Internacional

535 millones de niñas y niños son afectados por desastres en el mundo: UNICEF

Son niñas y niños que quedan atrapados detrás de las líneas de conflictos


* UNICEF llamó a las naciones del mundo a que destinen el financiamiento necesario para atender a este sector de la población.

Redacción

SemMéxico, Cancún, Quintana Roo, 24 mayo 2017.- Casi una cuarta parte de la niñez del mundo -535 millones de niñas y niños- vivían en 2016 en países afectados por desastres naturales, conflictos armados, violencia y crisis económica.
Frente a estos riesgos, UNICEF llamó a las naciones del mundo a que destinen el financiamiento necesario para atender a este sector de la población.
En el marco de la Plataforma Global para la Reducción de Riesgos de Desastres que se lleva a cabo en esta ciudad, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) dijo que el impacto de los desastres naturales y el cambio climático está forzando a miles de infantes a huir de sus hogares.
Son niñas y niños que quedan atrapados detrás de las líneas de conflictos y que están en riesgo permanente de enfermedades, violencia y explotación, señaló UNICEF.
El organismo internacional instó a los países a centrar su atención en las niñas, niños y adolescentes, quienes resultan los más vulnerables ante todo tipo de desastres y destacó la necesidad de que en las evaluaciones de riesgos de desastres y de clima siempre se tenga en cuenta a los menores.
“Es importante saber quiénes son las niñas y niños que están en riesgo, qué edad tienen, dónde viven y cuáles son sus necesidades para tomar las medidas necesarias para minimizar el impacto de los desastres sobre ellos”, dijo Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.
"Es esencial que los países sepan cómo evaluar los riesgos a los que se enfrentan los niños en casos de desastres para poder desarrollar programas que fortalezcan la capacidad de recuperación", añadió.
Skoog indicó que los sectores de protección social y educativo son fundamentales para ayudar a las comunidades a hacer frente a los desastres, incluido el cambio climático.
“Las escuelas no deben ser destinadas como albergues cuando ocurre un desastre natural porque eso dificulta el rápido regreso de los niños y niñas a clases y, con ello, a su rutina normal, lo cual es altamente recomendado cuando ocurren emergencias”, señaló.
Por lo anterior, es muy importante que los países estén preparados con la infraestructura necesaria para atender a la población en casos de desastres, ya que ello contribuirá a que el impacto sobre la población infantil sea menor.
UNICEF trabaja con los gobiernos locales y otros socios para ayudar a las comunidades, no sólo a entender los riesgos que corren, sino a diseñar planes y programas para ayudarlos a enfrentarlos.
El organismo ha incorporado la metodología de Reducción de Riesgos de Desastres (DRR) en diversos sectores.
Por ejemplo, en México aplica una serie de planes de prevención de riesgos de desastres en los que se involucran las escuelas y las comunidades para tener toda la información que les ayude a saber cómo actuar ante la ocurrencia de inundaciones, deslaves y otros desastres naturales.
En Etiopía ayuda a continuar el tratamiento contra la desnutrición en zonas de sequía, mientras que en Nepal los programas de seguridad escolar enseñan a los niños con conocimientos sobre riesgo de desastres, además de apoyar la construcción de una infraestructura más segura.
El representante de UNICEF destacó la importancia del financiamiento público para asegurar que se minimice la exposición y la vulnerabilidad de las escuelas a los desastres.
“Cuando una emergencia afecta a los niños requieren protección especial para garantizar su seguridad y bienestar. Los huracanes, los tifones y las tormentas tropicales pueden causar estragos incluso en las naciones desarrolladas, pero los países que sufren de pobreza, deforestación o servicios de emergencia inadecuados enfrentan catástrofes potenciales”, comentó Skoog.
GA/GR



Comment Box is loading comments...