Internacional

Empoderar a la mujer sería la “solución al estancamiento económico” mundial: ONU Mujeres

El reto está en romper los estereotipos de los poderes decisorios.


* Ilustración: Martha Barragán. Declaraciones de la directora de la División de Programas de ONU Mujeres, María Noel Verza.

Redacción

SemMéxico/AmecoPress. Madrid. 6 de junio de 2017. "Las mujeres somos la solución para salir del estancamiento económico que vive el mundo". Así de tajante se muestra la directora de la División de Programas de ONU Mujeres, María Noel Verza, para quien "el empoderamiento económico tiene un efecto positivo inmediato en el empoderamiento político y la eliminación de la violencia" que sufre la mujer.

Su afirmación está sustentada. Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), si la mujer ocupara el mismo espacio que los hombres en el mercado laboral sumarían hasta 28 billones de dólares al PIB mundial, es decir, un 26 por ciento para 2025.

Sin embargo, ha lamentado Noel en una entrevista con Europa Press, "vemos con mucha preocupación que si siguen las tendencias actuales en materia de inversión, de políticas públicas, de discriminación contra la mujer... vamos a necesitar 170 años para lograr esa igualdad de género y ese empoderamiento económico".

La responsable de ONU Mujeres tiene claro que apostar por la mujer es la clave. "Una vez que la mujer se siente empoderada, recibe un sueldo o recibe ingresos, sabe muy bien dónde invertirlo y lo hace en mejorar a la familia, en mejorar la educación de sus hijos", lo que en última instancia termina no solo empoderando a "una familia, sino a una comunidad y en definitiva una sociedad".

Pero para lograr este empoderamiento, las mujeres tienen que vencer una serie de "barreras". La primera de ellas son "los famosos techos de cristal". Según explica Noel, actualmente en el mundo solo el 6 por ciento de los presidentes de empresas son mujeres mientras que estas solo representan el 12 por ciento de los integrantes de las juntas directivas.

"En países como Japón hay cero, no hay una sola mujer japonesa presidenta ni en las juntas. Por eso estamos trabajando no solo con los líderes políticos sino también con los líderes empresariales y del mundo académico", añade, destacando el compromiso que el actual primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha asumido para mejorar la situación de la mujer en su país.

Por otra parte, se enfrentan a lo que Noel ha calificado de "escaleras rotas", es decir, no existen niveles intermedios de empoderamiento. Uno de los problemas en este punto es que la mujer tiene que dedicar "más de 40 horas a la semana al trabajo no remunerado" en su casa al cuidado de sus hijos y ancianos, a las tareas domésticas. "Entonces, ¿cuándo tiene tiempo de encontrar un trabajo remunerado?", se pregunta.

Así pues, ha añadido, lo que hay que ver es "qué hacer con esas tareas domésticas" que es necesario hacer pero que se deberían distribuir mejor e implicar a toda la familia, "en especial al hombre". Por eso, desde ONU Mujeres se trabaja en impulsar tanto la baja por maternidad como por paternidad.

Masculinidad alternativa

"Queremos generar una masculinidad alternativa, una masculinidad distinta, que haga que el hombre siga siendo el hombre a pesar de que cuida de su hijo, de que cocina o de que limpia la casa", ha subrayado Noel, reconociendo "el machismo que impera en la sociedad" pero también que siempre se parte de la duda de si la mujer será capaz y "esa duda no la hay con respecto al hombre". En este sentido, ha lamentado que "todavía se considera que el hombre si no es machista no es hombre".

Por ello, según la responsable de ONU Mujeres, "el reto está en romper los estereotipos de los poderes decisorios" y que "cuando a una mujer se la ve que quiere avanzar en su carrera, la definen como ambiciosa". "A un hombre no se lo define así, al contrario se dice ’qué bien que es ambicioso’, ¿por qué esta esa diferencia cultural?", se ha preguntado.

También es fundamental, según Noel, lograr la igualdad de pago. Actualmente, ha ilustrado, "la mujer cobra solo un 75 por ciento de su salario, porque el resto no lo cobra, no existe porque ese es el impuesto que el sector privado le ha puesto por su maternidad, mientras que el hombre cobra el 100 por cien".

"¿Por qué las mujeres cobramos menos? Por el impuesto de ser madres, porque las empresas piensan que en algún momento vas a tener hijos, esa es la verdad", ha denunciado Noel.

Doble jornada laboral

"La mujer tiene una doble jornada laboral, una remunerada y mal, y otra no remunerada dentro de la familia", ha denunciado la responsable, subrayando que frente a ello hay que trabajar en el ámbito público, con leyes que ofrezcan servicios como guarderías o residencias de ancianos, por ejemplo; en el ámbito privado, para que las empresas también se involucren al igual que los medios de comunicación; y de la familia y la sociedad.

Asimismo, la directora de Programas de ONU Mujeres ha apostado por la creación de marcos legales que contemplen el hecho de que el trabajo doméstico lo hacen en un 90 por ciento las mujeres sin ningún tipo de contrato ni derechos y que la mujer se dedique más a sectores como la sanidad o la educación.

Por ello, ha subrayado que es fundamental que haya una mayor presencia en el ámbito científico y de las tecnologías, actualmente considerado como un "ámbito masculino", ya que además de ser trabajos bien valorados también están bien remunerados y eso eleva el estatus de la mujer.

"Nosotras somos la solución"

"Nosotras somos la solución para salir del estancamiento económico que vive el mundo", ha sostenido Noel. "Si el 50 por ciento que representan las mujeres no se incluye no va a haber crecimiento económico", ha añadido, apostando por un "crecimiento económico inclusivo que tenga como objetivo a la mujer".

En este sentido, ha celebrado la apuesta del nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de marcarse como objetivo lograr la paridad en la organización, "porque hasta ahora no la había y cuanto más arriba llegas más difícil es".

Según ha explicado Noel, en los puestos políticos solo el 11 por ciento de los cargos los ocupan mujeres, mientras que en los puestos más altos de la carrera profesional solo hay un 20 por ciento de mujeres, y las representantes de Naciones Unidas en el mundo son el 42 por ciento.

Guterres se ha comprometido a llegar al 50 por ciento al final del mandato", ha precisado. "No podemos decir que es una buena política llegar al 50 por ciento si no lo hace la ONU misma", ha admitido.



Comment Box is loading comments...