Ejecutivo

INMUJERES: No basta lamentarse hay que actuar

*Sobre la tragedia de Mireya Argaz Contreras y el mal sistema de justicia


* * Hay que juzgar con visión de género, obligación institucional

Redacción

SemMéxico, Cd de México, 10 junio 2017.- En declaración oficial el Instituto Nacional de las Mujeres que preside Lorena Cruz Sánchez señaló que no basta lamentarse, sino que hay que actuar de inmediato, en relación a los hechos en los cuales murieron tres menores de edad, la madre y su abuelo, como la única salida de una mujer que había perdido la patria protestad y tenía que entregar a sus dos hijas y a su hijo a un hombre violento.
Dice el comunicado de INMUJERES que no es posible seguirnos lamentando, que es urgente que como sociedad reflexionemos sobre lo ocurrido, tras manifestar su consternación por esos trágicos acontecimientos ocurridos en la delegación Magdalena Contreras, en el sur de la ciudad de México.
Lo ocurrido, dice INMUJERES evidencia, una vez más y de forma dramática, las enormes dificultades que enfrentan las mujeres cotidianamente en las instancias de procuración e impartición de justicia, y las desigualdades de género que aún prevalecen.
Afirma que en el caso un conjunto de omisiones, sesgos, prejuicios, injusticias, discrecionalidad y discriminación costó la vida a cinco integrantes de una familia, entre ellos, tres menores de edad; hechos como éstos, jamás deben repetirse, agrega, cuando vivimos en una sociedad que aspira a ser respetuosa, civilizada y garante de los derechos humanos de todas y todos, incluyendo los derechos de las niñas y niños.
El caso de Mireya Agraz Contreras, fue hecho público por Alonso González Rivas, abogado del caso desde que se inició, integrante de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas A. C., de la ciudad. Él afirma en una carta publicada en las redes sociales, done afirma que Mireya Agraz Contreras perdió la guarda y custodia de su hijo y sus dos hijas, tras un proceso judicial de casi tres años, y que el progenitor, que ganó la guarda de sus hijos, los agredía física y sexualmente. Opinó que el proceso tuvo muchos problemas, pero entre otros que la jueza adscrita no tuvo el criterio para darse cuenta lo que sucedía y consideró a la madre incapaz para hacerse cargo de sus hijos.
Falta Mucho por Avanzar
Es por ello que INMUJERES consideró que la tragedia obliga a reflexionar no solo lo mucho que nos falta avanzar para lograr el pleno respeto a los derechos humanos, sino sobre todo una urgente necesidad de analizar el funcionamiento de nuestras instituciones de procuración e impartición de justicia ante los complejos casos de violencia contra las mujeres, que desencadenan hechos como los ocurridos a la familia de Mireya Agraz Cortés.

Hace notar INMUJERES lo que sucede: en muchas ocasiones, cuando las mujeres acuden ante la justicia en divorcios o custodias, enfrentan una cadena de obstáculos que van desde leyes que las discriminan, hasta enraizados patrones misóginos, prejuicios y sesgos de género presentes en quienes tienen la tarea de decidir un asunto tan delicado como la custodia de las hijas o hijos, los cuales con frecuencia son utilizados como instrumentos de control, dominación y perpetuación de la violencia machista.
Agrega la institución encargada de velar por la buena aplicación de la política de género, que las leyes y las instituciones deben garantizar la solución a estos asuntos sin que nadie vea conculcados sus derechos, mucho menos aun que las mujeres que atraviesan por estos procesos, encuentren en la muerte la única salida ante las resoluciones del sistema de justicia.


Comment Box is loading comments...