víctimas se
presentaron en la dependencia de la PGR en esa zona para denunciar la desaparición, los
funcionarios les dijeron que los hombres seguramente no respondían las llamadas porque
necesitaban estar un tiempo lejos de sus esposas y novias, y que volverían pronto.
Por su parte, los agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila dijeron al hermano de Reveles Ramos que debía esperar que transcurrieran 96 horas antes de presentar una denuncia formal, con lo cual el registro formal de su desaparición se postergó hasta el 15 de mayo.

En las semanas posteriores a la desaparición, los agentes del Ministerio Público no
hicieron averiguaciones que podrían haberles permitido identificar a los responsables del
delito y evitar nuevos incidentes. Por ejemplo, los funcionarios no intentaron obtener los
registros de los teléfonos celulares de las víctimas. Cuando, meses después, se
obtuvieron esos registros, mostraban que se habían realizado varias llamadas después de
la detención ilegal de las víctimas, las cuales podrían haber servido para localizar a los
responsables. Frustrados por los desganados esfuerzos de agentes del Ministerio
Público y funcionarios de seguridad pública, los familiares de las víctimas comenzaron a
investigar la desaparición por su propia iniciativa y el 26 de mayo de 2009 encontraron el
automóvil que los tres hombres habían estado conduciendo la noche de su desaparición.

Cuando los agentes del Ministerio Público—meses más tarde—finalmente interrogaron a un joven que vivía en el domicilio donde se había encontrado el automóvil, su declaración ayudó a identificar a otros presuntos implicados en el caso, entre ellos varios policías.

“A principios de enero de 2011 es la primera vez que vengo y conozco a mi familia de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUUNDEC).
El 9 de julio del 2009, le llamé a Rosario, la mamá de uno de los chicos desaparecidos, le dijo: yo quiero platicar con usted ¿nos podemos ver? Pues llegué y timbré y me abrió la puerta una señora, una viejita ¡yo así la vi! ¡Así estaba! Cuando nos vimos, nos dimos un abrazo como si hubiera dado un abrazo a mi “abue”, a mi nana. Nos dimos un abrazo de dolor, estábamos hablando el mismo idioma, estábamos en la misma situación.

Me hace mucho daño el no nombrarlo, sino lo nombran siento que ¡también me lo estas desapareciendo! ¡No me lo desaparezcan! No desaparezcan más a nuestros muchachos. Espero que se sensibilicen, hagan conciencia de lo que está pasando y no se logre ocultar como el gobierno lo quiere.

Todas las familias la esperanza la traemos “media jodida” a veces, pero por ahí la tenemos “va y viene” pero no la soltamos, la fe de que voy a encontrar a mi muchacho y vamos a encontrar a nuestros muchachos; yo sé que con uno que encontremos ¡vamos a desmarañar esto! ¡Vamos a encontrar a los demás!, sólo pido al cielo que sea en vida.”

GA/GR



Comment Box is loading comments...