Primero lo primero

ENTRESEMANA


* Un Frente Amplio Opositor requiere de un candidato, no de rollos barrocos y entelequias.

Moisés Sánchez Limón

SemMéxico. Cd. de México. 22 de mayo de 2017.- Seamos serios. ¿Frente Amplio Opositor para echar al PRI de Los Pinos en 2018? ¿Por qué el “borrego” de una renuncia el pasado fin de semana? ¿PAN y PRD adelantan la derrota en el Estado de México? Veamos.
De ser posible un Frente como el propuesto por los presidentes nacionales del PAN, Ricardo Anaya Cortés, y del PRD, Alejandra Barrales Magdaleno, ¿a quién nominarían? ¿Un panista o perredista?, ¿petista o neoaliancista?, ¿de Encuentro Social o de Movimiento Ciudadano?
Porque un bloque de la naturaleza que plantean, requiere de un hombre o una mujer que sume voluntades, no puede ser enunciativo y con plataformas distintas y campañas paralelas pero faltas de consonancia. Es una entelequia que Barrales Magdaleno aterrizó apenas horas después del anuncio hecho junto con el joven Anaya.
Barrales dijo que esto del Frente Amplio Opositor de todos los partidos políticos para el proceso electoral de 2018 no significa una alianza de facto con el PAN.
"Para evitar una incorrecta apreciación de lo expuesto –atajó mediante comunicado de prensa--, me permito precisar que de ninguna manera la conferencia referida (con Ricardo Anaya, el sábado último) tuvo como fin preconfigurar ningún tipo de alianza anticipada para el 2018 (…) ésa es "una decisión que le compete únicamente a los órganos internos que conforman mi partido".
Recordó que eso de las alianzas está vigente por el acuerdo del Congreso Nacional del PRD, que incluye la posibilidad de aliarse con otras fuerzas políticas del país, menos el PRI. ¿Entonces?
Bueno, la conferencia que ofrecieron Barrales y Anaya, fue para denunciar anomalías que en el proceso electoral para gobernador en Nayarit, precisamente donde el PAN y el PRD van en alianza con el candidato Antonio Echavarría. El enemigo es el PRI, como lo es en el Estado de México, pero casualmente no tocaron el tema mexiquense, en cuyo escenario y de acuerdo con las encuestas más serias, la contienda está entre Alfredo del Mazo Maza y Delfina Gómez Álvarez.
¡Ah!, pero dejaron el mensaje y dieron por sentado que en el Estado de México no son enemigos.
Sin duda, en ese ánimo, fue una broma de mal gusto y ganas de ofender al sentido común, la especie divulgada por radio pasillo y redes sociales, de que Josefina Vázquez Mota renunciaría a la candidatura del PAN al gobierno del Estado de México para sumarse, así fuera enunciativamente, porque no hay pauta legal para una alianza al cuarto para las doce, a la causa de Juan Zepeda, nominado por el PRD.
Fue un “borrego” de los tantos que suelen echarse a andar en vísperas de la jornada electoral; aunque en algunos casos resultan ciertos pero carentes de efectividad en el conteo de votos, porque no se pueden sumar los del contendiente que declina a favor de su contrincante, como ocurrió con Marcos Efrén Parra Gómez, el candidato panista al gobierno de Guerrero, que de la mano del entonces dirigente nacional del PAN, Gustavo Enrique Madero, declinó a favor de Ángel Heladio Aguirre Rivero, cuando éste era candidato del PRD, partido a cuyos brazos se echó porque el PRI le negó la nominación.
Imaginemos que Josefina Vázquez Mota figurara en esa foto en la que, semana y media antes de los comicios alzara la mano de su contrincante del PRD, Juan Zepeda, y a su lado Ricardo Anaya sonriera con la satisfacción ¿de qué?
¿Frente Amplio Opositor? ¿Llegarían las fuerzas opositoras, sin fisuras ni vanidades y apetitos personales de poder?
Porque, en ese tenor, Anaya y Barrales deben poner orden, principio básico, en sus partidos, lograr la unidad de las tribus, limpiar la casa, en suma, y luego pensar en una gran alianza opositora. Esa meta se antoja imposible. Cada cual tiene sus oposiciones domésticas; y varias de ellas tienen peso político y económico, como los casos de Rafael Moreno Valle y Margarita Zavala, Felipe Calderón y Javier Lozano Alarcón, por citar a algunos panistas o, en el de los perredistas a Alejandro Sánchez Camacho, una de las cabezas de la corriente Izquierda Democrática Nacional, y los integrantes de la tribu Unidad Democrática Nacional y Patria Digna, que acusaron a Barrales Magdaleno de violar los estatutos del PRD por adelantarse a una alianza en 2018.
Por ello, Alejandra debió aclarar y corregir la ruta, aunque para esas alturas el PAN había divulgado ampliamente la versión que le convino.
Ricardo Anaya habló del caso Nayarit, pero recordó el victorioso paso de la alianza PAN-PRD en los comicios del año pasado, en Quintana Roo, Durango y Veracruz, por lo que han hablado de “la conveniencia de convocar a un Frente Amplio Opositor para los procesos electorales de 2018, en el que además del PAN y PRD se incluya a otros partidos de oposición para que en un proyecto muy claro se logre la transformación que México requiere.
“No solamente en una alianza de partido, sino en un frente amplio que convoque a actores políticos, actores sociales, actores académicos, que nos permita sacar al PRI, por un lado y, por otro lado, y lo más importante, darle a México un gobierno de coalición, un gobierno honesto y de resultados en beneficios de la gente”.
Pues sí, pero y quién y de qué partido sería el candidato. Quizá piensan en un independiente para emular a Emannuel Macron, el joven político que en un año logró sumar adeptos a su causa del movimiento En Marcha y ganó la Presidencia de Francia, cargo que incluso asumió sin contar con un solo adepto en el Parlamento francés.
¿Andrés Manuel? ¿Pese a que los desprecia? Si la idea de la conferencia del sábado último fue demostrar que entre panistas y perredistas no hay diferencias y, de última hora, restar votos a Delfina Gómez o lograr que los mexiquenses no sufraguen por Alfredo del Mazo, lo cierto es que fue un golpe al aire.
Seamos serios, un Frente Amplio Opositor requiere de un candidato, no de rollos barrocos y entelequias. Y ni Anaya ni Barrales hablaron de arriar banderas e ir sin candidato a la Presidencia de la República en 2018. Lo primero es lo primero y la integración del bloque requiere de partidos unidos, sólidos. Y el PAN no lo es, menos el PRD. Conste.
sanchezlimon@gmail.com
www.entresemana.mx
@msanchezlimon
@msanchezlimon1


Comment Box is loading comments...